martes, 13 noviembre 2018
ZONA PREMIUM
Inversión

6 de cada 10 millenials invierten teniendo en cuenta los criterios ESG

Según datos revelados en la encuesta global Investment Survey realizada por la gestora de fondos de inversión Legg Mason, la transparencia, los costes y los criterios ESG son fundamentales en la toma de decisiones de inversión.

06 de noviembre de 2018. 11:55h Patricia Malagón
  • Image

La gestora de fondos de inversión Legg Mason ha presentado los resultados de la encuesta global Investment Survey 2018 de la mano de Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal. Este estudio sirve para analizar las tendencias de inversión de diferentes inversores por países y a nivel global. En el conjunto global, los inversores han aumentado su asignación a la renta variable un 6% con respecto a 2017 y supone en 24% en la cartera.

De cara a los próximos doce meses, los inversores consideran que los activos con mejores perspectivas son los inmobiliarios, la renta variable nacional y la renta variable internacional. Por regiones, señalan a Estados Unidos como el país con mayores oportunidades de inversión, con un aumento del 4% respecto a 2018. En segundo lugar, se queda China, que también ha aumentado un 4% y Europa, donde curiosamente ha crecido la opinión positiva sobre su mercado un 5%. A nivel global también cabe señalar que la mayor preocupación de los inversores es la inestabilidad económica, seguido de las guerras comerciales y de la inestabilidad política.

En España

A nivel nacional, se observan importantes y curiosas tendencias por generaciones. Los millenials apuestan por la inversión en bienes inmuebles – no se incluyen ni la primera vivienda ni la vacacional – en mayor porcentaje que la generación X y la de los baby boomers. En total, un 11% de la cartera de los inversores jóvenes – hasta los 37 años – está destinada a la inversión en ladrillo, bien directamente o bien a través de fondos de real state. Es un 2% que las dos generaciones más adultas. Por su parte, los baby boomers – aquellos que ya tienen más de 50 años – apuestan fuertemente por la renta variable, de hecho, un 25% de su cartera está invertida en acciones. Este porcentaje es del 19% en las carteras de los millenials y del 21% en la de los de la generación X.

Lo que más llama la atención, tal y como destaca Javier Mallo es la diversificación de las carteras, “puede deberse a que cada vez más en todas las generaciones, pero especialmente entre los millenials, se apuesta por los servicios de un asesor financiero. Al contar con la ayuda de un experto, se diversifica más”.

Otra de las conclusiones más destacadas de esta encuesta de Legg Mason es la importancia que está cobrando la inversión en ESG o socialmente responsable. 6 de cada 10 millenials invierten con criterios ESG, frente a los 4 de cada 10 de la generación X y a los 3 de cada 10 de los baby boomers. Es decir, los más jóvenes tienen una mayor concienciación e invierten teniendo en cuenta criterios medioambientales, sociales y de gobernanza corporativa. Pero, además, las carteras de los millenials, que tienen más en cuenta estos criterios, son a su vez las que cuentan con más rentabilidad. La tasa de rentabilidad media de las carteras de los jóvenes inversores es del 5,8%, frente al 4,9% de la generación X y del 4,6% de los baby boomers. Un dato más que demuestra los buenos resultados de la inversión ESG.

A la hora de invertir, las tres generaciones tienen muy en cuenta dos criterios: los costes derivados de las comisiones y que el retorno previsto cumpla los objetivos de inversión. Además, tanto los millenials como los de la generación X dan cada vez mayor importancia a los servicios de un asesor financiero.

Tal y como ha explicado Javier Mallo, “cada vez hay más información y más transparencia”. Esto deriva en que ese exceso de información haga que los más jóvenes “prefieran contar con los servicios de un asesor”. El porqué de este fenómeno se puede deber a “lo visto en generaciones pasadas. Es probable que los jóvenes tengan experiencias cercanas con la crisis o vistas en su propia familia y por eso se dejen aconsejar y estén más abiertos a contar con la ayuda de expertos”. Lo cierto es que, puesto sobre el papel, las carteras de aquellos que han contado con los servicios de asesoría de un profesional obtienen de media , según los resultados del estudio, un 0,64% superior a la que obtuvieron los inversores sin asesorar en inversiones/clases de activo que generan rentas periódicas “Un 0,64% puede ser mucho anualmente para un millenial. Desde que empieza a invertir hasta que se jubile va a contar con una diferencia sustancial”.