ahorro

Las 3 claves para entender la crisis de los planes de pensiones de UK

Los planes de pensiones británicos llevaron al Banco de Inglaterra a tener que intervenir para evitar una crisis de liquidez.

15 DE noviembre DE 2022. 08:57H Patricia Malagón

Hace solo unas semanas, los planes de pensiones de Reino Unido sufrieron una complicada situación debido a la venta de activos líquidos como los Gilts para cubrir las peticiones de margen inesperadas relacionadas con los derivados utilizados en las estrategias de inversión basada en el pasivo (LDI). Todo esto llevo al Banco de Inglaterra a tener que intervenir en el mercado comprando estos Gilts para evitar una crisis de liquidez en estos vehículos de inversión. Pero ¿qué es lo que ha ocurrido?

Las claves para entender lo ocurrido con los planes de pensiones británicos

El mini-presupuesto de Liz Truss

La última subida de los rendimientos de los bonos británicos fue una clara reacción de los mercados al anuncio del "mini-presupuesto" del Gobierno de Liz Truss. Esta rápida reacción reflejó la prevista incorporación de grandes recortes fiscales no subvencionados. “La emisión de deuda adicional resultante vendría a sumarse al aproximadamente 30% del total de la deuda pendiente del Reino Unido que tendrá que refinanciarse en los próximos cinco años. El amplio apoyo fiscal de estos recortes de impuestos también alimentó la especulación de que el Banco de Inglaterra tendría que subir los tipos de interés oficiales con más fuerza para contener las presiones inflacionistas en el Reino Unido”, explica Eiko Sievert, director de calificaciones del sector público y soberano de Scope Rating.

Algo que hizo que los rendimientos de los gilts a 10 años aumentaran del 3,2% a mediados de septiembre al 4,6% a mediados de octubre, pero desde entonces han vuelto a caer en torno al 3,5%, ya que el nuevo gobierno bajo el mandato de Rishi Sunak dio marcha atrás en la mayoría de las políticas anunciadas.

La estrategia LDI

La rápida subida de los tipos obligó a vender activos líquidos (como los gilts) en los planes de pensiones del Reino Unido para cubrir las peticiones de margen inesperadas relacionadas con los derivados utilizados en las estrategias de inversión basada en el pasivo (LDI).  En algunos casos, los regímenes tuvieron que vender otros activos líquidos, como las acciones, y en casos más extremos, se vendieron activos líquidos, como acciones privadas o bienes inmuebles, con grandes descuentos para generar suficiente efectivo para hacer frente a las peticiones de margen.

“La LDI es una estrategia empleada a menudo por los regímenes de prestación definida (BD) cuyo objetivo es reducir las fluctuaciones del estado de financiación (la diferencia entre los activos y los pasivos del régimen). Para la mayoría de los regímenes de prestaciones definidas, el principal factor de volatilidad del estado de financiación es el riesgo de tipo de interés, ya que las medidas clave del pasivo se valoran utilizando tipos de descuento vinculados a los rendimientos del mercado de bonos de alta calidad. En consecuencia, las estrategias de LDI suelen invertir en activos con características de flujo de caja o duración similares a las del pasivo, como los bonos corporativos o soberanos de larga duración”, explica Jonathan Barry, Managing Director, Investment Solutions Group, MFS Investment Management.

Una práctica extendida en el Reino Unido

En el Reino Unido, muchos regímenes utilizan derivados como los swaps de tipos de interés para generar una duración de los activos suficiente para ajustarse a las duraciones de los pasivos. Desde el punto de vista del régimen de BD, el contrato de derivados aumenta su valor cuando los tipos bajan y disminuye cuando los tipos suben, moviéndose así en la misma dirección que los pasivos del régimen, que también suben cuando los tipos bajan y disminuyen cuando los tipos suben.  Estos contratos se ajustan diariamente al mercado, y las contrapartes aportan una garantía (normalmente en forma de efectivo o gilts) para cubrir el valor del contrato en un momento dado. La rápida subida de los tipos a finales de septiembre desencadenó múltiples peticiones de garantías a medida que las posiciones en derivados perdían valor, lo que obligó a los regímenes a conseguir efectivo varios días seguidos, obligándoles a su vez a vender activos a precios no deseados.

“Si bien los acontecimientos de finales de septiembre han sido descritos por algunos como una "crisis de LDI", nosotros sostendríamos que se trató de una crisis de liquidez.  Se podría argumentar que las estrategias de LDI funcionaron como se esperaba, los activos y los pasivos disminuyeron de manera similar a medida que los tipos de interés subían - el resultado previsto de la estrategia - y en algunos casos, el estado de financiación mejoró en beneficio de los afiliados. Sin embargo, estos acontecimientos ponen de manifiesto la importancia de la liquidez en la cartera”, asegura Barry.

El futuro

Ahora, mirando al futuro Orla Garvey, gestora senior de renta fija, Federated Hermes Limited, conseidera que lo que veremos, aparte de una mayor regulación en el futuro, es probable que haya otras cuestiones. 2En primer lugar, después de la restricción y el probable sesgo resultante hacia el efectivo y los activos ilíquidos, cualquier otra petición de garantías se abordaría probablemente a través de la venta de gilt/linker. En segundo lugar, si los fondos LDI quisieran aumentar estructuralmente sus reservas de liquidez, lo más probable es que mantuvieran más gilts frente a créditos, CLOs, ABS, etc. y que redujeran potencialmente la demanda de estos productos. Por último, dadas las posiciones de solvencia de los fondos, podríamos ver más compras”, concluye.

Artículos relacionados

La gran debacle de los bonos soberanos británicos: una caída mayor a la del S&P 500
La dimisión de Truss da “tranquilidad” al mercado, pero confirma la crisis del Reino Unido
Llegan los fondos de pensiones de empleo públicos (FPEPP), ¿qué son? Y ¿cómo funcionarán?
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"