DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Sábado, 24 de febrero de 2024
D
D

Bolsas y Mercados

4 razones a la subida de los tipos americanos

En un año lleno de sorpresas en los mercados, se ha producido una nueva en las últimas semanas: el repunte de los rendimientos de los bonos. A primera vista, parece que últimamente ha habido buenas noticias para el mercado de renta fija. El informe del índice de precios al consumo de julio marcó un segundo […]

25 ago 2023

En un año lleno de sorpresas en los mercados, se ha producido una nueva en las últimas semanas: el repunte de los rendimientos de los bonos.

A primera vista, parece que últimamente ha habido buenas noticias para el mercado de renta fija. El informe del índice de precios al consumo de julio marcó un segundo mes consecutivo de noticias positivas para la inflación. Mientras tanto, cada vez hay más indicios de que la Reserva Federal ha puesto fin a su serie de agresivas subidas de los tipos de interés o de que sólo planea una subida más. A partir de ahí, se espera que la Fed empiece a recortar los tipos en 2024.

Aun así, los rendimientos de los bonos -que se mueven en dirección opuesta a los precios de los bonos- subieron bruscamente a partir de mediados de julio. En particular, el rendimiento del bono a 10 años del Tesoro estadounidense, que sirve de referencia para las hipotecas, ha alcanzado su nivel más alto desde finales de 2007. El 18 de agosto, el rendimiento de la nota a 10 años era del 4,3%, frente al 3,8% del 18 de julio.

En general, el mercado de renta fija ha sufrido pérdidas. El índice Morningstar US Core Bond ha bajado un 2,3% en el último mes, con lo que el índice de referencia se mantiene prácticamente plano en lo que va de año. Por su mayor sensibilidad a los tipos de interés, el Morningstar US 10+ Yr Treasury Bond Index ha perdido un 5,4% en agosto y se deja un 4,1% en 2023.

¿A qué se debe esta venta repentina? Los observadores de bonos apuntan a cuatro factores clave que empujan los precios a la baja y los rendimientos al alza:

 1) Aumento de la emisión de deuda del Tesoro

El 31 de julio, el Tesoro de EE.UU. sorprendió al mercado de bonos al anunciar una necesidad significativamente mayor de lo esperado de recaudar dinero. El gobierno estadounidense prevé ahora recaudar 1,007 billones de dólares netos mediante la venta de bonos en el tercer trimestre, la mayor recaudación de efectivo jamás realizada durante un tercer trimestre, aproximadamente un 25% más de lo que estimaba que necesitaría hace tan sólo unos meses.

Días después, la agencia de calificación Fitch rebajó la calificación crediticia del gobierno estadounidense de AAA a AA+, alegando el deterioro de las perspectivas fiscales. Aunque los inversores en renta fija se encogieron de hombros ante la rebaja, ésta se produjo en un momento en el que los precios se veían presionados a la baja para ajustarse al aumento de las emisiones.

"Ha habido ruido en torno al déficit", afirma John Briggs, responsable global de economía y estrategia de mercados de NatWest Markets. "No la rebaja de Fitch en concreto, sino más bien el tamaño de las [subastas trimestrales de bonos] del Tesoro, las necesidades de financiación y las previsiones de déficit, lo que ha hecho que la gente hable de oferta a largo plazo".

A corto plazo, el tamaño de las ventas de bonos del tercer trimestre "fue mucho mayor de lo que la gente pensaba", afirma Mark Lindbloom, gestor de carteras de Western Asset Management. "Alguien va a comprarlos -se hará-, pero la cuestión es a qué precio".

2) Política monetaria del Banco de Japón

Durante décadas, una constante del panorama económico mundial han sido los bajísimos tipos de interés de Japón. Mientras el Banco de Japón se esforzaba por estimular la moribunda economía del país, mantenía los rendimientos de los mercados de renta fija cercanos a cero. Un efecto secundario de esta política ha sido que los inversores japoneses se han dirigido a los mercados de bonos extranjeros en busca de rendimiento, sobre todo en Estados Unidos y Europa. 

Sin embargo, sólo dos días antes del anuncio del Tesoro, el Banco de Japón sorprendió a los inversores al elevar su límite de rendimiento de los bonos del 0,5% al 1%.

