jueves, 21 junio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

El Eibar no se rinde

14 de julio de 2014. 09:00h
  • El Eibar no se rinde

Con un presupuesto que no llega a los cuatro millones de euros, el Eibar se ha caracterizado este año, además de por su juego, por su buena gestión económica e institucional. Sin embargo, y tras luchar toda la temporada por ascender a primera división se ha encontrado con un obstáculo de 1,7 millones de euros. La ley obliga a los clubes profesionales a cubrir un capital social mínimo y por eso, si el club no consigue la ampliación de capital y llega a los 2 millones de euros, que es el mínimo establecido, el próximo año no jugará contra el Barcelona o Atlético de Madrid, sino contra Avilés o Albacete en 2ªB.

Este es uno de los muchos ejemplos que demuestran que el fútbol, es también negocio. Es difícil de asimilar que la Liga Profesional establezca tan duras normas para un equipo pequeño y que ha conseguido por méritos propios y jugando como equipo (pues este es el valor del deporte) ascender a primera división. Igual sería importante recalcar en este sentido la cantidad de equipos de la LFP que tienen deudas multimillonarias con la hacienda pública e inversores. Recientemente a salido a la luz que los equipos de fútbol deben en España 3.600 millones de euros, 900 de los cuales, Real Madrid y Barcelona.

Ayuda popular

Y si todas estas trabas fueran pocas, el equipo ha decidido ponerse a si mismo una mas, y es que desde la dirección han luchado por conseguir el dinero, pero sin perder la idiosincrasia de "Club popular", de equipo de la gente y para la gente. Por este motivo, el Eibar no ha permitido donaciones de más de 100.000 euros. De esta manera, rechazan a grandes inversiones, para seguir siendo un equipo de pequeños accionistas.

Para conseguir el dinero, el Eibar puso en marcha una iniciativa popular: Defiendealeibar, a través de la cual ya han recibido el 100% del dinero necesario, 1.980.000 euros. El plazo que tenían para recaudar todo el dinero terminaba el 6 de agosto.  Ahora, el Eibar puede disfrutar del sueño por el que tanto han tenido que luchar.