bolsas y mercados

"Winter is coming" en los mercados

Según Allianz, se acerca el invierno, pero es cierto que después de cada invierno llega la primavera. Sin embargo, muchos indicadores de confianza vaticinan una edad de hielo

04 DE noviembre DE 2022. 14:13H Funds&Markets

invierno economía

Hans-Jörg Naumer, director Global Capital, Markets & Thematic Research de Allianz Global Investors, expone en Informe mensual sobre mercado de capitales de noviembre que aunque efectivamente el invierno se acerca en el hemisferio norte, esta afirmación es mucho más compleja desde el punto de vista económico: la cuestión no es si llegará, sino lo difícil que será. Es probable que la demanda de energía, y especialmente de gas, evolucione en consecuencia.

A diferencia del petróleo, no existe un mercado mundial para el gas. Esto puede observarse, por ejemplo, en los precios del gas en los diferentes centros de negociación. Debido a la falta de gasoductos entre los continentes, se produjo un problema de suministro en el viejo continente provocado por la pérdida del gas ruso.

Como consecuencia, se produce un incremento considerable en el precio del gas para Europa. Esto presiona a la industria, que se enfrenta a una crisis de precios que genera incertidumbre en el suministro, así como al consumo, ya que se reduce el poder adquisitivo. En este sentido, el invierno sigue siendo un factor de incertidumbre para la economía y la inflación, que solo se puede mitigar mediante la ampliación de capacidades como, por ejemplo, las terminales de gas natural licuado. Sin embargo, tampoco hay que olvidar que el precio del petróleo, especialmente el WTI, tan importante para Estados Unidos, tiende a la baja desde junio. La variedad Brent, más importante para Europa, siguió el mismo camino casi en paralelo.

Al mismo tiempo, el incremento sobre el precio del gas europeo también se ha reducido. Todavía estamos muy lejos de la normalidad, pero nos encontramos ante algo más que señales de esperanza. Señales de esperanza que también deberían suponer el respiro que la economía necesita. En este caso, las previsiones invernales se han intensificado considerablemente. Nuestro indicador de amplitud macroeconómica, que registra la evolución económica en todo el mundo, se ha debilitado aún más, al tiempo que se han reducido aún más las expectativas de crecimiento.

La recesión parece que se abre paso en Europa. La economía estadounidense, en cambio, se muestra más resistente. "Winter is coming". Sí, se acerca el invierno, pero es cierto que después de cada invierno llega la primavera. Esto puede aplicarse también a los mercados financieros. No solo los precios de la energía podrían ser una señal de ello, sino también el hecho de que muchos indicadores de confianza ya están anticipando una edad de hielo. Anticipar lo que va a pasar nos evita sorpresas negativas.

Mercados al detalle

La recesión europea parece casi inevitable y, según nuestros modelos, las probabilidades de recesión en la economía estadounidense también han aumentado. Últimamente hay cada vez más indicios de que el pico de la tasa de inflación general ha quedado atrás. Sin embargo, a diferencia de la inflación general, la tasa de inflación subyacente sigue acelerándose. Esto debería alentar a los principales bancos centrales, con la importante excepción del Banco Popular de China (PBoC), a mantener su postura hawkish o más agresiva. 

Desde el punto de vista táctico, las persistentes incertidumbres geopolíticas obligan a mantener unas asignaciones cautelosas. Las inversiones a medio y largo plazo proyectan el sentimiento ya claramente negativo que se refleja tanto en los indicadores económicos como en los de mercado. La última encuesta global de gestores de fondos realizada por Bank of America muestra que el indicador de confianza se encuentra en un punto bajo. Según la encuesta, las expectativas sobre la evolución macroeconómica se han desplomado y los gestores de fondos se habrían rendido. 

Su sobreponderación de efectivo, junto con una infraponderación simultánea de la participación en acciones, se encuentra en un punto de no retorno. Los mercados parecen prever una edad de hielo en lugar de una primavera tras el invierno bursátil. Esto podría convertirse rápidamente en un contraindicador.
 

Artículos relacionados

Schroders y Conservation International acelerarán la inversión global en soluciones climáticas naturales
Los fondos de inversión registran su décimo mes consecutivo de suscripciones positivas
Las bolsas chinas siguen subiendo
Sergio Ávila: "Mientras siga habiendo estímulos monetarios las bolsas estarán fuertes"
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"