martes, 23 julio 2019
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Empresas que tienen éxito sólo en Internet

21 de mayo de 2017. 09:00h
  • Empresas que tienen éxito sólo en Internet

En tiendas típicas de calle fracasarían o no les sería tan rentable, por distintas razones. En unos casos es porque sus clientes están dispersos, porque hacen la mayor parte de sus ventas fuera o porque sólo tienen productos de temporada. Estas empresas han logrado, sin embargo, triunfar gracias a Internet. Masaltos.com, empresa de zapatos con alzas. Es una empresa familiar creada hace 24 años, cuando en España el e-commerce era algo prácticamente desconocido. La empresa fue fundada por Andrés Ferreras, un empresario que se fue a Alemania, donde conoció, tras sufrir una lesión de espalda, unos zapatos con unas alzas ocultas que permitían ser más alto sin que los demás percibieran cuál era el mecanismo escondido en el calzado. Con esa idea bajo el brazo, Andrés Ferreras se volvió a España, en concreto, a Sevilla, y allí creó Masaltos.com. Primero empezó a vender por catálogo y al poco se dio cuenta que el canal idóneo era Internet, sobre todo porque muchos de sus clientes quieren la máxima discreción a la hora de comprar estos zapatos. Cuando Ferreras, allá por los años noventa, iba a los bancos a contar su proyecto online, la respuesta que recibía era la misma: Internet era solo una moda y la idea no era lo suficientemente sólida como para darle financiación. Y sin recursos ajenos Masaltos.com echó a andar. Hoy día, 24 años después, Masaltos.com tiene clientes en 90 países de los cinco continentes. Sólo tienen una tienda en Sevilla, que es también su showroom y su oficina central. No abrirán más porque sus clientes son digitales e internacionales en su mayoría. Es curioso que, aun teniendo clientes que viven a dos calles de la tienda, prefieren comprar por Internet porque no quieren que les vea algún vecino entrando en la tienda a comprarse unos zapatos para ser más altos. Másaltos.com factura ya 1,5 millones de euros y vende más de 16.000 zapatos al año (el 65% a extranjeros). Su modelo se estudia en las aulas el ESIC y la Universidad de Sevilla. Antonio Fagundo, CEO de Masaltos.com, explica las ventajas que él asocia a vender por Internet y que están en la base del éxito de su compañía: "Internet es una herramienta muy potente si se sabe gestionar. Permite llegar a todo el mundo, todos los días del año y 24 horas al día. Con una estrategia bien trabajada y un buen producto puedas conseguir el éxito online, algo que en el mundo físico a lo mejor sería para muchas empresas difícil o imposible de lograr”. Sin embargo, puntualiza que no es nada fácil vender a través de Internet, porque hay que “ponerse en la piel del cliente, pensar como él, en cómo le gusta ver el producto, acceder a él y en cómo le gustaría gestionar su compra, que siempre debe ser sencilla, intuitiva y segura”. Al filo de celebrar sus 25 años de existencia, Ferreras ha pasado el testigo a la segunda generación. Su sobrino Antonio Fagundo, experto en Commerce, de hecho, es profesor en el máster de Esic y en la Universidad Pablo de Olavide. Aceros de Hispania. Fundada en 2003 en Castelserás (Teruel), comenzó vendiendo espadas a través de Internet y ahora vende más de 13.000 productos diferentes (cuchillos, espadas, navajas, etc.), a más de 22.000 clientes distribuidos en 80 países diferentes. Factura casi 1 millón de euros y todo lo basan en el SEO (posicionamiento orgánico de la web en buscadores). Su negocio es estudiado en varias universidades y escuelas de negocio. Funidelia. Es una startup fundada por dos estudiantes en Huesca en 2012. Factura más de 6 millones de euros vendiendo disfraces a través de Internet a más de 20 países. Emplean a más de 40 personas y su facturación se multiplica por dos anualmente. Utilizan todas las herramientas que Internet les da (SEO, SEM, redes sociales, afiliación, remarketing, etc.). Más de la mitad de sus ventas va hacia mercados exteriores. Soloraf. Fundada en Almería en 2008, vende tomates raf por internet. El 50% de sus ventas proviene de redes sociales. Y el 90% de los pedidos procede de Internet, a pesar de no hacer campañas de publicidad. Naranjas Lola. Fundada en 1998 en Cullera (Valencia). Son el referente de venta de naranjas por Internet. Entre sus clientes destacan varios cocineros con estrellas Michelín y el propio Rey. Venden a más de 20 países y su fuerte es Centro Europa. Facturan alrededor de medio millón de euros.