martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

El mercado de bonos argentino sigue dando miedo a los inversores

Los bonos soberanos a 9 años están en el 25% y los bonos corporativos se están moviendo entre el 30% y el 45% ante el temor de una reestructuración o una quita de la deuda.

20 de septiembre de 2019. 08:00h Patricia Malagón
  • El mercado de bonos argentino sigue dando miedo a los inversores

Desde el pasado mes de agosto, Argentina está viviendo un momento económico bastante tenso. En las elecciones presidenciales primarias, Alberto Fernández resultó ser un claro ganador frente a Mauricio Macri. Por eso, el mercado se teme que si en octubre el líder peronista llega al poder comience una política económica desfavorable para el mercado. El mayor miedo se encuentra en el mercado de la renta fija, una reestructuración de la deuda o una quita atemoriza a los inversores.

“Parece que a los mercados les preocupa que, si Fernández gana las elecciones generales de octubre, sus políticas, tanto en términos de economía como de reestructuración de la deuda, podrían echar por tierra algunos de los modestos avances logrados bajo el mandato de Macri. Por eso hemos presenciado una caída masiva del peso, así como de los mercados de renta variable y bonos.”, comenta Steven Backes, gestor de Capital Group.

Por si esto fuera poco, desde el pasado 1 de septiembre el país está viviendo ciertos controles de capitales debido a la crisis de confianza vivida por los inversores, que estaban comenzando a sacar el dinero del país a un fuerte ritmo. Esto provocó una rápida y fuerte devaluación del peso. De hecho, el banco central agotó el 20% de sus reservas en dólares para defender al peso. “Básicamente, los funcionarios tenían a dos opciones: o dejar que el peso cayera libremente y llegara a un nuevo nivel, o imponer controles de capitales para tratar de generar estabilidad más rápidamente. El 1 de septiembre, el Gobierno eligió la segunda opción.”, añade Backes.

El principal problema que tiene Argentina es el pago de la deuda. “Como analista de inversiones, adopto una visión a más largo plazo. Creo que actualmente Argentina tiene un problema de liquidez, más que un problema de solvencia; por lo tanto, debería poder cumplir con sus obligaciones para con los titulares de bonos modificando el perfil de vencimiento de alguna deuda local.”, explica el gestor de Capital Group.

Precisamente, el temor a una nueva reestructuración de la deuda argentina por parte del FMI se cebó con los mercados y los precios se hundieron descontando una quita de la deuda de entre el 50%-60%, dando lugar a importantes pérdidas con los bonos a largo plazo cayendo entre 20 y 40 puntos. “De hecho, pensamos que la incertidumbre sobre el próximo proceso de reestructuración llevará a una mayor volatilidad en el medio plazo en todos los segmentos de bonos”, señala el equipo de Mainfirst.

Lo cierto es que los inversores han perdido la confianza en el actual gobierno y en el que podría salir tras los comicios del mes de octubre. “Los inversores están asumiendo una alta probabilidad de reestructuración de la deuda. Los bonos soberanos, pero también los bonos corporativos, ya cotizaban en diferenciales de crédito mucho más amplios (muchos se mueven entre el 30% y el 45%). Creemos que en la actualidad hay mucho miedo que ya se refleja en los precios actuales de los bonos.”

Esto se ve claramente reflejado en la rentabilidad del bono argentino a 9 años. Hace un año cotizaba en el 18%, y ahora lo hace en el 25,6%. Esto supone estar 11 puntos por encima de lo que marcaba en 2017. El bono a 1 año también ha subido en los últimos meses y esta en 31,3%, aunque se mantiene alejado del 42% que llegó a marcar en abril.