eeuu

Halloween, un negocio de 8.800 millones de dólares en EE.UU

Halloween, que comenzó como una fiesta celta en honor a los muertos y luego fue adoptada por la Iglesia Católica como un tiempo para recordar a los santos, se ha convertido, según algunos, en otro ritual, pero de consumo exagerado en Estados Unidos.

31 DE octubre DE 2019. 16:36H Cristina Rodríguez (Nueva York)

de14d4fdc88e07e430485f31a946e613.jpg

Es una des las festividades más populares en Estados Unidos y todos los años los estadounidenses tiran la casa por la ventana para celebrar Halloween por todo lo alto. Este año se gastarán la friolera de 8.800 millones de dólares, según datos publicados por la Federación Nacional de Minoristas (NRF). 

A pesar de la cifra millonaria, se prevé que el gasto en esta festividad disminuya ligeramente este año, según la encuesta anual de la NRF realizada por Prosper Insights & Analytics. Aún así, será la tercera cifra más alta en los 15 años de historia de la encuesta, justo por debajo del pico de 9.100 millones en 2017 y los 9.000 millones del año pasado. Solo alrededor de dos tercios de los encuestados en el sondeo anual de la Federación Nacional de Minoristas, dijeron que celebrarían la festividad, y cada comprador promedio gastará 86,27 dólares este año, 52 centavos menos que el año pasado.

Para poner en contexto los 8.800 millones que se gastarán en esta festividad este año, solo hay que compararlo, por ejemplo, con el presupuesto para todo el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos que es de solo 4.000 millones por año. Otro ejemplo serían los 2.000 millones de dólares en vacunas contra la gripe que se gasta por año el sistema sanitario del país, muy lejos de lo que los consumidores se dejan en Halloween.

En las últimas décadas, la industria de Halloween ha crecido enormemente. Las tiendas temporales con distintos motivos de Halloween aumentan desde mediados de septiembre hasta finales de octubre para vender productos relacionados con esta festividad.

Otros minoristas amplían sus ofertas para la celebración del 31 de octubre, por ejemplo con fiestas de disfraces, actividades para niños como recoger calabazas y tallarlas, o las casas encantadas. Además, clubes nocturnos, restaurantes y bares están cobrando por organizar eventos de Halloween.

La industria del turismo también se beneficia de la festividad. Ciudades y pueblos de todo el país organizan eventos y actividades relacionados con Halloween, algunos de los cuales duran semanas. Las agencias de viajes y las atracciones incluso aprovechan la oportunidad para ofrecer paquetes especiales de viajes de Halloween. Por ejemplo, la localidad de Salem (en el estado de Massachusetts), conocida por ser la ubicación de los juicios de brujas de Salem a fines del siglo XVII, ha utilizado su historia para convertirse en un popular destino turístico en Halloween.

Con todo, la temporada de Halloween también ayuda a favorecer el empleo ya que el sector ofrece nuevas oportunidades laborales estacionales.

Presupuesto repartido entre dulces, disfraces, decoración o fiestas

La que es la segunda fiesta comercial más grande de Estados Unidos, por detrás de la Navidad, ofrece tantas maneras de celebrarla como diferentes tipos de dulces para llenar una bolsa de “truco o trato”, ya sea disfrazándose, asustándose en casas embrujadas o deleitando a todo el vecindario con una llamativa decoración de la vivienda. Un ejemplo está en Palo Alto, California, donde viven las estrellas tecnológicas de Silicon Valley. En esta época sus casas se convierten en un espectáculo para la vista, con todo tipo de llamativas decoraciones de Halloween intentando superarse entre sí para conseguir la mejor decoración de la temporada. 

En cuanto a los dulces, el año pasado, los fabricantes de caramelos y chocolate alcanzaron 4.500 millones en ventas minoristas durante las seis semanas previas a Halloween, en comparación con 4.200 millones que ganan durante la temporada navideña y los 3.000 millones para el Día de San Valentín. Según Christopher Gindlesperger, vicepresidente de asuntos públicos y comunicaciones de la Asociación Nacional de Pasteleros “Halloween es nuestra Super Bowl”, haciendo referencia al acontecimiento deportivo más importante y seguido del país.

Cada región parece tener un dulce favorito, y el día que se consumen más es el 31 de octubre, cuando los niños van casa por casa disfrazados pidiendo caramelos y chocolates. El gasto por persona en dulces alcanzará este año los 25 dólares del total de 86,27 que desembolsará cada individuo que celebre Halloween. 

Otra compra importante para la temporada incluye los disfraces, y no solo para las personas.

Se estima que el gasto en trajes para las mascotas alcance los 490 millones este año, más del doble de lo que se gastó en 2010, según la Federación Nacional de Minoristas. Algunos expertos relacionan este aumento a la “humanización” que hace los dueños de sus animales de compañía, que llegan a tratarlos como miembros de la familia. Los disfraces de calabazas o los de perrito caliente son los favoritos para las mascotas. 

En cuanto a las personas, la Federación Nacional de Minoristas proyecta un gasto en disfraces de 3.200 millones de dólares. Aquí la variedad en la indumentaria aumenta y cualquier idea se puede convertir en disfraz, porque en Estados Unidos al no existir el carnaval, esta época se convierte en un periodo carnavalesco y se disfrazan de cualquier cosa. 

Halloween, que comenzó como una fiesta celta en honor a los muertos y luego fue adoptada por la Iglesia Católica como un tiempo para recordar a los santos, se ha convertido, según algunos, en otro ritual, pero de consumo exagerado en Estados Unidos. 


BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"