inversion

Cómo encontrar valor dentro del crédito corporativo

Erick Muller, director de estrategia de Muzinich, y Bryan Peterman, gestor de carteras, repasan los principales retos y oportunidades para los inversores en crédito.

28 DE diciembre DE 2018. 11:23H Héctor Chamizo

shutterstock-525525397_41-112856_20181228114857.jpg

Cuando entramos en 2018, el crecimiento económico global parecía saludable y sincronizado. En un contexto tan positivo, la Reserva Federal ya había iniciado el camino de la normalización de la política monetaria para poner fin a la flexibilización cuantitativa, y otros bancos centrales parecían seguir su ejemplo.

Sin embargo, se dio un cambio de timón a medida que avanzaba el año. Y es que los conflictos de política comercial y los vientos en contra geopolíticos se combinaron para influir fuertemente en la economía global, que se desaceleró notablemente durante la segunda mitad del año.

A medida que se acerca el 2018, ahora estamos en una posición muy diferente desde una perspectiva macroeconómica. Sin embargo, si bien los riesgos han aumentado, no se ha visto un frenazo abrupto del ciclo económico.

En esta etapa, Erick Muller, director de estrategia de Muzinich, y Bryan Peterman, gestor de carteras consideran que la probabilidad de que la economía mundial caiga en recesión en los próximos 18 meses "es más un riesgo de cola", que su escenario base. Sin embargo, la incertidumbre en torno a cualquier pronóstico ha aumentado debido a varios factores, "algunos estructurales y otros más cíclicos".

Los expertos apuntan que las crecientes tensiones comerciales entre China y Estados Unidos han aumentado las incertidumbres para las empresas. En su opinión, las decisiones arancelarias unilaterales impuestas a las relaciones comerciales bilaterales parecen ser un patrón que "está aquí para quedarse". Esto establece un marco muy diferente para "el comercio mundial", la resolución de disputas comerciales y las cadenas de suministro globales.

Mientras tanto, la mezcla de mercados de valores volátiles, con mayores diferenciales de crédito, mayores diferenciales en bonos soberanos en algunos países y un aumento persistente (aunque gradual) en los tipos norteamericanos, ha comenzado a endurecer las condiciones financieras, no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo.

Así, tal y como valoran estos expertos, con todos los argumentos anteriores están actuando actualmente "como un obstáculo para los pronósticos de crecimiento de 2019".

El retorno al value en 2019

Con estos mimbres, Muller y Peterman creen que la combinación de valoraciones más atractivas en los mercados de crédito, combinada con un escenario de "Ricitos de Oro" (es decir, no demasiado caliente o demasiado frío) para la economía global en 2019 podría "revitalizar la demanda de crédito institucional y minorista, particularmente en alto rendimiento".

Por el contrario, en su opinión, para que ese interés se manifieste en flujos importantes, las incertidumbres macroeconómicas actuales tienen que "disiparse". Es decir, las guerras comerciales y el punto de inflexión en el endurecimiento de la política monetaria de los Estados Unidos.

Como señalaron el año pasado, el costo de cobertura entre el dólar estadounidense y el euro ha aumentado notablemente en 2018, lo que "refleja la divergencia en las políticas monetarias entre los dos continentes". Por eso piensan que es poco probable que estos costos de cobertura "mejoren en 2019" y, por lo tanto, "debemos continuar impactando las estrategias de inversión globales".

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”