martes, 19 junio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Impulsar y mejorar la movilidad empresarial en 6 sencillos pasos

12 de marzo de 2018. 09:00h Clare Grant
  • Impulsar y mejorar la movilidad empresarial en 6 sencillos pasos

Existen casi 8.5 mil millones de conexiones móviles en todo el mundo, incrementándose casi un 5% cada año, según los datos de GSMA. Para las empresas, este dato representa una oportunidad bastante atractiva: la madurez de la movilidad puede generar beneficios y suponer prácticas comerciales más eficientes. Las empresas que adoptan un enfoque centrado en los dispositivos móviles para la gestión de sus trabajadores pueden obtener muchas ventajas, especialmente en aquellas empresas con empleados que cuentan con personal trabajando a pie de calle y diversos puestos que varían, desde personal de ventas y servicio de atención al cliente, hasta el personal de mantenimiento y producción, y que a su vez dependen cada vez más de modernos dispositivos móviles para continuar siendo lo más productivos posible. Las aplicaciones móviles instaladas dentro de los dispositivos inteligentes pueden hacer posible innovar también fuera de la oficina creando nuevos modelos comerciales y ayudando a optimizar las operaciones en la calle. Las aplicaciones móviles ofrecen a las empresas un mejor medio para registrar costes como el gasto en combustible o la mano de obra, optimizar los horarios y la disponibilidad de los equipos, comunicar cambios o notificar ubicaciones de una forma más fácil, así como informar a los propios empleados sobre qué herramientas necesitarán para cada tarea o trabajo. Con una plantilla capaz de realizar sus tareas de forma más rápida y eficiente, las empresas no solo podrán posicionarse mejor para mantener la fidelidad de sus clientes, sino que también podrán atender de forma más efectiva a un número mayor de clientes en un mismo día, pudiendo repercutir en el balance final de ventas e ingresos. ¿Y cómo pueden las empresas maximizar los beneficios gracias a la movilidad de su personal? Estos son seis consejos prácticos para ayudar a las organizaciones a implementar tecnologías móviles y mejorar la movilidad entre su plantilla: Identificar a los usuarios y sus necesidades La tecnología móvil no es un tipo de tecnología que se aplique por igual para todo el mundo. Las necesidades de movilidad de los trabajadores dedicados a las ventas difieren de las que tienen aquellos que se dedican al mantenimiento, y es importante que cada una de estas tareas y necesidades se identifiquen de antemano. identificarlo primero es identificar qué perfiles de usuario pueden beneficiarse más de la tecnología móvil (por ejemplo, el personal de ventas, el de soporte técnico o el servicio de atención al cliente) y priorizar estos grupos en los esfuerzos que se vayan a llevar a cabo para mejorar su movilidad, pero de una forma adaptada realmente a sus necesidades particulares. Involucrar a los usuarios en el proceso de diseño Es interesante acercarse a los usuarios finales e involucrarlos en las primeras etapas de desarrollo de las aplicaciones. Permitir que los usuarios proporcionen información al inicio del proceso puede ayudar a guiar el proyecto por el buen camino para satisfacer las expectativas y necesidades, lo que a su vez facilitará la adopción y aceptación de esa tecnología una vez que se haya implementado. La colaboración con el equipo de TI, las líneas de negocio y los usuarios finales es esencial. Los usuarios finales (es decir, las personas que trabajan a pie de calle y usan estas aplicaciones móviles) deben proporcionar su opinión sobre el diseño, especificar los flujos de trabajo y cómo de funcional les parece la interfaz, colaborando con los servicios de TI para facilitar aspectos más técnicos. No complicarse demasiado Hay que concentrarse en resolver las necesidades del usuario y hacer que la aplicación sea y se mantenga sencilla. Es tentador, y fácil, acabar cayendo en la complejidad por querer implementar aplicaciones que puedan realizar múltiples funciones para los trabajadores, lo que puede dar como resultado una aplicación poco efectiva. Debe tenerse en cuenta de qué forma se puede impulsar el negocio mediante la optimización de las operaciones a pie de campo y cómo mejorar la jornada laboral de los usuarios. Una buena aplicación debería permitir al usuario realizar tareas en tan sólo dos o tres pasos. Invertir en tecnologías modernas Es importante apostar por infraestructuras, plataformas y arquitecturas modernas. Las aplicaciones que utiliza el personal de la empresa fuera de la oficina dependen del intercambio de información recogida en el día a día en combinación con los datos de los sistemas comerciales ya existentes. Las aplicaciones móviles se pueden conectar a estos sistemas y a sus datos usando un back-end móvil basado en la nube. La conectividad back-end que es centralizada, repetible y que mantiene la seguridad en primer plano puede permitir una mayor productividad y visibilidad en todo el ciclo de vida de desarrollo de la aplicación. Esto, a menudo, requiere una infraestructura y una arquitectura flexibles que puedan responder rápidamente a la demanda. Debe considerarse el valor de las tecnologías emergentes como el Internet de las Cosas (IoT), el Machine Learning (ML) u otras formas de inteligencia artificial (IA), y cómo éstas tecnologías se pueden aplicar a los flujos de trabajo realizados en la calle para añadir inteligencia y automatización. Una encuesta global recientemente impulsada por Red Hat reveló cómo una combinación de tecnologías emergentes y existentes puede ofrecer oportunidades para crear soluciones de aplicaciones innovadoras que pueden facilitar una mayor productividad. Además, se están adoptando modernas infraestructuras basadas en la nube, plataformas basadas en contenedores y arquitecturas de microservicios para impulsar la agilidad y la innovación que permiten un desarrollo más rápido y una mejor administración de las aplicaciones de software actuales. Prepararse para el cambio constante Hay que tener en cuenta que las aplicaciones deben ser fácilmente adaptables para utilizar fuera de la oficina haciendo frente a cambios de personal, habilidades y procesos. Ser adaptable puede ayudar a maximizar una inversión móvil a largo plazo. Las tecnologías de plataforma que incorporan interfaces de programación de aplicaciones (API) en la nube y marcos ligeros, combinados con enfoques ágiles de desarrollo e implementación, pueden aumentar la flexibilidad de las aplicaciones móviles para evolucionar al mismo ritmo que lo hacen las necesidades empresariales. Medir el éxito Es recomendable determinar qué KPIs y métricas se pueden usar para medir el éxito de hacer móviles los flujos de trabajo de los empleados como parte de una estrategia completa de aplicación de la movilidad en la empresa. Esto ayuda al negocio a entender dónde los retornos son tangibles y cuantificables, y dónde se deben priorizar los esfuerzos. Conocer bien una implementación aporta valor al negocio y hace que los empleados aumenten su confianza de cara a futuras iniciativas móviles. La gestión de los empleados a nivel de movilidad tiene como objetivo mejorar la eficiencia de la fuerza de trabajo, mejorar la experiencia del cliente y, en última instancia, impulsar los beneficios del negocio. La movilidad permite que la información se cree, recoja y analice a un ritmo más rápido tanto a pie de calle como en la oficina. Siendo prácticos en la implementación de aplicaciones móviles, es posible aumentar el potencial de un negocio convirtiéndolo en conectado y colaborativo. Clare Grant es directora de soluciones de mercado vertical de Red Hat