jueves, 18 julio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

"Creo que el Bitcoin puede vivir una fuerte revalorización entre 2020-2022 en adelante"

Entrevistamos a Sergio Valenzuela, inversor, trader de criptoactivos y consultor independiente.

07 de mayo de 2019. 00:01h Patricia Malagón
  • Image

Sergio Valenzuela es, sin duda, un influencer en cuanto a la inversión en Bitcoin y otros criptoactivos. Con más de 29.000 seguidores en Twitter es, además, miembro activo del movimiento blockchain español, fundador de la comunidad Ethereum Classic en España, embajador del proyecto InvDex y Core Team de la asociación By Community (BYCOM) en WAVES Blockchain.

¿Cómo explicarías la actual situación del Bitcoin tras las caídas de 2018 después de rozar los 20.000 dólares a finales de 2017?

Para resolver esta cuestión lo primero que tenemos que entender es qué es Bitcoin. De un modo simple, podemos decir que Bitcoin es una especie de 3 en 1:

Por un lado, Bitcoin es dinero digital descentralizado. Gracias a la confianza de la comunidad (cómo ocurre en el caso del dinero fiat), Bitcoin es aceptado como dinero. Puede almacenarse, enviarse y servir de moneda a cambio de bienes y/o servicios. Por otro, Bitcoin es un protocolo y una red P2P. Lo que supone una gran infraestructura de usuarios, computación y desarrollo global con un enorme valor. Finalmente, Bitcoin es una mercancía expuesta en mercados especializados.

Una suerte de Forex donde Bitcoin se expone a la especulación frente al euro, el dólar y otras divisas. Estos mercados son extremadamente sencillos de utilizar para los iniciados. Lo que permite que cualquier persona interesada pueda registrarse en un Exchange de criptomonedas para comprar y vender bitcoins. Sin intermediarios.

Volviendo a la pregunta la respuesta es sencilla: La gran caída se debe a la especulación. Entre finales de 2013 y 2015 tuvimos una situación casi idéntica a la actual. Con un desplome por encima del 80% desde el máximo anterior, y una posterior revalorización a finales de 2017 de más de 100 veces la inversión. Proceso que también ocurrió de forma similar entre 2011 y 2013.

Estos ciclos de mercado comprenden varias etapas perfectamente descritas por los grandes especuladores y analistas técnicos de la historia, como es el caso de Richard Wyckoff. Salvando las distancias, el mismo Apple o Netflix también sufrieron desplomes similares por encima del 80%.

¿Crees que es una burbuja? ¿por qué?

Cuando me preguntan sobre este tema me gusta recordar la diferencia entre valor (proyecto) y precio (especulación). Si entendemos burbuja como un símil de la burbuja inmobiliaria te diría que sí. Estos fenómenos ocurren, como dije antes, gracias a la especulación.

El dinero profesional aprovecha las circunstancias de los mercados para comprar barato y vender caro. Ocurre con las viviendas, con las acciones y con Bitcoin. Pese a la mano de la especulación, jamás se nos ocurriría pensar que una vivienda no tiene valor. Debería ocurrirnos lo mismo con Bitcoin.

Bitcoin es todo lo contrario de un sistema sin valor, Ponzi o piramidal. Bitcoin es valor y estas son algunas de sus características:

La emisión de monedas se basa en un sistema distribuido, matemático y determinístico, por lo que no depende de autoridad central alguna. No existe el señor Bitcoin. Su suministro está limitado por código a 21 millones de monedas. Escasez que lo asemeja al oro y lo sitúa como reserva de valor.

No existe la censura. La red funciona de igual a igual entre los participantes. Sin intermediarios. Las transacciones quedan anotadas en un libro contable público e inmutable (cadena de bloques o Blockchain), lo que dota al sistema de total transparencia. En términos generales, enviar valor a través de Bitcoin es más rápido, barato y seguro que mediante cualquier otro sistema tradicional. 24/7/365

2018, además de la caída en el precio, nos dejó multitud de noticias positivas en torno al ecosistema Bitcoin: Un volumen de transacciones por encima de Paypal por segundo año consecutivo, el aumento del número de carteras creadas por usuarios, la ampliación de la cobertura global por satélite (lo que permite transacciones sin Internet), el crecimiento exponencial de la red Lightning Network, el creciente interés institucional pendiente de futuras regulaciones, la adopción de la tecnología Blockchain por parte de empresas multinacionales...

Hay que perder el miedo a Bitcoin. Mirarle a los ojos y tratar de que su revolución no nos coja en fuera de juego.

