hemeroteca

El dinero virtual mueve más de 100.000 millones de dólares

16 DE julio DE 2017. 09:00H Dirigentes

img_DD55618_0_DD55618_MG512456.jpg
La digitalización está alcanzando a todos los ámbitos de la economía y las finanzas, incluido el propio dinero en circulación. De los 84 billones de dólares que actualmente se mueven a nivel global, tan sólo un 37% (31 billones) son en efectivo, 8,2 billones en oro, 66,8 billones en acciones y hasta 100.000 millones en criptomonedas o dinero digital. El avance de estas divisas virtuales ha sido imparable en la última década. El Bitcoin, la más conocida a nivel global, se convirtió en un valor más estable que el oro en 2016 y ha superado el precio de la onza a principios de este año, según los datos de How Much. En la actualidad, las criptomonedas mueven más de 100.000 millones de dólares a nivel global, lo que equivale al PIB de Marruecos, en el puesto 60 de las economías mundiales por tamaño. Tan sólo el Bitcoin concentra casi el 50% (41.000 millones), el resto se reparte entre otras divisas como Litecoin o Monero. La criptomoneda más famosa nació en 2009 con el objetivo de descentralizar el mercado de pagos online. El Bitcoin no está respaldado por ningún gobierno ni depende de ningún emisor central. En la misma línea, las transacciones no necesitan intermediarios y el protocolo es de código abierto. Esta divisa se basa en la tecnología peer-to-peer (P2P) o entre pares para operar sin autoridad central o bancos, la gestión de las transacciones y la emisión es llevada a cabo de forma colectiva y su diseño es público. Las transacciones están protegidas mediante la tecnología blockchain (la llamada cadena de bloques, un libro contable que registra todas las transacciones bajo el consenso de la mayoría de usuarios). El pasado 11 de junio el precio del Bitcoin llegó a triplicar su valor, alcanzando un récord histórico por encima de los 3.000 dólares. El incremento de su valoración viene explicado en parte por la mayor escasez de la divisa virtual. En lo que va de año, el minado de Bitcoins (proceso por el que se descubre la criptomoneda) ha descendido a un ritmo del 4,4%, frente al 9,3% de 2016. Sin embargo, la volatilidad de la criptomoneda más famosa podría dispararse si las dos principales facciones de usuarios que se encargan de su programación no se ponen de acuerdo para la próxima actualización del software a finales de julio. Los riesgos de que la divisa virtual se divida en dos son una realidad, según informa Bloomberg. El enfrentamiento es de tipo ideológico, entre los que abogan por mantener la independencia de la moneda como valor refugio o método de pago o los que defienden una mayor apertura y comercialización entre las grandes corporaciones o los bancos centrales.    
MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"