gestoras

El coronavirus lleva Schroders a rebajar el crecimiento mundial

Los expertos de la gestora han reducido las previsiones de crecimiento global hasta el 2,3% desde el 2,6% anterior para este ejercicio 2020.

05 DE marzo DE 2020. 11:05H Funds & Markets

d319b0ecb66b836a37c806c53256a04f.jpg

Poco a poco se empiezan a hacer cálculos del posible impacto de la crisis del coronavirus sobre la economía mundial. Hasta el mes de enero, los indicadores hablaban de una notable mejora de la actividad y las encuestas al sector empresarial vislumbraban un repunte de la producción y de los pedidos. “Sin embargo, la confianza en la sostenibilidad del repunte se ha visto socavada por la propagación del virus que ha golpeado duramente a China y que ahora amenaza al resto de Asia y Europa”, apunta Keith Wade, economista jefe de Schroders.

Por este motivo, desde Schroders han llevado a cabo una reducción de las previsiones de crecimiento global que convertirían a 2020 en el ejercicio “más débil desde 2009, el punto más crítico de la crisis financiera mundial”. Es cierto que los economistas de la firma esperan que el impacto se concentre en la primera mitad del año, pero ven probable que países como Italia o Japón entren en recesión. 

A partir de ahí, la expectativa pasa porque la actividad se recupera en el segundo trimestre y porque se vea una reactivación más fuerte “a medida que las empresas empiecen a ponerse al día con la acumulación de pedidos”, siempre que se logre controlar el virus. Mejora que se sustentará en el apoyo de los bancos centrales y de la política fiscal del gigante asiático.

Posicionamiento en el nuevo escenario

Evitar invertir en acciones de sectores cíclicos y en materias primas. Es el posicionamiento que aconseja Johanna Kyrklund, CIO del Grupo y responsable mundial de inversiones multiactivo. Considera que las rebajas de tipos acordadas no reactivarán la recuperación económica pero sí que tengan “un efecto importante en las valoraciones y apoyen la continuación de una rentabilidad de las acciones impulsada por la liquidez”.

Desde la gestora aconsejan evitar asumir riesgos y siguen favoreciendo al yen japonés como activo refugio.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"