Información y formación de calidad es la respuesta.

¿Han llegado las criptomonedas para quedarse?

Antes de profundizar déjame hacer un pequeño matiz. Si bien es cierto que el término criptomonedas es uno de los más comunes, yo mismo lo uso para simplificar, no es del todo correcto. Las criptomonedas son sólo una familia dentro los activos criptográficos o criptoactivos.

Pese a que la terminología no deja de ser novedosa y en constante desarrollo, en la actualidad podemos considerar un universo de activos digitales (o tokens) con distintas clasificaciones: Divisas, de utilidad, activos financieros,...

Una vez aclarado, y volviendo a tu pregunta, quiero contestarte con el ejemplo de Internet. Recordemos que Bitcoin aparte de dinero y mercancía, también es una red P2P. Piensa que los orígenes de Internet se remontan a 1969, y que tuvieron que pasar más de veinte años para ver la primera página web en 1991. En 1998 se alcanzó el millón de usuarios y en 2005 se llegó a los mil millones. Creé mi primera cuenta de correo electrónico a finales de los noventa (recuerdo que también me resistía al teléfono móvil...). Hoy podemos afirmar que no podemos vivir sin Internet.

Volviendo a Bitcoin, podemos certificar que acaba de cumplir diez años, que dio a luz a la tecnología Blockchain y que cuenta con la confianza de una comunidad mayor cada día que pasa. Frente a Bitcoin, miles de proyectos y criptoactivos los cuáles, aunque tenemos herramientas para clasificarlos, es imposible saber a ciencia cierta si se mantendrán, evolucionarán o desaparecerán.

¿Si en términos generales han llegado para quedarse? Sí.

Tenemos el reciente ejemplo de la JPM Coin, la criptomoneda privada que nace de la tecnología Blockchain con la intención de facilitar las transacciones internas de JP Morgan. El banco más poderoso de los Estados Unidos.

¿Estas divisas van a ser una alternativa real o un activo de inversión más?

En mi opinión, en un futuro cercano tendremos criptomonedas de curso legal funcionando en Blockchains privadas (DLTs). Me refiero a criptoactivos centralizados. Respaldados y adulterados por bancos y gobiernos.

Si te das cuenta, ya hemos visto los primeros anuncios de algunos bancos con la idea de eliminar el dinero tradicional de las calles y sustituirlo por uno digital. Esto facilitará el control de la población y la posible eliminación de las cajas B.

Si generalizamos sobre los criptoactivos actuales, la falta de regulación degenera en una mayor incertidumbre y volatilidad. Lo que dificulta su uso en el día a día. Del mismo modo que ocurre con las divisas tradicionales. Pienso que se necesita una gran adopción para alcanzar la estabilidad.

A día de hoy, lo cierto es que me resulta más realista considerar a Bitcoin como un activo de inversión. De hecho diría “el activo de inversión”.

¿Qué prevés sobre el futuro del Bitcoin en uno o dos años?

En cuanto al proyecto de Bitcoin, su valor seguirá aumentando año tras año como lo ha hecho desde 2009.

Si me preguntas por su cotización en los mercados, multitud de analistas coincidimos en una fuerte revalorización hacia 2020-2022 en adelante. Siembre en base al análisis técnico y a otros estudios fundamentales como los basados en la escasez digital.

Personalmente soy muy optimista, pero sólo el paso del tiempo nos sacará de dudas.

En los países donde la inflación se ha disparado como es el caso de Venezuela, la compra de Bitcoin ha aumentado mucho, ¿es una alternativa efectiva al dinero actual?

En esta etapa de su desarrollo, ni la mentalidad de las personas ni las infraestructuras están preparadas para una adopción masiva de Bitcoin.

Más que una alternativa al dinero actual, el mero hecho de combatir la inflación es suficiente excusa para preservar parte de la riqueza de los ciudadanos en Bitcoin. Sobre todo en países con hiperinflación, dónde el dinero soberano pierde valor día a día de forma radical.

China podría prohibir la minería Bitcoin, ¿sería un golpe definitivo?

No se pueden poner puertas al campo.

Bitcoin reajusta la dificultad de minado cada 2106 bloques en base a los 2106 bloques anteriores. Lo que significa que la propia red se equilibra y auto regula sin la intervención del ser humano.

Además, Bitcoin no es tan sólo una tecnología. Es más que eso. Es un movimiento sociocultural imparable.

Después de haberlo matado más de 300 veces desde hace diez años, en unas pocas horas, un nuevo día amanecerá para Bitcoin.