domingo, 19 mayo 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

¿Dónde está el potencial de la renta variable europea?

El cambio de modelo económico en China puede impulsar empresas europeas expuestas al sector sanitario o al del lujo.

09 de mayo de 2019. 00:01h Patricia Malagón
  • Image

2018 fue un mal año para lo inversores, el 90% de los activos terminaron con rentabilidad negativa y eso puso en tela de juicio el tono de 2019. Sin embargo, este año ha comenzado siendo bastante positivo para la renta variable con avances superiores al 15% en los principales índices mundiales. “Lo que ha pasado en estos meses es que los inversores se han ajustado el cinturón y se han deshecho de un parte importante del riesgo cambiando sus posicionamientos. No hay tantos posicionamientos en largo, de hecho, es el mayor ajuste desde 2008”, comenta Ignacio Fuentes Aguirre de Rentamarkets. El cambio en el posicionamiento es una característica fundamental para comprender los movimientos de la renta variable. “Cuando el mercado cae corrige muy poco”, añade el experto.

El futuro de la renta variable

Sin duda, hay temas en el horizonte que afectan a la renta variable y uno de ellos es la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que se ha recrudecido en las últimas horas. “La guerra comercial entre estos dos países no es algo que vaya a solucionarse rápido porque es la disputa entre la primera potencia mundial y su rival. Por eso, los inversores deben saber convivir con ello”, declara José María Díaz Vallejo responsable de renta variable en Rentamarkets.

Pero sobre China, lo más importante parece ser el cambio en su modelo de negocio. Estamos viendo “como la población está creando más clase media y esto repercute en sector como el sanitario y el del lujo”, señala Vallejo. Para las compañías europeas esto puede ser clave, “por ejemplo Philips tiene potencial a la hora de vender maquinaria sanitaria a China”, comenta. Pero no solo eso, sino que el sector del lujo es uno de los que más están beneficiándose. “El lujo es un producto europeo y estas marcas están creciendo a doble dígito por el tirón que hay en China”, comenta.

Esta tensión comercial puede hacer que se cambie el paradigma de la producción. “Es posible que en los próximos años veamos abrir más fábrica en Europa y esto se debe también a la robotización”, de hecho, ya hay compañías que están ampliando sus plantas de producción en el Viejo Continente. “Un buen ejemplo de eso puede ser Volkswagen que ha asegurado que en el futuro necesitará más desarrolladores de software y menos mano de obra habitual”, comenta Vallejo.

Otros riesgos que se pueden apreciar en la renta variable europea se encuentran en los malos datos económicos de Francia, “allí hasta sectores clave como los alimenticios están sufriendo”, declara el experto en renta variable. Además, la inflación de costes puede suponer otro riesgo para las compañías. “Sin embargo, la conclusión que debemos sacar es que la dinámica es buena y que apostar por empresas con buenos dividendos y buenos datos internos es una opción de inversión acertada”, declara Vallejo.