jueves, 18 julio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

¿Afectará la incertidumbre electoral a los diferenciales de los bonos españoles?

Los españoles estamos llamados este próximo domingo a las urnas por tercera vez en tres años y medio. Lejos de vislumbrarse mayorías absolutas, el mercado cuenta con que lo más probable será un gobierno de coalición. ¿Cómo puede afectar esto a los bonos españoles y a la prima de riesgo?

26 de abril de 2019. 12:00h Rocío Arviza
  • Image

Los analistas coinciden en destacar que la incertidumbre política podría desestabilizar de forma temporal los diferenciales de los bonos españoles. Paul Brain, responsable de renta fija en Newton, que forma parte de BNY Mellon, recuerda que “cualquier coalición genera incertidumbre entre los inversores hasta que se aclare qué partidos están dispuestos a formar una alianza”. Y Javier Martín, de Ursus 3-Capital, insiste en esa misma percepción. “Los mercados adoran los gobiernos que pasan desapercibidos y se limitan a resolver problemas del día a día de ciudadanos y empresas”. “Lo que aterra a los capitales financieros son los gobiernos que por las políticas que apliquen, paralicen las inversiones empresariales, frenen el consumo y espanten los capitales a otras jurisdicciones”, subraya.

Implicaciones en el mercado de bonos

Desde la gestora Newton señalan que las implicaciones para el mercado de bonos podrían derivarse de “la tendencia de los partidos populistas a prometer políticas fiscales expansivas que suelen implicar mayores déficits presupuestarios”. Destacan que el continuo aumento del número de partidos se está traduciendo en gobiernos de coalición con escasa capacidad para acometer reformas significativas y que este no es solo un problema de España. “Las elecciones generales italianas del año pasado o el cambio de rumbo del presidente francés Emmanuel Macron con respecto a la política monetaria del BCE son dos ejemplos de las posibles repercusiones para los inversores en renta fija”, subraya Paul Brain.

Javier Martín espera ventas fuertes no solo en bonos españoles sino también en acciones tras las elecciones si dan lugar a “la formación de un Gobierno en el que populismos y/o nacionalismos sumen para la mayoría absoluta. La prima de riesgo fácilmente superará la de Italia, llegando el bono a 10 años a niveles del 3%”. Pero, a renglón seguido, recuerda que “el Banco Central Europeo se empleará a fondo comprando bonos que de otra manera caerían de precio enormemente”.

Y pasado un eventual impacto inicial, el responsable de renta fija de Newton, asegura que “España no debería verse muy penalizada por los inversores en bonos por cualquier concesión presupuestaria o por la incertidumbre poselectoral, teniendo en cuenta que hay otros países que también desean flexibilizar su política fiscal”.

En este punto, destaca que el entorno económico subyacente sigue siendo robusto en España, “lo que debería respaldar los diferenciales de los bonos y contribuir a su estabilización en cuanto pasen las elecciones y el país cuente con un gobierno de coalición”.

La clave, reducir la deuda pública

España necesita escapar del actual impasse político para abordar las vulnerabilidades relevantes para su rating, asegura Alvise Lennkh, analista de Scope Ratings. “La cuestión crucial es si de estos comicios saldrá la mayoría gobernante necesaria para implementar reformas que reduzcan la carga de la deuda pública del país, reformen el mercado laboral y mejoren la productividad”.

Y desde Ethenea, su gestor, Guido Barthels, recuerda que el mercado parece celebrar que se lleven a cabo elecciones porque “los CDS –coste de asegurar los bonos españoles- han descendido desde el 15 de febrero”, día del anuncio de convocatoria. Destaca que “después de que la prima de riesgo se disparara la pasada primavera como consecuencia del caos que se vivía en Cataluña, el mercado percibe las nuevas elecciones como algo positivo. “La inestabilidad de un gobierno minoritario es peor que la posibilidad de obtener una mayoría estable, incluso con el riesgo de un fortalecimiento de los populistas”, subraya.

A partir del lunes comprobaremos cuál es la reacción en los mercados ante el panorama que dejen las urnas.