lunes, 14 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Los ‘neobanks’, la banca para tus vacaciones de verano

08 de junio de 2018. 09:00h
  • Los ‘neobanks’, la banca para tus vacaciones de verano

Si creásemos un paseo de la fama del sector fintech, los neobanks ocuparían un lugar destacado. Aunque el nombre pueda despistar, se trata de compañías pioneras en el terreno tecnológico que ofrecen servicios financieros, ya sea con una licencia bancaria propia como cualquier banco de a pie (challenger banks) o apoyándose en otra entidad (neobanks). Compañías como Revolut, Monzo, Atom Bank, N26 o Raisin tuvieron un puesto de honor en el ranking FinTech 50 del pasado año, que selecciona las mejores fintech de Europa de entre un total de unas 1.500, y es probable que, además de revalidar su título este año la mayoría de ellas, se les unan el nombre de otros bancos de última generación. Ferratum Bank, Starling, Denizen, Orange Bank, Fidor Bank, bunq, Hello Bank son solo algunos de los neobancos y challenger banks que han sido llamados para revolucionar el sector de la banca. Y, de momento, la revolución parece encaminada. N26, banco radicado en Berlín que ya opera en 17 países, entre ellos España, acaba de anunciar que ha llegado al millón de clientes. El banco paneruopeo que aspira a ser uno de los líderes de la nueva generación bancaria tiene clientes de 174 nacionalidades distintas. Revolut, cuyo cuartel general está situado en el Reino Unido, tiene una base de clientes de 1,7 millones de clientes y crece a un ritmo de entre 6.000 y 8.000 clientes nuevos al día. Y tiene mucho que celebrar. Este año logró el estatus de unicornio, que en cristiano significa que se trata de una start-up que ha alcanzado un valor de más de mil millones de dólares durante su período de levantamiento de capital. Menos comisiones a la hora de viajar Pero ¿qué puede ofrecer esta nueva generación de bancos virtuales a los viajeros? Pues una de las cosas que más valoramos cuando nos atamos el hatillo al hombro y cruzamos la frontera: ahorro. Lo cierto es que la todopoderosa banca tradicional no ha sido nunca muy amiga de los viajeros debido a las tres comisiones que tienen que sufrir los clientes cuando salen de España. En primer lugar, se tiene que hacer frente a la comisión por usar un cajero foráneo. El cargo suele ser del 4 o 4,5 % con un mínimo de 3 o 3,5 euros, aunque en función del banco este cargo se puede disparar hasta el 5,5 % con un mínimo de 5,5 euros, tal y como se puede comprobar en la guía de cajeros automáticos ¿De dónde podemos sacar dinero gratis? del comparador bancario HelpMyCash.com. A este coste habría que sumarle la surcharge fee que puede cobrar el propietario del cajero, aunque este cargo es ajeno a nuestra entidad. En segundo lugar, está la comisión por cambio de divisa que puede ser del 3 % sobre el dinero convertido. La trinidad la cierra el tipo de cambio, que no suele ser favorable. Los neobancos son los nuevos aliados del verano. Y cada vez se habla más de ellos, sobre todo por la ausencia de comisiones. Su crecimiento es vertiginoso. N26, por ejemplo, registra un volumen de transacciones de un billón de euros al mes, es decir, 12 billones al año, “casi el producto interior bruto de Malta”, afirma la entidad online. Siguiendo con los bancos antes citados, la tarjeta de débito Mastercard de N26 no tiene cuotas anuales ni requiere vincularse. Para los viajeros, sus mayores ventajas son que permite sacar dinero cinco veces al mes gratis en cualquier cajero en euros y solo aplica una comisión del 1,7 % si se retira efectivo en otra moneda y que al pagar en comercios no cobra por el cambio de divisa. Además, el tipo de cambio que aplica es el de Mastercard, muy cercano al real. En el caso del inglés Revolut, los clientes pueden solicitar una tarjeta de débito sin costes y sin ataduras con la que podrán retirar 200 euros o libras (o el equivalente en otra moneda) gratis al mes en cualquier cajero y disfrutar de los tipos de cambio interbancarios. Pero hay más: el maltés Ferratum Bank deja sacar con su tarjeta de débito Mastercard cuatro veces cada mes en cualquier cajero y no cobra por el cambio de divisa, ya que permite abrir cuentas en distintas monedas por lo que a la hora de abonar las compras no hay ninguna conversión. La tarjeta, una vez más, es gratuita y no obliga al cliente a vincularse. ImaginBank, el banco ‘fintech’ español Más ejemplos de cómo los neo banks pueden ayudar a los viajeros. El español imaginBank, propiedad de CaixaBank, no cobra comisiones por las retiradas de efectivo que se realicen en una treintena de países de europeos, sin límite. Eso sí, sí aplica gastos si se saca dinero en un cajero ajeno a la UE, concretamente un 4,5 % con un mínimo de 4 euros, y también cobra por el cambio de divisas. La cuenta corriente de imaginBank y la tarjeta asociada son gratuitas y no exigen vincularse. El británico Monese también nos ayuda a ahorrar en los viajes. Ofrece a sus clientes seis retiradas en cajeros automáticos gratis al mes, el tipo de cambio interbancario y una comisión de solo el 0,5 % sobre el valor de la transacción cuando se opere en otra divisa. Eso sí, estas ventajas están reservadas para los clientes plus, que deben abonar una cuota mensual de 4,95 libras, una tarifa que incluye una cuenta corriente y una tarjeta gratuitas. Cambiemos de país y vayamos a los Países Bajos. El banco neerlandés bunq ofrece un pack que incluye tres tarjetas de débito, ni más ni menos que 25 cuentas bancarias, cada una con su IBAN, y, lo que más interesa a los viajeros, 10 retiradas de efectivo al mes gratis. El tipo de cambio que aplica es el de Mastercard, pero si se realiza una operación con una moneda distinta al euro (pago de compras o extracciones de efectivo), se carga una comisión del 1,5 %. El paquete, eso sí, no es gratis, tiene un coste de 7,99 euros mensuales.