nombre-propio

Inversión sostenible de éxito

Bert Flossbach, cofundador y gestor de Flossbach von Storch

19 DE noviembre DE 2019. 14:26H Bert Flossbach

A pesar de que las estimaciones no son exactas, calcular el potencial de crecimiento a largo plazo de la economía global es importante para nuestros análisis, valoración y selección de empresas.

Después de un detallado análisis de las fortalezas y debilidades de una empresa, utilizamos tres escenarios para determinar las expectativas más plausibles de ingresos, beneficios y flujo de caja en cinco años. Se hace una hipótesis de valoración realista para cada escenario, basada en los actuales tipos de interés global sin riesgo del 0,5% (promedio de los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. y del gobierno alemán) y una prima de riesgo adecuada. Dado el muy bajo nivel de tipos de interés y el riesgo latente para la economía global, se requiere una prima de riesgo relativamente superior que, naturalmente, varía de una empresa a otra.

Es importante que las empresas tengan ventajas competitivas reflejadas generalmente en los correspondientes altos márgenes de beneficio. Esta ventaja debe ser sostenible, es decir, la empresa contar con una defensa económica que la proteja contra los competidores actuales y nuevos competidores, así como los sustitutos.

Mayor ventaja competitiva, mayor valor

Cuanto mayor sea la ventaja competitiva de una empresa, y mayor sea su defensa económica, mayor será su potencial de creación de valor. Si las condiciones se alteran, por ejemplo, debido a un cambio en la demanda de los clientes o en los costes de producción resultantes del debate climático, también deben revisarse los efectos sobre el modelo de negocio, la ventaja competitiva y la defensa económica. Por lo tanto, la rentabilidad sostenible también incluye la sostenibilidad ambiental y social, ya que, si una empresa se queda atrás en alguna de estas áreas, existe el riesgo de que su posición competitiva y rentabilidad también puedan sufrir. Los productores de carbón y petróleo se ven amenazados por el cambio climático debido a los efectos en la atmósfera, y los bancos se ven amenazados por los efectos del entorno de los tipos de interés y la posible irrupción por parte de las conocidas fintech, que están atacando el modelo de negocio bancario tradicional de varias maneras. 

Sin embargo, la discusión sobre el clima y el medio ambiente también ofrece oportunidades, por ejemplo, para las empresas cuyos productos mejoran la eficiencia energética, ayudando así a sus clientes a alcanzar los objetivos de CO2 o reducir los costes. Los fabricantes de bienes de consumo pueden aumentar las ventas potenciales y mejorar su imagen ofreciendo productos alternativos para reducir el consumo de carne o aumentar sus tasas de reciclaje. Recientemente abordamos estos temas en conversaciones con líderes empresariales y aportamos medidas concretas para la implementación y la mejora de la comunicación. 

Desgraciadamente, en general, la importancia de los criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG) está muy subestimada porque es menos pegadizo que las emisiones de CO2 y menos amenazante que el cambio climático. Las infracciones relacionadas con el G en ESG (gobierno corporativo) pueden incluso encontrarse en los periódicos sensacionalistas, porque, los estilos de vida extravagantes, los salarios desorbitados, pagos de pensiones y, en algunos casos, incluso las penas de cárcel a los directivos despiertan el interés de numerosos sectores de la población. 

El gobierno corporativo tiene como objetivo alinear los intereses de los directivos y las partes interesadas (especialmente los propietarios). Además de la competencia profesional, los directivos también deben tener un alto nivel de integridad. Sus actividades deben estar orientadas a lograr un éxito sostenible para la empresa, no a optimizar sus propios intereses personales. Deberían ser capaces de resistir las demandas de los mercados de capitales, en particular el enfoque servil en los objetivos trimestrales a corto plazo. Sin embargo, esta conexión rara vez es visible a primera vista, porque un buen gobierno corporativo no es tan fácil de medir como la huella de CO2 de una empresa.

Importancia del factor "G"

Además, cuando el factor G es positivo, generalmente significa que el factor S (social) también lo es. La responsabilidad social y las buenas condiciones de trabajo mejoran la imagen de una empresa y la ayudan a reclutar a los mejores empleados, lo que a su vez contribuye al éxito de la empresa a largo plazo.

Sin embargo, un modelo de negocio sostenible sigue siendo el factor más importante. Invertir sólo para ayudar al medio ambiente a menudo conduce a una pérdida total, como lo demuestra el destino de muchas compañías de energía solar y eólica. En última instancia, las empresas sólo pueden hacer algo bueno para el medio ambiente y para la sociedad si se gestionan de manera rentable y tienen suficiente dinero para la investigación y el desarrollo y las inversiones futuras.

Esto nos lleva a un círculo completo en la búsqueda de empresas e inversiones exitosas. La economía y el medio ambiente no son contradictorios, los dos son mutuamente dependientes. 

Retos por los tipos cero

Dado el continuo permafrost (suelo helado) en los tipos de interés, los inversores con largos horizontes de inversión deberían reconsiderar sus estrategias. Esto afecta especialmente a los jóvenes, que no pueden hacer inversiones seguras para asegurarse el futuro debido al entorno de tipos de interés cero. La situación también se está volviendo crítica para las compañías de seguros de vida y los fondos de pensiones, que tradicionalmente han invertido una gran parte de su capital en bonos. Buscan cada vez más soluciones en préstamos inmobiliarios (préstamos garantizados) y préstamos de agrupación de bonos de este tipo que se consideran líquidos, seguros y rentables. Ahora se está desplegando toda una "industria del embalaje" que se beneficia del hecho de que las regulaciones requieren que sus clientes inviertan la mayor parte de su capital en bonos seguros o bonos calificados como seguros.

Los inversores privados se sienten tentados con increíbles rendimientos de proveedores de Internet o fondos closed-end que prometen altos rendimientos en las inversiones en contenedores, barcos o infraestructuras, cada vez más frecuentemente adornados con un sello verde para abordar también la concienciación sobre el medio ambiente.

Por otro lado, muchos inversores rechazan la única clase de activos que combina altos ingresos corrientes, liquidez y crecimiento de capital a largo plazo. Si bien las compañías de seguros de vida todavía pueden basar esta abstinencia en los requisitos reglamentarios, esto no se aplica a los inversores privados, fundaciones y fondos de pensiones. Los inversores con largos horizontes de inversión que quieren crear o ampliar sus carteras y protegerlas contra la inflación, o aquellos que necesitan financiar proyectos de fundaciones u obligaciones de pago a largo plazo, no tienen más remedio que invertir una parte significativa de su capital en renta variable. Las fluctuaciones de precios asociadas a tales inversiones pueden ser poco agradecidas a corto plazo, pero son el mal menor en comparación con la pérdida garantizada (real) en la mayoría de las otras inversiones.

Las acciones de las empresas que ofrecen una calidad superior a la media y son relativamente seguras, en este caso, el aumento de los flujos de efectivo obtendrá una rentabilidad total significativamente mayor (rendimiento del precio más dividendos) durante un período de 5 a 10 años que cualquier otra forma de inversión líquida. Esto puede sonar poco atractivo dados los rendimientos extremadamente bajos de los bonos y el efectivo, pero muchos inversores todavía no lo han tomado en serio.


Groupama AM: "La mentalidad de largo plazo y la selección de compañías son clave"