inversion

"El inversor en China debe fijarse en el mercado A"

Nick Yeo, gestor de fondos asiáticos en Aberdeen, habla sobre el esquema macro en China y las oportunidades de inversión en el gigante asiático.

14 DE agosto DE 2018. 12:44H Héctor Chamizo

El crecimiento económico se ha acelerado en China en 2017 por primera vez desde 2010 impulsado por la recuperación cíclica del comercio mundial. ¿Cuáles son sus perspectivas para este año y para los próximos?

La recuperación china empezó algo antes, en la segunda mitad de 2016, en parte debido al comercio mundial, pero también ha estado impulsada por el consumo doméstico.

China tiene que hacer todavía bastante para mejorar su industria, sus fábricas, para no ser ya más la fábrica barata del mundo. Y está avanzando en esta dirección. Mucha de esta industria se está trasladando a países como Bangladés, India, Sri Lanka y sobre todo Vietnam. En línea con esto, también estamos viendo un aumento de los costes laborales, pues los jóvenes no quieren trabajar más en las fábricas. Por ello, muchas empresas están invirtiendo en I&D y pensamos que esta innovación se va a convertir en un gran soporte para el crecimiento chino. Hay un gran potencial en el sector tecnológico en China, aunque es justo reconocer que se trata de un sector en el que el proteccionismo ha actuado de barrera de entrada para las firmas extranjeras permitiendo crecer y prosperar a las empresas locales.

En cuanto a la composición de su PIB, a día de hoy las exportaciones representan un porcentaje muy pequeño. El sector servicios ha tomado su lugar, convirtiéndose en el gran motor del crecimiento chino y alcanzado más del 50% en lo que a contribución al PIB se refiere. Y este porcentaje crecerá y tiene importancia en temas tan candentes como la guerra comercial. La guerra comercial hará que cada país dependa más de su crecimiento doméstico. En este sentido, China es como un continente, puede conseguir el crecimiento que necesita en su mercado doméstico.

Dicho de forma breve, tenemos un punto de vista positivo sobre China porque estamos asistiendo a una mejora en la calidad del crecimiento del PIB, que depende de la demanda interna y de una industria de más calidad.

Hablemos de políticas monetarias, ¿qué estrategias espera que el Banco Popular de China adopte en los próximos meses?

China emitió mucha deuda después de 2008 debido a la crisis financiera global y al hecho de que en concreto a nivel doméstico estaba atravesando una situación delicada en términos de crecimiento. Como otros países, para impulsar su crecimiento, emitieron mucha deuda y de hecho a día de hoy la deuda supone el 200% del PIB, dato que las autoridades están intentando reducir. Sin embargo, lo que diferencia esta situación de la crisis asiática o la crisis Tequila u otras en Latinoamérica, es que gran parte de esta deuda está en manos de inversores locales. Recién ahora el mercado de deuda se está empezando a abrir a inversores extranjeras. Por tanto, a pesar de que el endeudamiento es elevado, hay dos aspectos muy importantes que hay que tener en cuenta en este país: la baja presencia de inversores extranjeros (la mayor parte de la deuda está concentrada en el gobierno local y en las compañías de titularidad estatal) y el control de capitales. China es un mercado muy regulado en el que no es sencillo sacar el dinero fuera del país.

¿Cuál es su opinión sobre el sector bancario en China?

Lo primero que es importante recordar es que en China existen muchos tipos de bancos. Los que presenta un mayor riesgo son aquellos que no están cotizados. En el siguiente peldaño nos encontramos con los bancos comerciales de pequeñas ciudades, bancos regionales. Con este tipo de entidades hay que ser más cautos porque están muy ligadas a las autoridades locales. En el pasado, para que los políticos locales fuesen elegidos tenían que demostrar que estaban haciendo un buen trabajo y por ello a veces pedían a los bancos que se involucrasen en algunos proyectos que no eran realmente rentables. Este es el motivo por el que gran parte de la deuda de peor calidad se concentra en este tipo de entidades.

Los grandes bancos de titularidad estatal están cotizados, el estado es su mayor accionista y no tienen ningún incentivo para asumir un riesgo adicional. Si uno de estos bancos asume más riesgo y luego su CEO tiene que solicitar ayuda al gobierno para superar esta situación, no solo podría perder su trabajo si no también su rol dentro del partido.

En resumen, encontramos diferentes categorías de bancos en China, siendo los más seguros los grandes bancos pues no están incentivados para asumir ningún riesgo adicional.

Centrándonos en las divisas, ¿podríamos ver volatilidad como la que hemos visto en el pasado?

Hay una sensación de que a largo plazo la divisa no va podrá seguir siempre fuerte por lo que no descarto que veamos una cierta depreciación. Sin embargo, al mismo tiempo, hay que recordar que China ha desarrollado rápidamente un mercado doméstico, movido por una demanda interna muy sólida, y esto podría ayudar a que la divisa se mantenga correctamente valorada. No olvidemos que al Banco Central de China no le gustan las grandes fluctuaciones en la divisa y por es resulta lógico pensar que no vamos a una apreciación/depreciación masiva. La estabilidad es absolutamente fundamental para las autoridades chinas.

Por último, hablemos sobre su fondo, ¿podría describirlo brevemente?

Al igual que el resto de fondos de nuestra gestora, ponemos un foco muy claro en la calidad. Hacemos un riguroso análisis en profundidad de cada una de las compañías en las que invertimos centrándonos en su balance, flujo de caja, estructura accionarial, nivel de endeudamiento, dividendos, trato a los accionistas minoritarios, etc. Además, gracias a nuestros amplios recursos a nivel global podemos comparar compañías de diferentes partes del mundo, ver sus métricas, y quedarnos con aquellos que nos gustan más. En el caso de China tenemos un fondo que invierte en todo el mercado de acciones chinas y otro, lanzado en 2015, que invierte exclusivamente en el mercado clase A.

Antes adentrarnos en las particularidades de esta segunda estrategia me gustaría recordar que las acciones chinas clase A aglutinan el mayor número de compañías: unas 3.500 empresas. Por ello, pensamos que un inversor que realmente quiera adentrarse en el mercado chino debe fijarse en el mercado A, que, como decía, es donde se encuentra el mayor número de empresas. A día de hoy la participación extranjera en el mercado doméstico de acciones chinas clase A es de solo el 2% de la capitalización total del mercado. Si lo comparamos con otros mercados, nos encontramos que es un porcentaje realmente muy pequeño. En Taiwán este mismo dato asciende al 40%, en Japón al 30% y en India al 30%. Sin embargo, creemos que la participación extranjera en el mercado aumentará, en parte gracias a la inclusión en sus índices que MSCI está llevando a cabo. Nosotros no invertimos en las acciones clase A impulsados por la decisión de MSCI y nuestra estrategia no sigue al índice, pero lo que está claro es que, a nivel general, veremos un crecimiento y un mayor interés por este tipo de acciones.

En nuestro caso en particular uno de los motivos principales por los cuales lanzamos este fondo que invierte en acciones clase A radica en el hecho de que en este mercado podemos encontrar compañías que no están en los otros mercados: algunas compañías de licores, o de alta tecnología. Oportunidades que los inversores se estarían perdiendo si no invirtiesen en este mercado.

Artículos relacionados

Los desafíos que enfrenta América Latina
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"