economia

Fusionar BBVA y Bankia: el precio del PNV para la investidura

El PSOE se habría comprometido con el PNV a apoyar una fusión a cambio de los votos para investir a Sánchez

16 DE enero DE 2020. 08:35H Dirigentes

59e011ea95300f65ea12739cf62aa540.jpg

Con cada vaivén político, la torre inclinada que acoge a Bankia en Plaza de Castilla parece torcerse de miedo un poco más. El hecho de que más del 60% del banco pertenezca al estado (a través del FROB) lo convierte en una bala en la recámara para cada gobierno, lo que dificulta su gestión a largo plazo.

El compromiso del gobierno siempre ha sido privatizar Bankia. Sin embargo, el anterior ejecutivo se vio obligado a retrasar el plazo desde diciembre de 2019 hasta finales de 2021. Por ello, se baraja la fusión o adquisición como la otra opción que está sobre la mesa o "debajo de la mesa" en palabras del presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu.

El banco de origen catalán se colaba de esa forma en la pugna por unirse a Bankia, en la que ya se encontraba BBVA. Desde la entidad con sede en Madrid se ha reiterado, en palabras de su consejero delegado, José Sevilla, que la posibilidad de fusionarse con otro banco está descartada, al menos "durante la duración del Plan Estratégico", que finaliza en 2020.

En ese sentido, las esperanzas de Bankia residen en que existan oportunidades para hacer colocaciones de capital antes de 2021, si bien enfrentan, como explicaba el presidente, Ignacio Goirigolzarri, "tentaciones de crear una banca pública". Por otra parte, aunque Podemos ambicionaba ese objetivo, ahora parece haber quedado apartado.

En cualquier caso, el hecho de que Bankia tenga capital público deja en manos del gobierno las decisiones que puedan tomarse para su futuro. Desde el banco rehúsan hacer comentarios sobre el tema a este medio, si bien se reconoce como un asunto recurrente.

Tanto es así que una de las últimas publicaciones al respecto aluden a un acuerdo entre el PSOE y el PNV para que este último votara a favor de la investidura de Pedro Sánchez a cambio de que el gobierno resultante apoyara la fusión entre BBVA y Bankia. Aunque dicho compromiso no aparece en el acuerdo de investidura entre ambos partidos, Bolsamanía asegura que Sánchez y el PNV han pactado esa condición verbalmente. El plan del PNV tiene un sentido: el de devolver la sede social del BBVA a Bilbao.

Esa estrategia requeriría de la fusión con Bankia y, de paso, llevaría al actual presidente de Bankia a la presidencia del banco de origen vasco. Según publica la prensa, Goirigolzarri es del gusto del PNV, como también lo podría ser el actual consejero delegado de Repsol como plan B, ya que Josu Jon Imaz formó parte en el pasado del partido vasco. De esa forma, los nacionalistas tratarían de recuperar influencia en la entidad, además de restar poder a los afines al expresidente, Francisco González.

inBestme: "El promedio de nuestras carteras dio un 15% en el último año"