lunes, 22 julio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

Cíclicos de calidad o defensivos, ¿qué elegimos?

Tras una primera parte del año positiva para las bolsas, pese al susto del mes de mayo, toca pensar qué posicionamiento interesa de cara al segundo semestre del ejercicio. Habida cuenta de los riesgos que hay en el horizonte pero con los potenciales factores de apoyo para las bolsas que se vislumbran, ¿toca rotar hacia valores defensivos o fijarse en cíclicos de calidad?

12 de julio de 2019. 08:00h Rocío Arviza
  • Cíclicos de calidad o defensivos, ¿qué elegimos?
  • Cíclicos de calidad o defensivos, ¿qué elegimos?

La decisión va a depender de muchos factores: desde el objetivo que se plantea el inversor y a qué plazo, hasta el escenario que espera ese inversor para lo que resta de 2019, pasando por el aguante que tenga a la volatilidad. Y el caso es que hay fuerzas que luchan en ambas direcciones. Es cierto que muchos pueden pensar que dado que “todos los índices están en positivo, prácticamente la rentabilidad del año está hecha”, como apunta Diego González, de Cobalto Inversiones. En este sentido quizás sea conveniente “guardar la ropa, dado que “empieza a ser un momento estacionalmente malo” y que “hay que tener en cuenta el entorno de final de ciclo en el que nos encontramos". Pero también hay factores que invitan a un cierto optimismo. “Creemos que las acciones podrían continuar siendo apoyadas, en base a valoraciones interesantes (en algunos segmentos), al bajo posicionamiento del inversor y a factores potencialmente de apoyo que amplíen aún más el ciclo”, apuntan desde la gestora Amundi.

¿Qué hacer?

En lo que sí hay consenso total es en la convicción de que la volatilidad será dominante. Hay muchos factores de incertidumbre sin resolver, léase la archimencionada guerra comercial, pero justo esa volatilidad, unida a la dispersión de la valoración, “podrían ofrecer oportunidades para la selección activa de valores”, destacan en Amundi. Es más, en esta gestora tienen claro que hay que alejarse de los bond proxies y jugar a cíclicos de calidad.

Su jefe de renta variable, Kasper Elmgreen, ve más atractivos los mercados europeos frente a los de EE.UU., aunque reconoce que es probable que veamos más revisiones a la baja de estimaciones de resultados. Eso sí, “no de igual manera en todos los sectores y nombres (...). En general preferimos cíclicos frente a segmentos más defensivos que, en nuestra opinión, se han vuelto demasiado caros”, como el caso de algunas compañías de productos básicos de consumo y acciones de servicios públicos. En este sentido, les gustan valores industriales de alta calidad con balances sólidos, “algunos de los cuales descuentan perspectivas muy negativas, y también vemos oportunidades en el cuidado de la salud”. Además, encuentran oportunidades tácticas en algunos bancos europeos con valoraciones extremadamente deprimidas.

Valores cíclicos que no dejaría de mirar Enrique Zamácola, director de mercados de Link Securities. “Con la parte de la cartera menos defensiva hay que fijarse en valores más de ciclo”, entre los que le gustan Airbus, Cie Automotive, MásMóvil o Acerinox. Sin embargo, no lo ve incompatible con centrarse en empresas de corte defensivo con la parte más conservadora de la cartera. “Valores con buenos fundamentales, que no estén excesivamente caros y con buena rentabilidad por dividendo”, apunta. Y cita nombres como los de Veolia, Enel, Total o Repsol.

Para Pablo García, director general de Divacons-Alphavalue, “hasta ahora el sector utilities lo ha hecho especialmente bien, con lo que quizás sea momento de plantearse otros defensivos que paguen buenos dividendos donde los free cash flow sí que cubren esos dividendos, como es el caso de las compañías de telecomunicaciones”. Y cree que Telefónica puede ser una buena opción.

Por su parte, Glen Capman, director de estrategia de renta variable y de crédito de Banco Sabadell, cree que “para protegerse hay que buscar cosas que tengan correlación negativa con la rentabilidad de la deuda (bond proxies) como utilities, telecos o, en menor medida, retail o farmacia”, pero también deja claro que la coyuntura actual no nos debe llevar a estar muy infraponderados en el mercado porque “nos podríamos quedar fuera de una posible subida en la última parte del ejercicio”. En definitiva: mucha selección.