inversion

“El error más común es perseguir la rentabilidad”

Entrevista a Carlos Santiso, autor del exitoso libro ‘El Inversor Conservador’

19 DE octubre DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

31789d1ab4bf113303a55ab1a33145b3.jpg

‘El Inversor Conservador’, es una de las grandes lecturas de nuestro país en materia de finanzas, del que se han vendido más de 1.000 ejemplares. Su autor, Carlos Santiso, nos cuenta por qué es importante ahorrar con la vista puesta en el largo plazo, cuáles son los errores más comunes que cometemos a la hora de invertir así como qué es el concepto de ‘Cartera Permanente’.



¿Cómo termina un experimentado gestor de fondos escribiendo un sonado libro? ¿Qué te llevó a lanzarte a esta aventura?

No fue algo premeditado. Leí toda la obra de Harry Browne, que es el escritor que inventó este concepto de ‘Cartera Permanente’ en los años 80. Toda la información que iba recopilando y todas las pruebas que iba haciendo lo iba organizando. Iba quedando como un cuaderno de bitácora. Después hice un repaso de lo que había escrito y me gustó bastante cómo lo tenía planteado porque tenía un hilo documental que me permitía transformarlo en libro. 

Estuve durante un mes dándole formato a lo que ya tenía hecho, como mi cuaderno de trabajo y junto, con el trabajo de un amigo mío también gestor, conseguimos tener un formato bastante apropiado para que fuese un libro. Lo lancé primero con Amazon a principios de diciembre, en formato de auto edición y después me contactó la editorial Anaya, concretamente Pirámide, y me planteó el hecho de publicarlo a través de la editorial. En ese momento se lanzó por segunda vez en mayo de este año. 



Tu libro, ‘El Inversor Conservador’ le otorga mucha importancia a nuestros ahorros, ¿no les damos la suficiente notoriedad?

En España, y lo sé a ciencia cierta porque me he reunido con muchos clientes a lo largo de estos años, hay muy poca cultura del ahorro y está muy mal visto el mundo de la inversión. Hay un sesgo muy negativo por culpa de todos los escándalos de los bancos que le han acabado por salpicar.

Por tanto, si conjugamos la desconfianza que genera nuestro sector con que el sistema de enseñanza español de cara a la educación financiera debe ser de los peores de Europa, tenemos el cocktail de que en realidad en nuestro país no hay mucha cultura del ahorro que no sea invertir en un depósito a plazo fijo. 



Señalas que el largo plazo es la clave

Es super importante. La mayoría de la gente usa el concepto de “largo plazo” como cliché. En mi experiencia te diría que de cada 10 inversores que te encuentras que te hablan del largo plazo, el 30% como mucho lo aplican de verdad. Y es que al final, el largo plazo es invertir a largo, y el ruido que se genera a corto plazo, es decir los vaivenes y las subidas y caídas, hay que aislarlos. Para bien y para mal, y ni hay que alegrarse ni hay que ser pesimistas, hay que llegar a un punto intermedio.

Creo es que el ahorro a través de la inversión es algo fundamental para cualquier ciudadano y que debe hacerse de una forma apropiada pero con el foco a largo plazo. Cuando menos mires cuál es el comportamiento mejor. De hecho yo como gestor, que gestiono dos fondos de inversión, solo lo miro a final de día cuando cierran los mercados. Durante el resto de día no lo miro nunca porque creo que es incorrecto. Y de hecho, un inversor no debería mirarlo en todo el año si ha hecho los deberes para invertir de forma apropiada. Ese es para mí el largo plazo, poner el foco en tu plan y no salir de ahí.



¿Cuál es tu intención personal con este libro? ¿Cómo puedes ayudar a los lectores más o menos inexpertos en el mundo de las finanzas?

A nivel profesional considero que es el mejor método que he encontrado para un ahorrador conservador, es decir, para un inversor que no se encuentra cómodo con fuertes vaivenes en su patrimonio, que podríamos decir que es el perfil de la mayoría de inversores españoles. He intentado aportar el mejor método que he conocido en mi vida profesional, el de “Cartera Permanente”, que se inventó en la década de los 80’s en EEUU, un país donde se gestiona miles de millones de esta forma y que en España no es todo lo conocida que debería de ser. Mi intención es por tanto trasladar al ahorrador que puede salirse de los típicos fondos bancarios, que la verdad es que no se han comportado demasiado bien, y que hay alternativas conservadoras que se pueden adecuar a su perfil de riesgo para el largo plazo. En definitiva, he pretendido traer una propuesta diferente. 

En tu libro hablas también de los obstáculos emocionales a la hora de invertir. ¿Cuáles son los principales y por qué surgen?

