lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

El buen verano de la plata, ¿seguirá su brillo?

La plata ha sido una de las caras amables del mes de agosto. Se ha revalorizado un 14 por ciento en el octavo mes del ejercicio hasta superar la cota de los 18,5 dólares por onza. ¿Se puede esperar un mayor potencial?

03 de septiembre de 2019. 08:00h Rocío Arviza
  • El buen verano de la plata, ¿seguirá su brillo?

El incremento de la demanda de inversión en plata ha empujado su precio con claridad desde principios de verano. De hecho, desde junio, el repunte de este metal supera el 26 por ciento. Gisela Turazzini, consejera delegada de Blackbird, considera que el buen comportamiento en general de los metales ha apoyado este desempeño positivo. “El cambio en la actitud de la política monetaria por parte de la FED ha tenido una reacción positiva en los mercados, puesto que la bajada de tipos reduce el valor del dólar y de los bonos y le da, a su vez, un sentido valor al oro, que hacía un lustro que permanecía cotizando en un soporífero rango lateral”. Además, recuerda el enorme diferencial que existía entre la evolución del oro frente a la plata, “un spread en máximos históricos, lo que anticipaba un mejor comportamiento relativo de la plata con respecto al oro en el momento en que viéramos nuevamente interés comprador en el mercado de metales, somo así ha sido”.

Ahora, la clave está en si la plata cuenta con potencial añadido. Turazzini aún espera que se comporte mejor que el oro a partir de ahora, al igual que prevé que “el buen tono de los metales continúe y, con ellos, el de las compañías mineras”. De ahí su recomendación de mantener, mientras que para Carsten Menke, de Julius Baer, mientras el crecimiento global no disminuya demasiado fuerte, “la plata debería seguir beneficiándose del renovado interés de los inversores, en lugar de sufrir de un debilitamiento de la demanda industrial”. Un debilitamiento que no sería descabellado, si tenemos en cuenta que el crecimiento mundial se desacelera y que más de la mitad de la demanda de plata está relacionada con aplicaciones industriales como la electrónica.

Además, Estados Unidos y China son dos de los usuarios de plata industrial más grandes del mundo y las tensiones comerciales entre ambos son una amenaza para la demanda, en particular si ambas partes vuelven a prohibir y boicotear equipos electrónicos. Pese a todo, Menke subraya que las tenencias de productos respaldados físicamente han aumentado a un ritmo rápido, mientras que el sentimiento entre los operadores a corto plazo en el mercado de futuros se ha vuelto cada vez más optimista. Eso sí, considera que “este aumento en el interés de los inversores ha sido provocado por factores técnicos más que por factores fundamentales, es decir, que se han roto los niveles de resistencia, tanto para la plata misma como para la relación precio oro / plata”. Así las cosas, ¿qué muestra ahora el gráfico de la plata?

Situación técnica de la plata

Gerardo Ortega, analista independiente y colaborador de CMC Markets, cree que hay dos cosas detrás de este movimiento alcista que también disfruta el oro en los últimos meses, aunque sea más fuerte en el caso de la plata. Uno tiene que ver con el billete verde. “Al final, estamos hablando de depreciación del dólar y del hecho de que la bolsa americana, que se paga en dólares, suba”. El otro tiene que ver con la consideración de la plata como activo refugio y aquí recuerda el comportamiento del oro y la plata en relación a las bolsas en todo el periodo tras la crisis punto.com y tras la crisis subprime. Un juego de descorrelación con la bolsa que nos lleva a la situación actual. Es decir, venimos de una caída anterior del oro y la plata que ha compartido espacio temporal con los máximos en las bolsas y “ahora, cuando vuelve a hablarse de una posible recesión que nunca llega... se vuelve la mirada hacia estos activos”, destaca Ortega.

Para este experto, el hecho de que suban tanto el oro como la plata es positivo “porque un alza confirma la otra pero la de la plata la vemos limitada hasta la zona de 21,15 dólares. Creemos que no pasará de ahí porque esa zona equivalente ya la pasó el oro meses atrás”, de modo que técnicamente esa divergencia entre ambos limita el potencial de la plata.

A su juicio, el nivel más importante a tener en cuenta ahora y que no debería perderse en la plata es el de los 16,45 dólares y el de los 1.469 en el oro.

Por su parte, Sergio Ávila, analista de IG, asegura que "la plata se ha frenado de momento en zonas de resistencia importantes como es el nivel de los 18,54 dólares". De ahí que, a su juicio, "es más probable que tengamos una corrección hacia la zona de los 17,00 dólares que que continúe subiendo a corto plazo". Una cota que -considera- "podría ser interesante para pensar en posicionarse". Pese a ello, en caso de superar a cierre semanal los 18,55 dólares, reconoce que "es probable que se acelerasen de nuevo las alzas".