DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Sábado, 24 de febrero de 2024
D
D

Inversión

Las claves sobre la titubeante recuperación económica de China

A principios del 2023, el consenso de mercado daba por hecha la recuperación de China tras la reapertura económica dejando atrás las diferentes normativas de ‘Covid-cero’. Sin embargo, los últimos datos macro conocidos han generado ciertas dudas sobre la solidez de esta recuperación. Aunque, los datos con respecto al PIB del primer trimestre no fueron […]

05 jun 2023

A principios del 2023, el consenso de mercado daba por hecha la recuperación de China tras la reapertura económica dejando atrás las diferentes normativas de ‘Covid-cero’. Sin embargo, los últimos datos macro conocidos han generado ciertas dudas sobre la solidez de esta recuperación. Aunque, los datos con respecto al PIB del primer trimestre no fueron malos, de hecho China creció a un ritmo del 2,2% con respecto al trimestre anterior y a un 4,5% en términos interanuales. 

Las claves de la recuperación titubeante en China

El motivo que hace titubear esta recuperación se encuentra en los motores que están impulsando la misma y en algunos datos decepcionantes. Y es que, cada vez que China publica nuevos datos y estos vuelven a decepcionar, los temores se hacen evidentes. Esto se reflejó a finales de mayo con la cifra de actividad manufacturera del mes, la cual cayó por segundo mes consecutivo, situándose en 48.8. Esta contracción representa una disminución más pronunciada que la registrada en abril (49.2).

“Los desalentadores datos macroeconómicos de abril han disparado la preocupación de los inversores por el estancamiento del proceso de recuperación de China tras la crisis cíclica. Al analizar más detenidamente los datos, observamos que la producción industrial y el crecimiento de la inversión en activos fijos fueron los que más se alejaron de las expectativas del mercado, mientras que las ventas al por menor decepcionaron en menor medida. Esta constatación es coherente con la dicotomía del proceso de recuperación de China, que se ha visto impulsado principalmente por un repunte de la economía del sector terciario (servicios) tras la crisis de la Covid, pero con una leve mejora de la economía del sector secundario (industrial)”, explica Christiaan Tuntono, economista senior de Asia Pacífico de Allianz Global Investors.

Una recuperación desigual

Lo que está preocupando al mercado es, precisamente, esa recuperación heterogénea, ya que mientras el consumo y los servicios repuntan, la actividad industrial decepciona. Por ejemplo, se aprecia cómo la actividad económica se está recuperando gracias a la fuerte demanda acumulada, tal y como demuestran el gasto retail y los viajes durante las vacaciones de la Semana Dorada en China. Sin embargo, las ventas de artículos más caros, como los automóviles y las compras de inmuebles, siguen por debajo de las previsiones, ya que se necesita tiempo para restablecer los niveles de confianza tras la Covid-19.

Otro aspecto que genera ciertas dudas es el del ahorro que “ha aumentado sustancialmente en los últimos años, pero no se traduce en inversiones a largo plazo. Esto demuestra una falta de confianza de la población y de algunos empresarios. La inversión del sector privado ha sido inferior a la media en lo que va de año. Las compañías están a la expectativa y no invierten de forma proactiva para aprovechar futuras oportunidades”, añade Diogo Gomes, Senior CRM de UBS AM Iberia.

Los puntos fuertes

Pese a la debilidad y esas dudas ya mencionadas, que radican en una recuperación industrial más débil y a la propia desconfianza de consumidores y empresas, hay algunos aspectos que invitan al optimismo con el gigante asiático. Por ejemplo, esto se aprecia en su sector automovilístico, “China es ahora el mayor exportador de automóviles del mundo. Varias de sus marcas de vehículos eléctricos están experimentando un fuerte crecimiento fuera de sus fronteras. Los fabricantes de automóviles chinos se están adelantando a otros fabricantes mundiales, gastando agresivamente en I+D e introduciendo nuevas tecnologías y prestaciones”, comenta Gomes.

Por otro lado, los datos de las ventas al por menor y de la encuesta empresarial de servicios han sido sólidos, confirmando el repunte impulsado por el consumo. La encuesta no manufacturera puede haberse situado ligeramente por debajo del consenso (56,4 frente a los 57 esperados), “pero sigue siendo un nivel muy alto, lo que indica que los servicios proporcionarán una buena base para el crecimiento del PIB en el segundo trimestre”, añaden Paul Diggle, economista jefe y Catriona Macnair, directora de inversiones de abrdn. De hecho, el abrdn Research Institute ha elevado recientemente su previsión de crecimiento del PIB real del 2,9% en 2022 al 6,0% para 2023.

¿Es momento de invertir en China?

Lo cierto es que la recuperación no tan buena y sólida como cabía esperar a principios de año ha generado ciertas reticencias a la hora de apostar por China. Así, los inversores globales están neutrales o infraponderados en China. “Muchos se subieron al carro de la recuperación el año pasado y se retiraron en el primer trimestre de este año, recogiendo sus beneficios. Parece que el mercado reconoce el valor del mercado chino y está esperando una señal clara y un catalizador positivo para volver a entrar”, agrega el Senior CRM de UBS AM Iberia.

Sin embargo, este mismo experto señala que las compañías chinas siguen teniendo una posición interesante. Desde UBS AM, creen que muchas de las compañías líderes del sector aún pueden lograr un crecimiento de los beneficios del 15-20% controlando los gastos y expandiéndose a los mercados internacionales.

“Las empresas estatales fueron abandonadas en gran medida por el mercado, lo que las llevó a valoraciones extremadamente bajas. Ahora estamos viendo cierta estabilización de sus ingresos y crecimiento de beneficios, y pagan una atractiva rentabilidad por dividendo”, explica Gomes.

En resumen, la recuperación en China ha sido desigual, con el consumo y los servicios repuntando mientras la actividad industrial decepciona. Aunque persisten algunas incertidumbres, existen aspectos positivos como el sector automovilístico en crecimiento y las sólidas ventas al por menor. Los inversores se muestran cautelosos a la hora de invertir en China, pero las compañías chinas aún presentan oportunidades de crecimiento y rentabilidad.

Artículos relacionados

Inversión

Civislend cierra 2023 con 33 millones de euros en proyectos inmobiliarios financiados, triplicando los resultados de 2022

La plataforma de crowdlending inmobiliario ha financiado 23 proyectos, 15 más que en 2022, con una rentabilidad media anual del 10,4%
Inversión

Están abiertas las inscripciones para la segunda edición del Premio Best Performance de CMS

Las empresas que quieran ser reconocidas por sus casos de éxito tienen hasta el 8 de marzo para presentar sus casos.
Inversión

Hamco Financial ve potencial en empresas coreanas infravaloradas que se beneficiarán de las ayudas del gobierno para optimizar el uso del capital

Las empresas value coreanas se han revalorizado un 25% desde principios de año, porque los inversores anticipan que las medidas del gobierno en gobernanza corporativa que buscan mejorar el uso del capital y aumentar el valor para el accionista
Cargando siguiente noticia:

Recibe un email al día con las noticias de Funds&Markets

Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”

Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po

© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados