inversion

Así puede revolucionar blockchain la industria de la gestión de activos

La industria de la gestión de activos está en un proceso de transformación para innovar en la parte de la infraestructura y de los procesamientos de información. Ahí es donde entra en juego la tecnología blockchain como principal solución. Aunque, los retos por delante, y las oportunidades, son muchos.

28 DE junio DE 2022. 08:00H Patricia Malagón

Así puede revolucionar blockchain la industria de la gestión de activos

En los últimos 100 años la tecnología ha transformado la industria de la gestión de activos de una manera asombrosa. Ahora, se pueden comprar acciones de casi cualquier parte del mundo gracias a internet, se pueden hacer suscripciones a un sinfín de fondos de inversión diferentes, invertir en ETFs, futuros, materias primas y un largo etcétera de activos casi sin salir de casa. Pero, en muchos de estos procesos, los registros que están por detrás – y que ni inversores ni asesores ven – siguen siendo muy rudimentarios. De hecho, tal y como asegura Blythe Masters, exejecutiva británica de JPMorgan Chase, donde fue reconocida ampliamente como la creadora del swap de incumplimiento crediticio como instrumento financiero, “tengamos en cuenta que las infraestructuras de los servicios financieros llevan décadas sin evolucionar. Ha evolucionado la fachada, pero no lo que hay detrás”.

Según recuerda la experta, el proceso de liquidar transacciones financieras sigue tardando días e incluso semanas en función del volumen. Por su parte, Bob Greifeld, director ejecutivo de Nasdaq, señaló a la tecnología blockchain como la solución a este problema. “Creo firmemente en la capacidad que tiene la tecnología blockchain de producir un cambio fundamental en la infraestructura de la industria de los servicios financieros”. Es más, desde hace más de cinco años, el Nasdaq ya aplica esta tecnología en la plataforma de mercados privados, llamada Nasdaq Linq.

La importancia de la tecnología blockchain para la gestión de activos reside, principalmente, en dos factores: la velocidad y el coste. Sería un proceso mucho más rápido, que tardaría segundos o minutos, y con un coste muy inferior. Por ejemplificar lo que supone para el sistema financiero en general, y también para las compras de activos, una transferencia de 1.000 millones de dólares en Bitcoin, además de procesarse en unos 10 minutos, tiene un coste de 1,75 dólares de comisión. Esa misma transferencia en el sistema bancario tradicional tarda varios días y tendría un coste de entre 10 y 30 millones de dólares (1 o 3% de comisión). Esto se debe a la tecnología que está detrás, blockchain. Así, lo que interesa a los principales actores financieros es el uso de la tecnología que está detrás por el ahorro de los costes y la velocidad de procesamiento.

¿Por qué es más rápido y barato?

La parte técnica de blockchain es complicada de resumir. Pero, su finalidad es la eliminación de los intermediarios. Así, en una transferencia o en una orden de compra de un activo, se requiere que esto sea verificado por el banco, el organismo regulador de ese mercado y hasta los propios bancos centrales. Con blockchain, esa operación queda registrada en esa gran base de datos abierta y es verificada por los nodos, que generalmente son ordenadores. Se sustituye el proceso de verificación para agilizarlo y procesarlo. Por eso, se abaratan los costes y el tiempo.

“Blockchain puede cambiar la industria de la gestión de activos, ya que permite almacenar de forma confiable la información relacionada, garantizando que los datos almacenados van a ser notarizados de forma permanente y que cualquier cambio o modificación de la información va a quedar registrada de forma permanente e inmutable, lo que aumenta la confianza y elimina la opción de cualquier tipo de manipulación”, explica Christian Delgado von Eitzen, director del título 'Experto Universitario en Desarrollo Blockchain: tecnologías y aplicaciones' de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). Es más, la mejor prueba de ello es que el propio Foro Económico Mundial afirma en un informe que se espera que, en el año 2027, el 10% del PIB mundial esté almacenado en sistemas basados en blockchain.

Blockchain, junto con la tecnología de los smart contracts, permiten automatizar procesos y, por tanto, mejorar la eficiencia y costes de las operaciones, manteniendo en todo momento la confianza en que la información queda notarizada como se comentaba antes. “Por supuesto que la compra de un activo, acción, futuro, etc. podría ser ejecutada a través de una plataforma basada en blockchain, si bien ahora mismo todavía el marco legal está en desarrollo ya que algunos mercados (como el financiero, por ejemplo) están fuertemente regulados”, añade Delgado.

Sin embargo, tal y como cuenta el profesor, existen mercados financieros alternativos que utilizan ya (realmente desde el año 2018) la tecnología blockchain y los smart contract para crear las DeFi o finanzas descentralizadas, en las que se pueden no solo invertir, sino también pedir préstamos, generar seguros, derivados, etc.  y más, obteniendo intereses y beneficios sin que haya un tercero de confianza (como un banco) de manera exclusiva de personas a personas. “Es un mundo nuevo de finanzas en desarrollo”, concluye.

¿Qué están haciendo los principales actores del mundo financiero?

