martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

El atractivo de la deuda emergente para diversificar la cartera

En un momento de final de ciclo económico, la diversificación se vuelve clave y uno de las activos que ofrecen buenos rendimientos se encuentra en la deuda emergente.

15 de abril de 2019. 11:00h Patricia Malagón
  • Image

El acercamiento al final del ciclo económico y las últimas tendencias adquiridas por los bancos centrales han dejado de lado los mercados emergentes, pero no hay que descuidarlos debido a que tienen buenas oportunidades de inversión y pueden servir para diversificar la cartera. Los expertos de PIMCO, Yacov Arnopolin, Francesc Balcells, Pramol Dhawan, Gene Frieda destacan principalmente tres clases de activos donde hay oportunidades.

Las oportunidades

La primera es la deuda soberana en divisa extranjera. “Ofrece una sólida combinación de rendimientos elevados y características defensivas que reviste interés durante los episodios de volatilidad característicos de las fases avanzadas del ciclo”, comentan.

En el segundo lugar sitúan a la deuda corporativa, que para los expertos “sigue haciendo gala de impresionantes mejoras en la calidad crediticia, y puede ofrecer a los inversores una diversificación de carteras selectiva.”

Finalmente, la renta fija en moneda local, que estuvo excesivamente penalizada en 2018 debido a la solidez del dólar estadounidense. “Debería sacar partido de un dólar entre estable y débil, la reflación en China y el mayor margen con el que contarán los bancos centrales para poner en marcha medidas acomodaticias.”, explican los analistas de PIMCO.

¿Por qué emergentes?

En un momento en el que se acerca el final del ciclo como es el caso de Europa y Estados Unidos, donde las perspectivas macroeconómicas son inciertas, la diversificación puede ser un elemento clave para tener un rendimiento positivo en la cartera. “Animaríamos a los inversores a que consideren los mercados emergentes como una inversión a largo plazo que ofrece un carry potencialmente elevado en lugar de como una posición a corto plazo.”, puntúan desde la gestora.

¿Cómo están estos mercados?

Realmente cada mercado funciona de manera distinta y se ve afectado por la situación política del país. Por ejemplo, de Brasil se espera mucho tras la victoria de Jair Bolsonaro, pero la situación de descontrol que tiene en la cámara de representantes le impide implementar las reformas necesarias para encarrilar la economía carioca.

Por ello, y a la espera de como vaya evolucionando el dólar – fundamental para los emergentes – hay que saber que también hay riesgos importantes. Desde PIMCO destacan que es bueno “hacer hincapié en las evaluaciones de crédito ascendentes (bottom-up), que integran un amplio conjunto de importantes riesgos ESG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo), y empleamos un enfoque selectivo para invertir en los mercados emergentes, dando prioridad a la calidad y a situaciones idiosincrásicas que presentan menos correlación con el mercado general.”, explican.

Además, puesto que la liquidez disponible en los mercados es más reducida durante la transición a un modelo alejado de la expansión cuantitativa, creemos que ampliar correctamente las posiciones en los ME es tan importante como el hecho de adoptar una visión optimista.