sábado, 17 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Josep Soler (EFPA): "MiFID II traerá un mercado más eficiente"

16 de octubre de 2015. 09:00h
  • Josep Soler (EFPA): "MiFID II traerá un mercado más eficiente"

Sobre la Directiva MiFID II, ¿cree que traerá mayor demanda de asesoramiento independiente?

Es más bien que se da una confluencia de factores que van a generar más asesoramiento, y seguramente más asesoramiento independiente. Uno de esos factores es la regulación, la propia MiFID, y todo lo que gira alrededor de hacer mercados financieros más eficientes y proteger algo más al inversor final. El segundo elemento es un aumento de la demanda muy lógico porque todavía en 2015 muchos ahorradores e inversores no cuentan con el asesoramiento adecuado. Y un tercer elemento es la necesidad de que las entidades financieras recuperen la confianza. Necesitamos un asesoramiento mejor, realizado por profesionales cualificados e independiente.

¿Es cierto que la Directiva puede derivar en demasiados costes?

Al principio la regulación tiene ese problema, pero al final la Directiva traerá un mercado más eficiente, donde será más complicado cometer fraudes y el asesoramiento llegue más al cliente final, y eso significará que a la larga los costes se pueden diluir. Si los profesionales que tienen que aplicar la Directiva no están cualificados, entonces sí que MiFID sólo significará más costes y ningún cambio positivo para el consumidor.

Y qué opina sobre ese miedo a que los asesores financieros más pequeños puedan desaparecer...

Siempre hay formas intermedias. Los asesores financieros individuales se suelen agrupar para compartir servicios, para que no sea tan gravosa la regulación. Si una empresa es ineficiente, entonces tendrá que desaparecer del mercado. Es una limpieza lógica. Para que los pequeños puedan subsistir hay posibilidades y el ejemplo de algunos países nos dice que funcionan.

¿Podría MiFID II llevar pareja alguna restricción a las inversiones?

Al final tiene que existir la libertad para decidir. Si una persona sabe qué riesgos asume, tiene que poder asumirlos. No habrá restricciones siempre que la persona sea consciente de los riesgos que lleva una inversión. Y la Directiva hará que una persona que no tiene la información adecuada no caiga en esos riesgos.

¿Los clientes estamos informados o desinformados?

A veces tienen información correcta sobre productos pero no tienen el consejo adecuado. Es muy importante la salud financiera de los ahorradores y se requiere un asesoramiento de calidad, realizado por profesionales cualificados. Y otro problema es que la gente tiene una cultura financiera muy baja. Si a eso le añadimos la falta de confianza en las entidades financieras, después de la crisis, todo se complica. La confianza del cliente solo se recuperará si se da un cambio en el sector, que pase de ventas a asesoramiento o del producto al cliente.

¿Tan baja es la cultura financiera española?

En cultura financiera, en España nos han dejado de la mano de Dios. Nadie se ha preocupado de que mejorara la alfabetización financiera de la población. Hace muy pocos años que se empieza a hablar de la importancia no sólo de cuidar la oferta, sino también la demanda.

¿Dónde recae la responsabilidad para conseguir un cambio?

Recae en mucha gente. Lo primero, recae en cada persona. Pero tenemos que enseñar a estas personas a que las finanzas no son sólo para un grupo de especuladores sino que nos afectan a todos nosotros. Aunque la capacidad de ahorro sea muy baja, esta capacidad se tiene que gestionar muy bien. Por lo tanto, debe existir una preocupación por las finanzas personales.

¿Cómo tiene que estar formado quien ofrezca esos consejos?

En la formación, el asesor financiero tiene unas cualidades importantes para la educación también del cliente. Y lo ha de realizar sin caer en conflictos de interés. El asesor tiene que ser cualificado y seguir un código ético. Como los médicos, los asesores financieros tendrían que firmar un juramento hipocrático. Parece muy obvio pero no lo es. El asesor puede ser un empleado en un banco, un agente financiero, una persona que trabaja en una sociedad de valores, o un agente de seguros que está suficientemente formado para asesorar. Puede ser cualquier persona que esté dispuesto a aconsejarte. Puede recomendarte un producto, pero tiene que ser transparente sobre el dinero que él gana si tú compras el producto. Cuando se transponga, MiFID II será tajante con estas cosas.

¿Cómo valora que la forma de ahorrar de los españoles esté tan basada en la vivienda?

Lo más importante no es empezar por decidir qué producto, sino tenemos que decidir qué tipo de ahorradores somos. Qué capacidad de ahorro tendremos en el futuro, si somos una persona que ahorramos con horizonte largo o corto... Si tenemos capacidad de asumir riesgos... Una vez lo sabemos, hay que ver cómo avanzar en el ahorro. Durante muchos años se ha puesto mucho dinero en ladrillo, pensando que era lo más seguro del mundo, y se ha visto que no es verdad. La vivienda es muy importante pero hay que tomar una decisión correcta sobre el alquiler o la venta, depende de nuestra situación. En España hemos cometido errores, tanto porque ha habido personas que han asumido mucho riesgo, como otras que han asumido poco riesgo.

¿Y se siguen asumiendo riesgos, al no ahorrar para el futuro?

En estos momentos hablar de que las pensiones públicas tal cual están planteadas son insostenibles, y de que habrá inevitablemente algunos ajustes, está mal visto, porque parece que al decir esto estás por la privatización de las pensiones o reducirlas. Y no es así. Tiene que llegar un momento en que podamos hablar abiertamente de ello, y reconocer que las pensiones públicas tienen un problema, fundamentalmente por motivos demográficos y más vale que nos preparemos un poco para el futuro.