DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Lunes, 17 de junio de 2024
D
D

Gestoras

¿Qué podemos esperar este año…por clase de activo?

Los inversores de renta variable se enfrentarán al desafío de navegar a través de varios puntos de inflexión: la inflación, los tipos de interés, los beneficios y crecimiento económico en 2023. Los mercados de renta variable han estado descontando esta perspectiva económica durante la mayor parte de 2022 y actualmente están en proceso de adaptación […]

24 feb 2023

Los inversores de renta variable se enfrentarán al desafío de navegar a través de varios puntos de inflexión: la inflación, los tipos de interés, los beneficios y crecimiento económico en 2023. Los mercados de renta variable han estado descontando esta perspectiva económica durante la mayor parte de 2022 y actualmente están en proceso de adaptación al desafiante contexto económico que se avecina.

Hemos visto una reducción significativa de las valoraciones en los mercados mundiales. Esto es especialmente cierto fuera de EE. UU. En Europa, las acciones del Reino Unido y de los mercados emergentes cotizan a niveles de valoración típicamente asociados con una recesión leve, lo que sugiere que muchas de las malas noticias ya se descuentan en el precio. En EE. UU., aunque las valoraciones han caído, no son especialmente baratas, constituyendo el principal motivo de preocupación. 

Sin embargo, aunque las valoraciones de las acciones están más baratas actualmente, no están descontando completamente una recesión, ya que las valoraciones globales están en línea con las medias históricas a largo plazo. Anticipamos que los mercados de acciones continuarán experimentando volatilidad a principios de 2023, a medida que las empresas reducen sus beneficios y el impacto total de una desaceleración económica se vuelve más evidente.
Como suele ser suceder tras una corrección, esperamos que se desarrollen mejores perspectivas a medida que la economía mundial se estabilice, la inflación baje y los bancos centrales dejen de subir los tipos. Las valoraciones más bajas de las acciones podrían dar lugar a una recuperación en la segunda mitad de 2023.

La principal preocupación para los mercados será cuánto caerán los beneficios en función del escenario de recesión "suave" esperado por los economistas. Ya hemos visto cómo las empresas de tecnología despiden empleados a medida que se adaptan al entorno de menor crecimiento y al impacto en los precios de sus acciones. Nuestras estimaciones indican que se debe esperar una caída del 10-15% de media en los beneficios en la primera mitad de 2023. En este contexto, esperamos que la volatilidad observada en 2022 se mantenga durante la primera parte de 2023. Los mercados seguirán siendo volátiles, al mismo tiempo que las previsiones de beneficios se reducen  en el primer y segundo trimestre del próximo año, pero una vez que superemos eso y si el crecimiento económico no ha caído por un precipicio, la combinación de un crecimiento de los beneficios más realista, una economía y una inflación que se estabilizan y valoraciones más bajas podría conducir a un repunte considerable del mercado de renta variable en la segunda mitad de 2023 en nuestra opinión.

Renta fija- rentabilidades atractivas 

Los inversores en bonos están encantados con el cierre de 2022, pero los rendimientos más altos están atrayendo actualmente a los inversores a esta clase de activos. El problema principal al que se enfrentaron los mercados de bonos en los últimos años fue un volumen de bonos negativos y un mercado con bajos rendimientos. Hoy ese panorama ha cambiado.

La razón principal, por supuesto, es el nivel al que los bancos centrales han tenido que elevar los tipos de interés para controlar la aceleración de la inflación. De cara a 2023, la desaceleración del crecimiento y la caída de la inflación deberían aliviar la presión sobre los mercados de renta fija, al menos en las partes más seguras del mercado, como los bonos soberanos de países desarrollados.

El crédito, al igual que la renta variable, tendrá que lidiar con el entorno de desaceleración del crecimiento y, si bien no vemos un ciclo importante de impagos debido a que las empresas están mejor capitalizadas, creemos que el crédito y los bonos high yield podrían seguir bajo presión en ese contexto. Mantenemos nuestra preferencia por los bonos soberanos de mayor duración.

En conjunto, sin embargo, el contexto general para los inversores en bonos es mucho mejor de lo que ha sido en los últimos diez años, ya que el ajuste en los precios de los bonos ha llevado los rendimientos a niveles que ahora ofrecen a los inversores un nivel atractivo de rendimiento, a menudo superiores al 3% en bonos soberanos de países desarrollados y hasta un 8% en bonos de mercados emergentes. 

Aunque se espera que la inflación se modere en 2023, es probable que los rendimientos reales (rendimientos de los bonos ajustados por inflación) sigan siendo negativos. Sin embargo, la oportunidad de inversión sigue siendo interesante a largo plazo.
 

Artículos relacionados

Gestoras

Eugenio Molina se incorpora como socio de crédito a la gestora de inversión GRC IM

Eugenio Molina juega un papel fundamental en el proceso de generación de inversiones inmobiliarias en GRC IM, asumiendo el rol de gestor y punto de contacto para los inversores
Gestoras

Grupo Lar crece como gestora internacional

En la actualidad, Grupo Lar gestiona 4.100 millones de euros en activos en los 5 países donde está presente.
Gestoras

Edmond de Rothschild lanza una estrategia de deuda para infraestructuras en Arabia Saudí

La nueva estrategia de deuda de infraestructuras marca el primer paso de Edmond de Rothschild para establecer una presencia local en Arabia Saudí.
Cargando siguiente noticia:


Recibe un email al día con las noticias de Funds&Markets



Carlos González: "El value presenta una oportunidad histórica"


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados