inversion

El fantasma de un Brexit duro pone contra las cuerdas a la libra

El endurecimiento de la postura por parte del gobierno británico respecto al Brexit golpea a la moneda, en un momento de declive de la economía británica por el impacto del coronavirus.

15 DE septiembre DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

4eb6f1d7399c0f42ed05f9a1d50fe0b6.jpg

Pese a que la debilidad del dólar y la fortaleza del euro acaparan la atención últimamente en el mercado de divisas, preocupa cada vez más el reciente comportamiento de la libra. Los expertos subrayan que un Brexit duro podría ser muy perjudicial y, a día de hoy, ese escenario vuelve a estar sobre la mesa. “La racha perdedora que la libra mantiene desde hace un par de semanas se ha ido incrementando a medida que Boris Johnson ha endurecido su postura”, explica Joaquín Robles, analista de XTB. “Está hablando de que quiere llegar a un acuerdo antes del 15 de octubre para el Brexit y que, de lo contrario, estaría dispuesto a irse sin acuerdo, con las consecuencias económicas que eso tendría”. Pero no sólo eso. En las últimas horas, el primer ministro británico ha defendido ante la Cámara de los Comunes el proyecto de ley que cambia el acuerdo sobre el Brexit y que, en la práctica, supone violar el derecho internacional de manera unilateral. “La libra ha sido castigada con fuerza la última semana ante la amenaza del gobierno de Boris Johnson de burlar el derecho internacional e incumplir parcialmente el acuerdo de separación”, insisten desde Ebury.

En la práctica, lo que pretende Johnson es contar con la opción de modificar lo pactado para evitar una frontera entre la región británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Habla de red de seguridad que no quiere utilizar pero lo cierto es que la oposición es creciente incluso en el seno de su propio partido. De hecho, su plan cuenta con las críticas de antecesores como David Cameron, John Major, Theresa May, Tony Blair y Gordon Brown. Pese a ello, el actual premier ha ganado este lunes la primera votación (340 votos a favor frente a 263 en contra) para seguir adelante con el trámite parlamentario de su polémica Ley del Mercado Interno, que se salta cláusulas fundamentales del Acuerdo de Retirada de la UE.

Crisis económica

La tensión sobre el Brexit y las posibles acciones legales de la UE no alienta una recuperación de la divisa británica a corto plazo. “Nuestras expectativas son que los datos económicos empiecen a pasar a un segundo plano en las negociaciones del Brexit en las próximas semanas. Dada la rapidez con la que la libra ha subido desde los mínimos registrados durante la pandemia y la tendencia a llevar las negociaciones del Brexit a la cuerda floja, la debilidad a corto plazo de la moneda podría continuar”, apunta Enrique Díaz, de Ebury.

En este sentido, no le sirven a la divisa británica algunos recientes datos macroeconómicos que han sorprendido al alza ( PIB+6,6% en julio tras suavizarse en confinamiento) y más cuando el contexto en el que se tensa la separación con la UE es de evidente crisis económica. De hecho, de recesión técnica. “Los fundamentales siguen siendo malos. El PIB del 2T del Reino Unido cayó un 20,4%, mucho más que el de Alemania o el de EE.UU.”, recuerda Robles. Además, este experto pone sobre la mesa otro aspecto a tener en cuenta: que el país “se encuentra ahora mismo en un momento de ir retirando los programas que se implementaron al principio de la crisis, sobre todo lo relacionado con las ayudas extraordinarias por desempleo. Es algo que no están haciendo España, Italia, Alemania o Francia, lo cual le podría generar también una mayor debilidad a Reino Unido que también podría afectar al tipo de cambio”.

Para David Page, director de Macro Research de AXA Investment Managers, las estimaciones pasan por una contracción el PIB del pais del 10% este año y del 7,5% el que viene. Sin embargo, reconoce que más riesgos a medio plazo podrían debilitar esas perspectivas. Y esos riesgos vienen de la mano de una eventual reactivación del virus y de los temores del Brexit “siempre presentes y ahora crecientes”. Y Patrice Gautry, Chief Economist en Union Bancaire Privée (UBP), recuerda que “la economía del Reino Unido ha tenido un rendimiento inferior al de los países de la OCDE desde 2016” y que “las incertidumbres del Brexit han pesado sobre el rendimiento del consumo y la inversión”.

Reunión del BoE

En la situación actual de debilidad de la libra la reunión de este jueves del Banco de Inglaterra se revela clave. “Si bien no se espera ningún cambio en sus políticas, puede que se vote para una ampliación adicional inmediata del programa de expansión cuantitativa, y los movimientos de la libra a corto plazo deberían seguir su ejemplo. La unanimidad en el Comité de Política Monetaria, sin votos en contra, podría dar cierto apoyo”, aseguran desde Ebury.

Tampoco espera cambios Peder Beck-Friis, de Pimco, para quien la actitud de la máxima entidad monetaria del Reino Unido será de “esperar y ver”. Eso sí, más adelante “esperamos que el Banco de Inglaterra complete su programa de evaluación cuantitativa para finales de año y posiblemente refuerce su orientación hacia el futuro. Es poco probable que haya tasas negativas, especialmente a corto plazo”. Este experto destaca la capa de incertidumbre que añaden las renovadas tensiones respecto al Brexit y espera que el ritmo de recuperación económica del país se ralentice a partir de este mes de septiembre y que el nivel de PIB no vuelva “a su nivel máximo anterior a la crisis hasta 2022”.

¿Niveles clave?

Para Joaquín Robles, de XTB, el nivel técnico más destacable “estaría ahora entre el 1,3320 / 1,3350 como máximo, porque ahí coincidiría con un fuerte nivel de resistencia que llegó a tocar la libra/dólar a finales de agosto y que también tocó a finales de 2019”, apunta. “Para ver máximos por encima nos tendríamos que remontar a 2019/1018, es decir, es un nivel que ha funcionado muy bien durante los últimos dos años y es el más comprometido en estos momentos”, explica. 

Gráfico GBP/USD último mes

Fuente: Investing.com

En cambio, “si se estabilizara la situación y no se pasase a los hechos desde el plano de las amenazas podríamos ver un retroceso hasta zonas de 1,24/1,25 unidades”.


Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"