gestoras

La cercanía, una de las lecciones de la gestión de activos en esta crisis

La innovación y la adaptación a la nueva realidad económica que se abre tras la pandemia requiere cambios. Los inversores son cada vez más exigentes con quienes gestionan su ahorro y la comunicación es clave.

27 DE mayo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

cdd2bc8f1898c3561f13a9e339706ce2.jpg

La industria de la gestión de activos se enfrenta a sus propios retos ante el “antes y después” que ha supuesto el impacto del Covid-19. Hay varias conclusiones que se han extraído de la situación vivida en los mercados. Por ejemplo, que el sesgo hacia la inversión responsable y de impacto es el camino hacia una mayor resiliencia y hacia una mayor comunión con los intereses que ahora demanda el inversor. También, que hay que hacer mucha pedagogía para enfocar al inversor hacia sus objetivos a largo plazo, para evitar sobre-actuaciones en momentos convulsos que pueden suponer entrar y salir con el pie cambiado y tomar decisiones erróneas que acaban por mermar su rentabilidad. Y unido a esto último, se ha hecho más evidente que nunca que es clave la cercanía con el cliente y la comunicación.

“Al cliente le preocupa la liquidez y consistencia de su cartera ante movimientos agresivos a la baja del mercado”, explican Juan Espel y Jorge Lovaco, de A&G Banca Privada. De ahí que en situaciones como la vivida con la irrupción del cisne negro del Covid-19 y ante la sobre-información recibida “la relación de confianza: cliente-banquero-inversiones” se haga más necesaria que nunca. “Una de las claves fundamentales de nuestro trabajo es la constante cercanía con el cliente, ofreciendo información recurrente y tranquilidad por un lado, y por otro, ajustando las inversiones a sus perfiles, teniendo en cuenta la situación personal de cada uno”, insisten. 

El acercamiento a los clientes y la comunicación es también para KPMG uno de los puntos en los que deben enfocarse las empresas del sector de la Gestión de Activos en la era post-Covid. La firma ha realizado un informe sobre el impacto y la respuesta al coronavirus en este sector, pero no extraen esta única recomendación. También apuntan en otras líneas, como la gestión de la liquidez y el riesgo sistémico, la protección de datos y la ciberseguridad o la resilencia operativa y gestión del capital humano.

Capital humano

Una gestión del capital humano que se ha puesto a prueba en esta crisis, ante la realidad generada por el confinamiento. “Ya cuando comenzó la pandemia en China en enero, la inmensa mayoría de los empleados de Fidelity en aquel y otros países asiáticos pasaron a teletrabajar desde casa (...) y tan solo quedaron los retenes imprescindibles de mantenimiento de sistemas e infraestructuras trabajando de forma presencial en las oficinas, pero siempre divididos en equipos que se iban alternando a efectos de evitar un posible contagio de todos a la vez”, explican desde la gestora. A partir de ahí se replicó el modelo en el resto del mundo, a lo que ha ayudado que “tenemos robustos sistemas de contingencia y backup implementados desde hace décadas para situaciones de emergencia como esta o de cualquier otro tipo (desastres naturales, ataques terroristas, ciberataques, etc.)”, aseguran en Fidelity International.

El sector de la gestión de activos ha trabajado y trabaja en estos últimos meses en un entorno inhabitual, como buena parte de la población mundial. Y la experiencia ha demostrado que otra forma de trabajo es posible en el siglo XXI porque existe la tecnología: conexiones, videollamadas, webinars...están a la orden del día y puede que hayan venido para quedarse en muchos ámbitos.

Precisamente, identificar y anticiparse a los cambios que la pandemia ha acelerado es otro de los papeles que los expertos de KPMG asignan a las gestoras en su labor de llevar a cabo una evaluciacón completa de la situación. Además de las nuevas formas de interacción con los clientes, hay que pensar en los nuevos modelos operativos o en la transformación digital para adaptar la inversión a las tendencias que ya son presente. En todo caso, para Paras Anand, director de inversiones en Asia Pacífico de Fidelity International, hay tres planteamientos claros para la inversión a largo plazo que se extraen como conclusión tras esta crisis: hay que ser activos, hay que fijarse en Asia para la próxima década y hay que redefinir clasificaciones del mercado hacia un enfoque más temático en busca de oportunidades. 

Campello: “Hemos comprado muchos ETFs de mercados en los que estábamos infraponderados”