jueves, 21 junio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Los grandes cambios desde la crisis financiera

07 de marzo de 2018. 09:00h
  • Los grandes cambios desde la crisis financiera

El comercio mundial ya no crece al mismo ritmo El comercio mundial ha cambiado completamente el ritmo desde la crisis en 2008. Antes de esa fecha, fluctuaba bastante ampliamente en torno a una tendencia estimada en 6,8% por año en términos de volumen, creando así una fuerte fuente de impulso en cada economía e impulsando el crecimiento económico, con una dinámica virtuosa general entre el comercio y la actividad económica. Pero desde 2011, el comercio mundial ha visto pocas fluctuaciones y la tendencia ahora es del 2,3%. El equilibrio mundial ha cambiado Si queremos tener una idea más clara del impulso mundial y las razones detrás del lento comercio mundial, es vital darse cuenta de que en los últimos diez años, los países desarrollados ya no han contribuido positivamente al crecimiento de la actividad industrial mundial, que es el corazón mismo del comercio mundial, pero Asia ha asumido este papel asombrosamente. Desaceleración en ganancias de productividad Desde el comienzo de la crisis y a pesar de la innovación en constante aumento, estamos observando una desaceleración en el aumento de la productividad en los países industrializados, con una clara desaceleración para Francia y todos los países del G7. Compartir el valor agregado se ha vuelto más ventajoso para las empresas El intercambio de valor agregado se ha desplazado hacia la ventaja de las empresas, particularmente desde la crisis financiera, y la ponderación de los salarios en el valor agregado ha disminuido en la mayoría de los países desarrollados. Esto también refleja y muestra un menor poder de negociación de los empleados y explica en parte la falta de inflación salarial. Esta situación se amplifica aún más con una menor participación sindical.  La deuda de los hogares sigue siendo alta La crisis financiera fue provocada por el aumento de la deuda de los hogares, especialmente en los préstamos hipotecarios. Cuando observamos la zona del euro, vemos que este tipo de deuda no ha disminuido realmente en los últimos diez años: al observar los datos del Banco de Francia, esta cifra aumentó considerablemente del 73% de los ingresos disponibles cuando se estableció la zona del euro, a 97,8% en 2010, mientras que en el tercer trimestre de 2017, la cifra se ubicó en 93%, ligeramente por debajo del máximo de 2010. Sin embargo, esta cifra no proporciona un fuerte apalancamiento para la deuda adicional, como fue el caso durante la primera parte de la década de 2000. Las ganancias de productividad son menores, por lo que no podemos esperar un fuerte crecimiento de los ingresos, y esta tendencia puede potencialmente impulsar el escenario de estancamiento secular. El equilibrio político global ya no es naturalmente cooperativo Antes de la crisis financiera, el equilibrio político se consideraba bastante cooperativo: cada país tenía un papel que desempeñar en el contexto mundial, y cada uno sentía que tenía algo que ganar con esta cooperación. El reciente cambio en el impulso económico en relación con la producción industrial cambió esta percepción. Los trabajadores con menores ingresos en los países desarrollados sintieron que los trabajadores en los países emergentes, donde el crecimiento ahora es mucho más sólido que en el mundo desarrollado, los estaban alcanzando.