inversion

5 criterios para invertir con éxito en acciones: una mirada de presente y futuro

Desde Credit Suisse destacan los consejos a tener en cuenta a la hora de apostar por la renta variable en un contexto tan inestable y convulso

20 DE septiembre DE 2022. 08:47H Alejandra Gómez

En un momento de mercado delicado, convulso, cambiante y complejo, es complicado acertar a qué valores dirigirnos para acertar el tiro. Como se diría coloquialmente, hay que hilar fino. 

A este respecto, desde Credit Suisse Asset Management han elaborado un comentario con recomendaciones para apostar por las acciones ganadoras de este contexto, lo que han llamado concretamente, “las acciones ganadoras del futuro”.

El problema de las ventas de acciones por pánico

“La venta de acciones es una reacción común y muy humana durante estas fases. Sin embargo, tales reacciones de pánico no siempre son útiles”, indica Angus Muirhead, responsable de renta variable de la entidad, que aclara que estas reacciones suelen llegar demasiado tarde, cuando el mercado ha caído y las noticias negativas ya se reflejan en precio. 

La alternativa a ello es, según el experto de Credit Suisse, es "mantener la cabeza fría, empezar a mirar hacia adelante y considerar la posibilidad de invertir en el futuro”. 

“En nuestra opinión, los inversores deberían buscar temáticas de inversión con visión de futuro respaldadas por potentes factores de crecimiento a largo plazo capaces de configurar el mundo y la sociedad en las próximas décadas. Un enfoque de cartera equilibrado y bien diversificado puede ayudar a suavizar las turbulencias del mercado y proporcionar a los inversores rendimientos ajustados al riesgo a largo plazo”, matiza. 

Consejos para acertar en la renta variable con la mirada puesta en el futuro

El primero de los tips que nos aporta Muirhead es la necesidad de invertir en acciones a largo plazo. 

“Predecir los movimientos y la confianza del mercado a corto plazo con cierta coherencia es extremadamente difícil. Muchos lo intentan y, aunque algunos tienen suerte, la mayoría fallan. En general, invertir a largo plazo resulta más sencillo”, indica y explica: “A largo plazo, los mercados de valores han tenido una tendencia al alza, intercalada con alguna que otra fuerte corrección a la baja y algunos períodos más prolongados de caídas”.

El siguiente de sus consejos es identificar aquellos sectores o actores ganadores de los próximos diez años, algo que se retroalimenta con la idea de mirar al largo plazo para acertar. 

Para el experto, la gestión de fondos activa es la que apostaría por esta idea de mirar hacia el futuro. Estos, aclara, “en lugar de invertir en empresas que ya han ganado —los grandes valores del índice de referencia—, los gestores de fondos pueden recurrir a sus conocimientos para identificar a los ganadores de los próximos 10 años”. 

“A menudo se trata de empresas todavía pequeñas que no se incluyen en ningún índice importante. Más bien, tienden a ser compañías que ni siquiera han aparecido en el radar de la mayoría de las personas. Dicho esto, y dada la incertidumbre actual del mercado, la mayoría de las acciones han bajado. Lo han hecho las acciones sobrevaloradas, pero también las de algunas compañías pequeñas muy prometedoras y de alta calidad. Muchas de estas empresas cotizan ahora a valoraciones atractivas, por lo que es una oportunidad muy interesante para los inversores experimentados con un horizonte de inversión a largo plazo”, insiste. 

El tercero de los puntos a tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a la renta variable es la necesidad de tener en cuenta cada vez más los criterios de sostenibilidad o ESG, que serán cada vez más relevantes.

“Cuando las economías se ralentizan y nuestra seguridad se ve amenazada, las prioridades pueden cambiar y algunas personas podrían ver la sostenibilidad como un lujo. Sin embargo, la mayor parte de la población está convencida de que la forma en que hemos actuado durante los últimos 50 años no es sostenible. A medida que los consumidores y los inversores comienzan a exigir un enfoque diferente y los órganos reguladores empiezan a aplicar nuevas reglas, las cuestiones ESG se vuelven cada vez más relevantes”, explica. 

Y adjunta que debido a que el clima extremo de los últimos años es una señal inequívoca para todos de que tenemos que cambiar nuestro modo de vida e invertir en empresas que ofrezcan soluciones para mitigar el cambio climático y otros temas ESG. 

“De aquí a 2030, la inversión en soluciones climáticas que se estima necesaria para alcanzar el objetivo de 1,5 °C se multiplicará por siete, según la Climate Policy Initiative”, añade.

Climate Policy Initiative inversión ESG

Fuente: Climate Policy Initiative

También debemos tener muy en cuenta los sectores de la tecnología y la innovación, a su juicio y como cuarto tip. 

“La automatización, la robótica y la inteligencia artificial pueden hacer que diversos aspectos de nuestro día a día generen menos residuos y requieran menos recursos, además de mejorar nuestra calidad de vida. En sectores como la sanidad, la tecnología puede permitir el diagnóstico de enfermedades en etapas más tempranas y facilitar tratamientos novedosos en muy poco tiempo”, destaca el experto y añade que la tecnología ARNm utilizada para las vacunas contra la COVID-19 es un ejemplo reciente. 

“Para sectores como la educación, la tecnología tiene el potencial de dar un mayor acceso a una educación de calidad a un amplio espectro de personas a escala mundial. Por tanto, la tecnología puede ayudar a mejorar la dimensión social de los criterios ESG. Sin embargo, aunque la tecnología hace que la vida sea más cómoda, también nos expone a riesgos de seguridad que antes no existían”, destaca Muirhead. 

El último de los puntos a tener en cuenta es buscar exposición pura a temáticas de inversión. 

“Al invertir en temáticas a largo plazo, como el impacto ambiental, la robótica y la automatización, la salud digital, la tecnología educativa o la seguridad, es importante encontrar una estrategia que proporcione un alto nivel de exposición a la temática seleccionada. Este es un concepto conocido como «pureza»”, informa, a la par que puntualiza: “Consideramos que puede ser sensato adoptar un enfoque pure play en el que las empresas participadas obtengan al menos el 50% de los ingresos a partir del tema en cuestión. Esto también suele dar lugar a un mayor enfoque en las empresas más pequeñas, que pueden resultar ser las ganadoras del futuro”, puntualizan desde Credit Suisse. 

Artículos relacionados

Los inversores internacionales reducen su exposición en las acciones españolas
Las 5 acciones europeas más alcistas de 2022: subidas de hasta el 70%
Las acciones más buscadas del mundo
3 acciones clave que el sector financiero debería emprender para mitigar el cambio climático
ASUFIN: “El problema, es que bajo el paraguas de fondos ESG, hay productos de todo tipo"
Los inversores minoristas españoles se decantan por la innovación digital y social
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"