Últimas noticias | Reserva Federal - Petróleo - Goldman Sachs

inversion

Un fondo para subirse a la oportunidad asiática

El fondo Invesco Asian Equity Fund ofrece a los inversores una gran exposición diversificada a la economía asiática, además de un control de riesgos notable minimizando las pérdidas y maximizando las ganancias en comparación con el índice.

31 DE mayo DE 2023. 07:30H Patricia Malagón

El crecimiento de la economía asiática en los últimos años está siendo asombroso. No solamente China está creciendo a cifras elevadas, otros países como Vietman están despuntando notablemente. De hecho, en 2022 la economía vietnamita fue la que más creció en toda la región al elevar su PIB en un 7%. Pero no solo eso, sino que para 2030 se espera que esta región represente aproximadamente el 60 % del crecimiento mundial en 2030. También será en la región de Asia-Pacífico donde se radique la inmensa mayoría (el 90 %) de los 2 400 millones de nuevos miembros de la clase media que accederán a la economía mundial, según los datos del World Economic Forum.

Estas perspectivas dejan claras las múltiples oportunidades que surgen en esta región, y que todavía representan una pequeña parte de la cartera de los inversores. Un notable error, ya que China apunta a convertirse en la primera economía del mundo al término de la presente década e India podría convertirse en la segunda, ya que es posible que su PIB crezca más del 28% entre 2018 y 2030. Solo para este 2023, se espera que India crezca un 5,8% e Indonesia lo haga en un 4,7%.

En cuanto al aumento de la clase media, hay que tener en cuenta que, en tan solo quince años, el periodo comprendido entre 2015 y 2030, podría crecer un 200%, según los propios datos el WEF. Pero, no solamente eso, sino que lo que se considera como clase rica supere a la clase pobre tan pronto como en el año 2024. 

Un abanico de oportunidades muy amplio y muy variado, que va más allá de China, e incluso de la India. En Asia se encuentra también la región de ASEAN - Brunei Darussalam, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam – que creció un 3,4% en 2022 y que crecerá un 5% en 2023. Un conjunto de países que destacan por tener una población considerablemente joven y con un gran potencial en la industria de las manufacturas.

Un fondo para exponerse al crecimiento asiático

Con todos los datos sobre el crecimiento de Asia sobre la mesa, parece claro la notable oportunidad de inversión que se puede encontrar en el conjunto de la región. Por ello, Invesco cuenta con un fondo, Invesco Asian Equity Fund, focalizado en las compañías asiáticas.

El objetivo del citado fondo es conseguir una revalorización a largo plazo del capital. El Fondo pretende alcanzar este objetivo invirtiendo principalmente en renta variable o valores vinculados a renta variable de empresas y otras entidades con su domicilio social en un país asiático,  empresas y otras entidades con su domicilio social fuera de Asia pero que lleven a cabo su actividad empresarial predominantemente en uno o más países asiáticos o sociedades de cartera, cuyas participaciones se mantengan predominantemente invertidas en empresas con su domicilio social en un país asiático.

“Creemos que la forma más sostenible de generar fuertes rentabilidades es invirtiendo en compañías por menos de lo que valen. Intentamos buscar nuevas ideas en áreas del mercado que han perdido temporalmente el interés de los inversores, y aprovechar su transición de desfavorecidas a populares. Al mismo tiempo, tenemos una clara preferencia por las compañías que generan efectivo con fuertes balances, ya que estos atributos indican modelos de negocio sostenibles y gestión conservadora”, aseguran desde la gestora.

Y es que, un aspecto muy positivo de este fondo es el manejo que tienen los gestores, Wiliam Lan y Ian Hargreaves, del binomio rentabilidad-riesgo. Y es que, la rentabilidad neta anualizada a tres años del fondo es del 8,90%, frente al 1,3% del índice. Pero, quizá lo más llamativo es el control de las pérdidas. Mientras que el índice se dejó 19,6% en el 2022, el fondo fue capaz de limitar las pérdidas al -9,62% y seguir manteniendo una rentabilidad positiva anualizada a tres y cinco años.

La diversificación, santo y seña del fondo

Es probable que cuando se piensa en inversión en Asia se piense, casi únicamente, en China. Sin embargo, y a pesar de la importancia de este país en el fondo, los gestores combinan compañías de los diferentes países asiáticos para ofrecer al inversore una diversificación que le permite aprovecharse del crecimiento del conjunto de la economía.

Así las cosas, el peso de China dentro del fondo es de un 35,4%, pero después le siguen países como Corea del Sur, Taiwán, India o Hong Kong, entre otros. Algo parecido ocurre también con los sectores a los que el fondo está expuesto, y es que la diversificación también aplica para este aspecto. Así las cosas, las empresas que componen el abanico inversor pasan por aquellas del sector financiero, la tecnología de la información, los productos de consumo no básicos o el industrial, entre otros.

Con todo ello, este fondo de Invesco es una producto de inversión que permite a los inversores tomar exposición al conjunto de la economía asiática de una manera diversificada para limitar los riesgos y aprovecharse del crecimiento conjunto.
 

Artículos relacionados

Invesco lanza cuatro nuevos ETFs sectoriales globales que integran criterios ESG
Invesco consolida su crecimiento en el mercado de los ETFs en un año de incertidumbre económica
Invesco lanza dos nuevos ETFs para invertir en China
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"