lunes, 16 julio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

El gobierno británico podría caer

07 de diciembre de 2017. 09:00h
  • El gobierno británico podría caer

El estancamiento de las conversaciones entre la UE y Reino Unido respecto al Brexit podría tener consecuencias políticas para Londres. Así lo asegura este jueves el diario británico The Telegraph, que no descarta que se rompa el acuerdo entre el gobierno conservador y sus socios unionistas del Úlster. El periódico desvela que el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, teme que el Gobierno británico de Theresa May pueda verse forzado a dimitir la próxima semana si las conversaciones entre Bruselas y Londres sobre el Brexit continúan sin alcanzar acuerdos. El problema para la primera ministra son las disensiones con el Partido Unionista Democrático del Úlster (DUP) respecto a la frontera terrestre entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Tras el adelanto electoral de junio y la pérdida de la mayoría conservadora en la Cámara de los Comunes, May depende de los votos del DUP para poder gobernar. Según The Telegraph, Juncker ha ampliado el plazo para que Theresa May resuelva la disputa con sus aliados hasta la cumbre de líderes de la Unión Europea, que se celebra el próximo jueves. El pasado lunes debía haberse alcanzado un acuerdo, pero la amenaza del DUP de retirar su apoyo a los conservadores ha puesto la negociación en pausa. De hecho, ha sido necesaria la intervención del gobierno irlandés para evitar un nuevo bloqueo a las negociaciones del Brexit. El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, anunció el pasado miércoles que Theresa May presentará este jueves ofrecerá una nueva versión del acuerdo fronterizo irlandés que frene las reticencias unionistas. Las discrepancias con el DUP se iniciaron por la promesa de May a la UE de que aceptaría que Irlanda del Norte se mantuviera dentro del Mercado Único y la Unión Aduanera para evitar establecer una "frontera dura" con el territorio comunitario con el que comparte frontera terrestre, la República de Irlanda. Sin embargo, los unionistas han rechazado rotundamente que Irlanda del Norte tenga tras el Brexit un estatus especial que les diferencie de cualquier otro territorio de Reino Unido. Dado que May depende de los diez diputados del DUP para mantener su mayoría, esta disensión pone en cuestión el futuro de la negociación con Bruselas. De hecho, The Telegraph no descarta que el gobierno británico pueda colapsar la próxima semana si llega a la cumbre de la Unión Europea sin un acuerdo fronterizo que permita comenzar con las negociaciones comerciales. El futuro del comercio con la UE sigue en el aire, mientras no llegan los avances sobre la factura de salida de Reino Unido y sobre los derechos de los ciudadanos comunitarios en territorio británico.