martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
Gestoras

El 86% de los asesores cree que MiFID II ha supuesto un cambio en el modelo de asesoramiento

Ø Cuatro de cada diez asesores certificados por EFPA España aseguran que su entidad tiene ahora un porcentaje mucho mayor de clientes asesorados.

10 de enero de 2019. 09:13h Víctor Ranera
  • Image

Un 86% de los asesores financieros certificados por EFPA España considera que las modificaciones normativas recientes, derivadas de la puesta en marcha de MiFID II, han supuesto un verdadero cambio en el modelo de asesoramiento financiero en España, aunque solo el 25% cree que ese cambio haya sido “radical”. Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta que ha realizado EFPA España entre sus asociados certificados, en la que han participado 1.100 profesionales del sector, aprovechando el primer aniversario de la puesta en marcha de la regulación en nuestro país.

Más de la mitad de los encuestados cree que en España no se acabarán eliminando las retrocesiones en la prestación del servicio de asesoramiento. Respecto a cuál ha sido el modelo de asesoramiento por el que han apostado las entidades post-MiFID II, el 45% de los consultados confirma que su compañía se ha decantado por el asesoramiento no independiente, el 28% por el independiente y el 27% señala que la opción elegida por su entidad es un modelo mixto o híbrido. En cuanto al grado de adaptación a la nueva normativa, el 72% de los asesores EFPA considera que el grado de adaptación de su entidad es total o muy avanzado, para el 23% se trata solo de una adaptación formal, mientras que un 5% todavía cree que es insuficiente.

Uno de los puntos más interesantes pasa por conocer si los clientes estarán dispuestos a pagar “explícitamente” por la prestación del servicio, seis de cada diez aseguran que sí pagarán, aunque solo si pueden reconocer el valor añadido aportado, y un 38% cree que los clientes seguirán siendo reticentes.

Formación, con margen de mejora

La mitad de los asesores financieros certificados por EFPA España cree que la transposición en España de los nuevos requisitos sobre conocimientos y competencias, a través de las exigencias de formación para el personal que asesora, solo persigue alcanzar unos mínimos de cumplimiento y hasta un 9% señala que esta adaptación normativa se está llevando de forma muy deficiente. La cifra de asociados satisfechos con la transposición de estas exigencias alcanza el 40%.

Cuatro de cada diez consultados aseguran que su entidad tiene o tendrá en próximas fechas muchos más clientes asesorados que antes de la puesta en marcha de la nueva normativa, mientras que el 36% rebaja las expectativas y cree que el cambio será menos apreciable en el corto plazo.

Sergio Míguez, Chief Economist de EFPA España, explica que “la implantación de MiFID II persigue una mejora real, tanto de la calidad del servicio como de la reputación global de la industria financiera. Los cambios regulatorios que están implementándose ayudarán a lograr estos objetivos, pero todavía debemos seguir incidiendo en la exigencia de formación de las redes que, junto con la máxima transparencia, serán los mejores catalizadores para poner en valor el servicio que ofrecemos a los clientes”.