lunes, 22 julio 2019
ZONA PREMIUM
Fondos

Un estudio sobre los fondos indexados gana el premio Jaime Fernández de Araoz

12 de julio de 2019. 11:58h
  • Un estudio sobre los fondos indexados gana el premio Jaime Fernández de Araoz

El premio Jaime Fernández de Araoz es el único de esta naturaleza que se concede en España, tiene por objeto contribuir al desarrollo de la economía y las finanzas empresariales mediante el reconocimiento de un trabajo de investigación aplicada en este campo. Esta edición del Premio, cuenta con la colaboración de CUNEF y Universia y está dotado económicamente con 10.000 euros y una escultura de Martín Chirino.

Los profesores Lucian Bebchuk y Scott Hirst han obtenido el VIII Premio Jaime Fernández de Araoz sobre Finanzas Corporativas, por su trabajo titulado “Index funds and the future of corporate governance: theory, evidence and policy”. El trabajo analiza cómo las decisiones de gestión que adoptan los directivos de los fondos indexados producen un considerable impacto en el buen gobierno corporativo y en el funcionamiento de las compañías cotizadas y de la economía.

Lucian Bebchuk, de estadounidense de origen israelí, es profesor de derecho, economía y finanzas, y director del programa de gobierno corporativo de la Facultad de Derecho de Harvard. Bebchuk es autor o coautor de más de cien trabajos de investigación, así como del aclamado libro Pay without Performance: the Unfulfilled Promise of Executive Compensation. Los artículos de Bebchuk se han publicado en las principales revistas académicas de derecho, economía y finanzas. Es Doctor en Ciencias Jurídicas (SJD) y tiene un Máster en Derecho por la Universidad de Harvard.

Scott Hirst, de nacionalidad australiana y residente en los Estados Unidos, es profesor asociado de derecho en la Universidad de Boston. Su investigación busca explicar los fenómenos en el derecho corporativo. Su trabajo combina métodos empíricos y análisis conceptuales de finanzas, contabilidad y economía, con especial atención al entorno institucional en el que las empresas e inversores toman sus decisiones. Hirst es Doctor en Ciencias Jurídicas (SJD) por la Universidad de Harvard, Licenciado en Derecho y Comercio por la Universidad de Queensland (Australia) y tiene un Máster en Derecho por la Universidad de Harvard.

Los resultados presentados en el artículo son fundamentales para comprender los mecanismos de las decisiones de gestión de los fondos indexados y cómo el diseño de políticas puede contribuir a la mejora de estos últimos.

Los fondos indexados incrementan cada vez más su participación en las compañías cotizadas norteamericanas, participación que en la actualidad representa más de una quinta parte y que continúa aumentando de manera constante. Cabe esperar que las decisiones de gestión que adoptan los directivos de los fondos indexados -la forma en que supervisan, ejercitan su voto y se relacionan con las compañías que integran sus carteras- produzca un considerable impacto en el buen gobierno de la empresa y en el funcionamiento de las compañías cotizadas y de la economía.

En su trabajo los autores ponen de manifiesto los conflictos hoy existentes en ese ejercicio de control por parte de los inversores, que se ejerce entre los gestores de las empresas y los gestores de los fondos, que además actúan en muchos casos al margen de la transparencia debida en el ejercicio de sus funciones.

El trabajo premiado demuestra que los fondos indexados experimentan una tendencia considerable a no invertir lo suficiente en la gestión y a postergar excesivamente las preferencias y la posición en que se hallan los responsables de la gestión corporativa.

Por primera vez, se exponen de forma detallada y exhaustiva, evidencias que recogen todo el rango de actuaciones emprendidas por los responsables de la gestión de los fondos indexados, así como aquéllas que estos últimos omiten acometer.

Una de las principales conclusiones del análisis es que un incremento de la responsabilidad de supervisión del buen gobierno empresarial por parte de los fondos indexados producirá una mejora exponencial del buen gobierno corporativo a largo plazo y un mejor funcionamiento del capitalismo financiero.

Los autores de la investigación recomiendan imponer límites en la concentración de posiciones sectoriales y por empresa de los fondos indexados, para evitar una posición de dominio que altere el correcto funcionamiento de los precios y del mercado.

Por último, advierten a las autoridades y a los actores de los mercados de la importancia de tomar conciencia del problema para poder resolverlo y no mirar para otro lado como se ha hecho hasta ahora.