Puede parecer que los bancos son reacios a la implementación de blockchain pero, no es del todo así. En el año 2015 los nueve mayores bancos de todo el mundo – Barclays, JP Morgan, Credit Suisse, Goldman Sachs, State Street, UBS, Royal Bank of Scotland, BBVA y Commonwealth Bank of Australia – anunciaron un plan para colaborar en la creación de modelos comunes de tecnología blockchain. Poco a poco se han ido uniendo bancos a este desarrollo y, a día de hoy, ya hay decenas de ellos trabajando en estos modelos. 

El progreso y la investigación en blockchain no ha parado. Es más, a finales de 2015 Goldamn Sachs registró una patente para emplear métodos de liquidación de valores en mercados financieros usando esta tecnología. 

“Múltiples empresas del sector financiero que están analizando y usando ya alguna tecnología blockchain en distintos casos de uso y empresas de otros sectores muy diferentes que lo aplican al control de la cadena de suministro, energía, educación, identidad digital, ciberseguridad, etc. Eso cierto que algunos negocios que intermedian pueden verse afectados y cuya existencia pueda ser cuestionada, pero, por el contrario, otros pueden verse potenciados o incluso creados gracias a la tecnología”, agrega Christian Delgado von Eitzen.

En definitiva, el hecho de poder reducir o compartir infraestructuras financieras con garantías puede repercutir en la reducción de costes que podrían trasladarse a los gastos generados siempre que el marco regulatorio lo permita (hablando de finanzas "clásicas"). Pero, también influye la propia seguridad que aporta la red para este tipo de transacciones. “Una de las principales características de la tecnología de cadena de bloques (blockchain) es que fomenta la confianza entre las partes que están llevando a cabo una transacción. Cada vez más operaciones se realizan en línea, por lo que la confianza se ha convertido en un aspecto crítico de cualquier transacción y blockchain ayuda a solventar este problema. La seguridad está muy de actualidad, y con razón, así que si pensamos, por ejemplo, que la red de bitcoin nunca ha sufrido un ataque informático, esto sirve para reconfirmar el nivel de seguridad que aporta la tecnología blockchain”, señala Jonathan Piskorowski que es gestor del BNY Mellon Blockchain Innovation Fund.

¿La transparencia puede ser un problema?

Blockchain tiene, por definición, la característica de ser un sistema público en el que todas las transacciones quedan registradas y no pueden ser modificadas. Aunque, eso sí, se mantiene el anonimato. Sin embargo, para Wall Street esto puede suponer un problema, según comenta Austin Hill, CEO de BlockStream. “A la gente le gusta la idea de no tener que esperar tres días para liquidar una transacción, sino hacerlo en minutos y saber que es definitivo y que es real. La contrapartida de esto es que todas las transacciones en la blockchain son completamente públicas y esto aterroriza a Wall Street”. Por ello, el experto comenta la creación de las blockchain privadas como posible solución a esta contrapartida.

Sea como fuere, según publicó Global Palladium Fund (GPF) en 2021, el 50% los inversores institucionales y los gestores creen que hasta 2024 se verá “un aumento espectacular” del uso de la tecnología blockchain dentro de la gestión de activos. Mientras que, el 44% restante cree que el aumento será “ligero”. Pero, lo que queda claro en el estudio es que se seguirá avanzando en este mismo camino.

Lo más curioso de ese informe, que entronca con los miedos de Wall Street, es que el principal auge y demanda del uso de blockchain en la gestión de activos es, precisamente, el querer tener una mayor transparencia sobre las inversiones. También aparece, como es obvio, la reducción de costes como uno de los principales impulsores de esta tecnología dentro de la gestión de activos.

Sin embargo, aunque la tecnología puede suponer un gran avance, la regulación puede ser el principal reto y barrera que impida su desarrollo, algo que no hay que olvidar. “Si la idea de tener tokens que representan acciones o cualquier otro activo en una Blockchain tiene como fin de poder comerciar e intercambiarlos de forma descentralizada, tendría sentido usar la red más segura. Sería un caso de uso interesante para explorar, pero de alta dificultad de implementación a nivel regulatorio y fiscal”, señala Javier Pastor, director de Relaciones Institucionales de Bit2Me.

Pese a todo, Pasto comenta que hay muchas iniciativas dentro del mundo de las criptomonedas que buscan resolver la automatización de procesos gracias a los Smart Contract. “El verdadero reto es cómo introducimos información externa en una base de datos distribuida, asegurándonos de que los datos almacenados sean protegidos y registrados sin errores externos en primer lugar”, señala.

Así, con todo lo señalado se puede concluir que la tecnología blockchain supone un gran avance para el sector financiero y para el mundo de la gestión de activos aportando mayor rapidez y a un menor coste. Sin embargo, y pese a la innovación, son muchos los retos tanto técnicos como regulatorios que hay que superar.
 

Noticia actualizada: 28-06-2022 08:48

Artículos relacionados

Piskorowski: “Blockchain permitirá una ejecución y liquidación más rápidas que en operaciones tradicionales”
Blockchain y criptomonedas, ¿una apuesta de futuro?
“La tecnología blockchain no es tan innovadora ni tan rompedora como Bitcoin”
"Cualquier inversor se beneficiará de contar con exposición a blockchain"
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"