Aunque los cambios de política monetaria en Japón "se mueven glacialmente", según Lindbloom, la especulación en los mercados se centra en si el Banco de Japón seguirá subiendo el tope, haciendo ese mercado más atractivo para los inversores japoneses. Dice que la preocupación es que si "los inversores japoneses tienen sus propios bonos que pueden comprar, van a repatriar [capital], no comprarán tantos bonos del Tesoro de EE.UU., y ... eso va a hacer subir los tipos a largo plazo en todo el mundo".

3) Una economía americana robusta

El mayor acontecimiento inesperado de este año ha sido la fortaleza de la economía estadounidense. Desafiando las expectativas generalizadas de recesión, el gasto de los consumidores sigue siendo sólido y, aunque el crecimiento del empleo se ha moderado, la contratación continúa a un ritmo históricamente fuerte. Esta resistencia se ha producido a pesar de la crisis bancaria regional de marzo, que preocupó a muchos por una contracción del crédito que podría provocar un estancamiento de los préstamos bancarios, llevando a la economía a una recesión.

Ahora, el mercado de bonos mira más allá de las buenas noticias recientes sobre la inflación, y los inversores empiezan a preguntarse cuánto más puede bajar la inflación si la economía no empieza a enfriarse.

"Los mercados están tratando de entender hasta qué punto puede bajar la inflación si tenemos una tasa de desempleo del 3,5%, una economía resistente y unos sectores sensibles a los tipos de interés, como la vivienda y el automóvil, que se ralentizaron el año pasado, pero que ahora han empezado a funcionar bastante bien de nuevo a pesar de los tipos", afirma Mike Cudzil, gestor de carteras de Pimco.

Con "este tipo de crecimiento que aún no ha respondido de forma significativa a estos niveles más altos de tipos, la cuestión es qué significa eso para el nivel de inflación en el futuro... o quizá los tipos [de mercado] deban ser un poco más altos", afirma Cudzil.

4) Una mayor prima de inflación

En este contexto, los inversores en renta fija buscan un poco más de colchón en los rendimientos a largo plazo frente a la posibilidad de que la inflación siga siendo elevada, afirma Cudzil.

Aunque a primera vista pueda parecer contrario a la intuición, las expectativas de que el fin de las subidas de tipos de la Reserva Federal ya está aquí o a la vista también podrían estar contribuyendo al aumento de los rendimientos de los bonos. Briggs señala como posible prueba el reciente repunte de los indicadores de expectativas de inflación en el mercado de renta fija.

Por ejemplo, la llamada tasa de expectativas de inflación a 5 años -una medida de dónde sugieren los rendimientos de los bonos que se espera que esté la inflación en cinco años- alcanzó el 2,53% a principios de agosto. Fue su nivel más alto desde abril de 2022, cuando el repunte de la inflación empezaba a afianzarse. Antes de este reciente repunte, la tasa a cinco años y medio había oscilado entre el 2,1% y el 2,3% desde finales de 2022.

"Ha habido un aumento de las expectativas de inflación en el mercado, y eso se corresponde con una Fed que ya no lucha activamente contra la inflación, sino que deja que unos tipos más altos pero estables hagan el trabajo", afirma Briggs. "La inflación está bajando, pero sigue estando por encima del objetivo, por lo que es razonable que los inversores exijan un poco más de prima de riesgo en la inflación".

A pesar del reciente salto en los rendimientos de los bonos, muchos esperan que para 2024, los rendimientos se dirijan a la baja. Cudzil cree que el salto en los rendimientos de los bonos será limitado: "Nuestro caso base es una ralentización del crecimiento y la inflación, que lleva a recortes [de tipos de la Fed] y a rendimientos más bajos".

Artículos relacionados

Bolsas y Mercados

Nvidia eleva sus beneficios un 769% y apuntala su crecimiento estelar

Descubre cómo Nvidia ha alcanzado nuevas alturas como líder tecnológico global, convirtiéndose en la tercera empresa más grande del mundo con un crecimiento del 230%.
Bolsas y Mercados

Continua la guerra entre Gotham y Grifols: todas las claves del conflicto

Gotham Research ha vuelto a emitir un nuevo informe con siete preguntas sobre la gestión de la compañía española.
Bolsas y Mercados

La bolsa americana marca nuevos máximos históricos: claves y oportunidades de inversión, según los expertos

El S&P 500 ha superado los 5.000 puntos aupado por la fortaleza de los resultados empresariales.
Cargando siguiente noticia:

Recibe un email al día con las noticias de Funds&Markets

Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”

Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po

© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados