martes, 11 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

ItworldEdu 2015: cuando los móviles entran al aula

27 de febrero de 2015. 09:00h
  • ItworldEdu 2015: cuando los móviles entran al aula

El World Trade Center de Barcelona acogió los días 25 y 26 de febrero el ITworldEdu, punto de encuentro entre mundo educativo, administración, empresas y sociedad, con gran éxito de asistencia.

La conferencia inaugural, a cargo de Roger Blamire (Horizon Project Panel), dejó un dato interesante: un 20 % de los niños europeos no usan nunca ordenadores

Blamire apostó por la creación de nuevas pedagogías que integren las TIC, una realidad ya imparable, y recordó que el cambio de modelo educativo no será tecnológico sino humano y ha de venir de profesores, políticos, etc.

Nuevas técnicas: 'flipped classroom', 'learning analytics'...

Durante la primera jornada, se celebraron cuatro meses redondas. En la primera, los ponentes hablaron de cuatro conceptos clave: flipped classroom, gamification, learning analytics y MOOCs. Javier Tourón (Universidad de Navarra) explicó que el primer concepto no es más que la educación personalizada de siempre pero que ahora la tecnología facilita un aprendizaje basado en la acción "para que la clase no sea, como ahora, inyectar un somnífero por vía auditiva".

Tourón apuntó también que "no hay que confundir la introducción de tecnologías en las aulas con que los alumnos se pasen la clase delante de una pantalla".

Inma Marín (Marinva) también realizó una inspiradora intervención sobre la "gamificación" o poder del juego para estimular actitudes, crear habilidades, lograr que los alumnos retengan una información y, sobre todo, conseguir que mantengan el esfuerzo durante más tiempo "porque sí, la educación requiere un esfuerzo, pero el educador ha de conseguir que el alumno lo viva como un reto", indicó.

A continuación, Jordi Adell fue una de las ponencias más aplaudidas al hablar de learning analytics, es decir, el big data aplicado a la educación, un método que capta y analiza datos para luego crear intervenciones que mejoren el aprendizaje.

Adell fue bastante crítico al respecto: "No estemos tan orgullosos. Hemos creado un modelo simplón de inputs-procesos-outputs que acaba con el juego y el disfrute, ya que el alumno sabe que está siendo evaluado en todo momento".

El profesor también matizó que existe una "gran diferencia entre medir y conocer" y a modo de ejemplo explicó que "no puedes dar de comer a los pollos si estás pesándolos constantemente".

La mesa terminó con la intervención de Albert Sangrà (eLearn Center, UOC), sobre cursos masivos online o MOOCs. Sangrà auguró que han llegado para quedarse pero no para sustituir al resto de métodos educativos, sino "como una herramienta más" que no está claro "si resuelve un problema educativo o económico".

Mucha tecnología y poco control

La segunda mesa fue un debate sobre contenidos digitales. Aitor Mensura (Digital-Text) instó a que los centros de enseñanza animen a docentes y familias a la innovación, ya que "los alumnos son cada vez más tecnodependientes pero no tienen apoyo para desarrollar el uso de la tecnología".

Mensura explicó el evidente cambio al que hacen frente los editores, que ya empiezan a desarrollar "material más flexible de contenido no cerrado, que se crea a medida de cada centro o profesor".

Le siguieron las conferencias de Félix Serano (Intef) que explicó el plan de cultura digital en las escuelas propuesto por el instituto de tecnologías educativas y Javier Pedregosa (Anele) quien habló de la adecuación de los contenidos digitales a los marcos legislativos y neutralidad política, religiosa, etc.

El plato fuerte de la mesa llegó con Boris Mir (Instituto-escuela Les Vinyes de Castellbisbal) quien criticó las tecnologías "de temporada" que están de moda cinco minutos pero no hacen avanzar, matizó que lo digital no son los contenidos sino los recursos y puso en duda que las TIC por ellas mismas fueran motivantes.

"Eso es cierto cuando son novedad. Pero no hablemos de enamoramiento, sino de matrimonio", sugirió entre risas y aplausos de los presentes. Durante las pausas entre ponencias, se celebraron múltiples talleres y presentaciones de varias marcas de los sectores editorial (Edebé, Vicens Vives Digital...), tecnológico (Epson, Casio, Microsoft...) y digital (Clickedu, Xtend, QualityEasy...).

Y tras la comida se celebró el tercer encuentro, sobre la gestión de la implantación de la tecnología en la escuela, que contó con la presencia de varios directores de centros de enseñanza, así como la cuarta mesa, dedicada a presentar experiencias positivas ya llevadas a cabo por alumnos con dispositivos móviles, robótica y programación y metodologías innovadoras a través de las TIC.

Un 50 % de las escuelas aún prohíbe la entrada de móviles

Como inauguración de la segunda jornada, el experto en educación Richard Gerver se convirtió en un auténtico que hizo un llamamiento a cambiar el modelo educativo para conseguir que todos los alumnos desarrollen su potencial y no sean una generación perdida.

Tras la ponencia, Eduard Martín, director de innovación del Ajuntament de Barcelona, habló de los proyectos que se llevan a cabo en la ciudad alrededor de las .

Y de nuevo, tres mesas redondas más: sobre la aplicación de las TIC en centros educativos de toda Europa, sobre el ecosistema tecnológico en la escuela y sobre las políticas de aprendizaje con el móvil.

En esta última, Jordi Vivancos, responsable de tecnologías para el aprendizaje de la Generalitat, preguntó cuántos profesores de los asistentes trabajaban en una escuela que prohibiera el móvil. El 50 % alzó la mano.

Los ponentes recordaron que, a pesar del recelo de las familias, el móvil puede ayudar si los profesores con buena competencia digital ayudan a hacer un uso adecuado de la tecnología.

Entre los pros más comentados, que la tecnología permite un proceso de aprendizaje realmente personalizado y nuevos usos inimaginables, y que los alumnos recibirán una guía sobre cómo y para qué usar la tecnología de la que ya disponen.

Entre los contras, que la educación personalizada topará con un actual sistema educativo grupal y que los alumnos pueden usar los dispositivos para "huir del estudio".

Conclusión: el cambio ha llegado y hay que acompañar al profesor

Como en cada edición, Miguel Àngel Prats (ITworldEdu) leyó una lista de conclusiones de la doble jornada.Destacó que contamos con un buen punto de partida: "un ámbito empresarial tecnológico muy activo y receptivo" y un "profesorado animoso, activo y con ganas de aprender y compartir".

Ahora falta "ofrecer educación digital a los educadores y acompañarles en el cambio" a un ritmo adecuado para cada centro, "escuchar más a alumnos y profesionales" y que las escuelas tengan "una cultura abierta a que las familias participen en las decisiones tecnoeducativas".

Aunque la clave, según Prats, estará en los equipos directivos que "deben tener un sueño, saber adónde van".

Por último, apuntó que el objetivo final es "propulsar la autonomía de los centros para que creen proyectos únicos y estables" y que el cambio se lleve a cabo "con responsabilidad de futuro para las nuevas generaciones. Hemos de conseguir que los alumnos sean autónomos y mejores que nosotros".

El acto de clausura llegó de la mano de Albert Forn (Mobile World Capital), Josep Maria Marquès (Economía, empresa y ocupación, Ajuntament de Barcelona) y Baptista Borrell (Edutech), quien informó de tres proyectos ya en marcha: un nuevo observatorio, el libro blanco de las TIC y la próxima edición del ITworlEdu que en 2016 podría convertirse en "un proyecto a exportar".