sábado, 22 septiembre 2018
ZONA PREMIUM
Inversión

El oro como el escudo protector ante las amenazas

En situaciones de recesión o de repunte inflacionario el metal dorado ha actuado como un buen refugio para los inversores en términos históricos.

11 de septiembre de 2018. 00:00h Héctor Chamizo
  • El oro como el escudo protector ante las amenazas

En los últimos años, el precio del oro se ha negociado en un rango muy estrecho, a menudo decepcionando a los inversores y llevando a algunos a cuestionar su uso en las carteras como medio para diversificar y preservar capital.

Pese a los elevados riesgos geopolíticos, el llamado escenario 'Ricitos de oro' que experimentamos el año pasado (es decir, crecimiento sólido, baja inflación y bajas tasas de interés), donde las inversiones de riesgos aumentaron, el oro perdió parte de su atractivo y arrojó retornos mixtos en el camino.

En un último informe de Unigestion elaborado por Jeremy Gatto Investment Manager, Cross Asset Solutions, y Florian Ielpo Head of Macroeconomic Research, Cross Asset Solutions, se describe cómo el metal dorado puede ejercer como escudo ante eventos que pueden generar volatilidad a las carteras tradicionales.

Con la normalización de la política monetaria por parte de varios bancos centrales en marcha, el aumento de la inflación y el aumento del estrés en el mercado, el oro se está volviendo de interés nuevamente atrayendo inversores. ¿Será el oro una especie de ganga en los próximos años? Estos expertos tienen dudas, dadas las "valoraciones actuales". Sin embargo, consideran que potencialmente "ofrecerá grandes propiedades de diversificación, ya que finalmente se beneficiará del cambiante entorno de la política monetaria".

Después de un largo período de deflación, las presiones inflacionarias están regresando. Mirando nuestra World Inflation Nowcaster, una medida sintética en tiempo real que rastrea el riesgo de sorpresa de inflación, ha habido un impresionante repunte desde mediados de 2016; y ese riesgo actualmente "permanece elevado". Los inversores muchas veces asocian el comienzo 'reflacionista' con el éxito electoral de Donald Trump.

Por el contrario, de acuerdo con el análisis de estos expertos, las presiones inflacionarias comenzaron alrededor del período de finales de verano del mismo año. La inflación es mucho más visible ahora, con las cifras del Índice de Precios al Consumidor (IPC) alcanzando mayores cotas y el precio de la inflación se ha revisado al alza considerablemente por el mercado. La capacidad de usar oro como una cobertura de inflación a menudo se cuestiona; sin embargo, cuando se compara con el Inflation Nowcaster, podemos ver que el "oro jugó su parte con una correlación positiva entre los dos".

El oro como el escudo protector ante las amenazas

Lo que aparece claramente en el gráfico, señalan, es que ambos indicadores tenían una tendencia a subir marcadamente durante los mismos períodos, como en 2006-2007 o en 2011. Ahora, el reciente repunte no ha sido seguido por un aumento equivalente.

Más allá de este simple análisis gráfico,tal y como detallan, cabe analizar el desempeño promedio del oro en cuatro macro-regímenes: recesión, sorpresas inflacionarias, estrés del mercado y crecimiento estable. Mirando hacia atrás en los retornos históricos del metal precioso entre 1974 y 2017, el oro plasmó retornos del 10% de media durante los períodos de inflación, mientras que en tiempos de recesión, obtuvo el mismo rendimiento que los bonos. Ya sea que uno esté preocupado por el riesgo de recesión o el riesgo de choque inflacionario, en base a nuestros hallazgos, el oro "parece ofrecer interesantes capacidades de cobertura".

El oro como el escudo protector ante las amenazas

En su opinión, la inflación y los tipos de corto plazo más altos son dos factores de apoyo para el oro a medio plazo, pero no son los únicos. Los mercados emergentes tienen un gran apetito por esta commodity, con India y China como los mayores consumidores del mundo. La demanda del mercado emergente es por lo tanto importante para las perspectivas del oro. Actualmente, el consumo en los mercados emergentes está por encima del potencial, lo que "podría interpretarse como un posible catalizador positivo para el oro".