Para mí el tema psicológico y emocional es el más complicado. Creo que por mucho que te den trucos, nunca es suficiente ya que, cuando no tienes la suficiente experiencia,piensas que son interesantes, evidentes y muy de sentido común pero no los aplicas realmente porque no los interioridad. En la vida de un inversor estos tips solo los vas a aplicar cuando el camino te va enseñando que es necesario aplicarlos. 

En el libro intento ilustrar cuáles son los más habituales, pero mucha gente con el afán de ganar más se posiciona en un perfil mucho más agresivo del que le corresponde y cuando vienen mal dadas sale huyendo en el peor de los momentos, que es cuando cae y cuando lo que hay que hacer es comprar. En mi vida de trato con cliente me he enconado muchísimo eso. Cuando has hecho los deberes e inviertes en algo apropiado, si cae, deberías comprar más o aguantar y cuando algo sube, deberías seguir el plan. Lo apropiado es por tanto tener un plan definido de antemano y seguir su rodaje, que no cambia en función del escenario que venga. La gente se deja llevar por la dinámica del mercado y el error más común es perseguir la rentabilidad. Los fondos que mejor lo han hecho en los últimos tres años no necesariamente lo van a hacer al año siguiente, de hecho la estadística nos dice que es muy probable que lo hagan peor que la media. 

De hecho la mayoría de los inversores, también por lo que detecto, es que no son honestos consigo mismos y siempre dicen que ganan más de lo que realmente ganan. Yo creo que hay poca honestidad , que solo se cuentan los aciertos y no se cuentan los fallos, lo que acaba propiciando lo que se llama “fomo”, el “miedo de quedarte fuera”. Es decir, si a ti todos tus conocidos te están diciendo que están ganando en bitcoin por ejemplo, te está generando la necesidad de ir directo a ganar dinero. Lo que intento explicar en el libro es que no existe ningún método en el mundo que permita ganar dinero fácil y desde luego que, los activos que están en boca de todos son los más peligrosos. Este es por tanto el carácter emocional, en no dejarte llevar, ser honesto contigo mismo, todo los puntos que comento que yo creo que son fundamentales pero que, como ya digo, es difícil aprenderlos hasta que pasan muchos años.  



En el libro hablas de la ‘Cartera Permanente', una combinación de activos preparada para hacer frente a cualquier entorno económico, ¿qué es y cómo es posible que podamos estar ante algo permanente en un entorno cambiante del mercado?

Al final la llamada ‘Cartera Permanente’, lo es en la composición de sus activos, son cuatro activos: oro, renta variable, liquidez y bonos. Son siempre los mismos, pero su peso sí que va variando en función de lo que sube más o lo que baja más. 

La ‘Cartera Permanente’ plantea que hay diferentes entornos económicos, que simplificándolo muchísimo encontramos cuatro, aunque realmente hay muchísimos más, pero en todos y cada uno de ellos, todos los que ha habido a lo largo de a historia desde hace cientos de años, al menos uno de los cuarto activos de esta cartera lo han hecho bien. 

Aunque tengas un entorno inflacionario, deflacionario, de euforia, de inflación con crisis o aunque tengas el entorno más complicado posible, al menos uno de los activos lo va a hacer bien. Y como los activos, los tradicionales, es raro que caigan por encima del 50% (son contadas las ocasiones que lo han hecho) y en cambio son varias las ocasiones en décadas que han multiplicado en más de una vez, salvo los bonos. Por lo tanto tenemos un momento donde, aunque tengamos el peor de los escenarios posibles, al menos un activo en ese periodo de 10 años, lo más probable es que duplique con una rentabilidad de 100%, y los restantes activos lo normal es que tengan caídas un 50%, salvo el cash que prácticamente no caerá. Por lo tanto, en el peor y más catastrófico escenario, te quedarías plano y estarías protegido, y esto es lo que contempla la ‘Cartera Permanente’, que al tener cuatro activos que corresponden a cuatro entornos económicos muy diferentes entre sí, en todos y cada uno de ellos podríamos decir que tu patrimonio está protegido. 



Un consejo para los lectores en materia de inversión

Mi consejo es que siempre que inviertas en algo, en absolutamente imprescindible al menos, entenderlo a grandes rasgos, saber en lo que estás invirtiendo para tener convicción con el proceso. 

Si no, cuando surjan las dudas, que surgirán, no vas a tener convicción y vas a perder en el peor momento que es lo que le pasa a la mayoría de los inversores particulares.


“Las fluctuaciones del metal son a corto plazo muy bajas, pero su precio a medio y largo siempre ha ido al alza”


"Queremos ser la puerta para el interesado en invertir y en dar sus primeros pasos en cryptoeconomía”


Errores comunes que no debemos cometer al invertir


La Covid-19 causa estragos en la salud mental de los inversores

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"