inversion

¿Aprovechar la desglobalización para invertir?

El cambio desde una tendencia globalizadora hacia la localización o regionalización crea oportunidades en determinados mercados y pone el acento sobre compañías de pequeña y mediana capitalización. Muchos expertos sitúan esta realidad como una tendencia de la que se puede sacar partido desde el punto de vista inversor.

07 DE febrero DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

5d7207df5c60eb639360616494fb3bbd.jpg

La rebaja de obstáculos comerciales y de aranceles entre las diferentes economías mundiales ha estimulado el crecimiento del comercio internacional en las últimas décadas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, se observa una propensión hacia las tensiones comerciales globales. La decidida campaña del “América First” del presidente Donald Trump (que se ha convertido en una guerra comercial entre EE.UU. y varios socios de calado) o el proceso de Brexit protagonizado por el Reino Unido tras 47 años en la UE son claros ejemplos que ponen en cuestión la “continua integración de la economía mundial y dejan entrever la posibilidad de que nos hallemos en la antesala de un proceso de desglobalización”, explican los expertos de MFS Investment Management al analizar los temas clave de 2020 y su repercusión en el ámbito de la inversión. ¿Aprovechar este movimiento es una oportunidad desde el punto de vista inversor?

Oportunidades en tendencias globales

La idea de pescar en la tendencia hacia la desglobalización es uno de los 10 temas clave de inversión para este año para BNP Paribas Wealth Management. Se muestran convencidos de que esta pauta está creando oportunidades en mercados regionales y locales. Y para su directora de inversiones, Silvia García-Castaño, Taiwán, Corea del Sur y el sudeste asiático en general van a ser grandes ganadores. “Muchos de estos países están tomando medidas para repatriar inversiones. El caso de Taiwán es clarísimo. Tienen un plan desde hace dos años y han repatriado más de 100 empresas de vuelta. Tailandia, por ejemplo, ofrece a las empresas que se vuelvan desde China un recorte de sus impuestos del 50% e India ya ha hecho algunas cuestiones a nivel fiscal”, subraya. ¿Cómo jugar entonces esta idea de inversión?

Existen varias maneras. Seleccionar compañías o comprar fondos de renta variable expuestos al sudeste asiático son dos propuestas de BNP Paribas Wealth Management, desde donde también sitúan otros riesgos de corte político que se pueden convertir en oportunidades; el más claro, el Brexit. “Damos bastantes posibilidades a que el Brexit ordenado sea lo más probable y pensamos que la bolsa inglesa puede ser una oportunidad en estos momentos porque se ha quedado atrás, cotiza con un descuento muy importante respecto a la media histórica”, señala García-Castaño. De este modo, menciona el atractivo de las compañías domésticas de Reino Unido, de los REITs o de la libra, pensando en el medio plazo. Una idea que comparte Sasha Evers, director general de BNY Mellon para España. “En general, las empresas domésticas de Reino Unido están con valoraciones atractivas porque han sido muy castigadas por el tema del Brexit”. Y el hecho de que sea un mercado que cotiza con descuento es un factor que también convence a Domingo Barroso, responsable de ventas de Fidelity International para España y Portugal, quien también subraya que “tiene una economía muy exportadora a la que le viene bien una coyuntura de eventual desbloqueo de las tensiones entre China y EE.UU.”.

Por su parte, José María Luna, socio de Luna-Sevilla Asesores Patrimoniales, destaca que si el Brexit se lleva a cabo sin problemas, “Reino Unido lo puede hacer bien, podría haber cierta apreciación de la libra y un comportamiento importante de la bolsa británica”.

Posibles riesgos

El gran riesgo a la inversión acorde con la temática de la desglobalización sería que se frenen estas tensiones mundiales que se observan y se vuelva a la globalización, algo que no parece probable ni por parte del Reino Unido ni de EE.UU. Todo lo contrario, por lo que desde MFS Investment Management destacan que “el declive de la globalización podría tener amplias repercusiones en los países que dependen enormemente de las exportaciones, como Alemania y Japón. Las empresas tendrán que abordar esta dinámica rápidamente cambiante cuando programen sus gastos, perfeccionen sus cadenas de suministro y sopesen la posibilidad de apostar por nuevos mercados”.

En todo caso, desde BNP Paribas Wealth Management subrayan que la desglobalización también implica mayores incertidumbres políticas y geopolíticas, que podrían provocar volatilidad en el mercado. De ahí que el consejo pase también por proteger carteras con activos refugio como el oro, el yen o el dólar de manera táctica porque puede jugar más a favor o más en contra dependiendo de por dónde venga esa eventual volatilidad. “Cuando los riesgos son muy globales el dólar cobra sentido en una cartera de inversión”, concluye García-Castaño.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”