inversion

El oro, gran beneficiado del contexto inflacionario y geopolítico

Los expertos ponen de manifiesto la rentabilidad actual del metal amarillo aunque resaltan la limitación de las ganancias ante los elevados rendimientos del Tesoro y las perspectivas de subida de tipos de interés de la Fed

05 DE abril DE 2022. 08:00H Alejandra Gómez

Ante la desbocada inflación que estamos viviendo en el mundo, parece que la capacidad refugio del oro para hacerle frente todavía sigue muy presente entre los inversores. 

Tanto es así que la demanda del conocido metal amarillo se ha elevado y su cotización ha llegado a alcanzar los 2.000,86 dólares la onza en el mercado asiático, su precio más alto dede el mes de septiembre de 2020 y un máximo histórico. Desde Coininvest concretan que estas cifras convierten al material precioso en una de las inversiones más rentables del momento. 

Este lunes, el oro comenzó la semana con subidas significativas debido a la perspectiva de nuevas sanciones contra Rusia, algo que impulsa a los inversores al activo refugio y reduce el apetito por el riesgo en los mercados. La situación viene dada en gran parte por el escaso avance de las conversaciones de alto al fuego entre Rusia y Ucrania de estas semanas. 

Fuente: Investing - Cotización de futuros del oro de los últimos 6 meses 

Según Coininvest, el mercado en busca refugios a la subida de la inflación y la relantización de la economía han hecho que del oro sea una apuesta ganadora en este contexto de inestabilidad geopolítica. Para sus expertos, la estrategia “fly to quality”-vender activos de riesgo como acciones y comprar activos seguros- vuelve a ser la tónica reinante en un contexto en el que el metal precioso aparece como una opción perfecta de garantía.

Daniel Marburger, su Director General especifica que el oro es la nueva buena inversión. Y es que concreta que los españoles tendemos a invertir nuestro dinero en “activos tradicionales como una vivienda o en terrenos, pero hay vida más allá y muchos beneficios al invertir en metales preciosos. En el oro, por ejemplo, no tiene tarifas adicionales, ni comisiones, ni contratos. Es simple, puro y nos ofrece una inversión a medio-largo plazo. Además, se puede fraccionar para disponer de él en cualquier momento gracias a los lingotes, por lo que su liquidez es sencilla y rápida frente a otros activos que requieren tiempo y que están sujetos a condcionantes externos para poder hacer efectivo el dinero”. 

“También, como estamos viendo en este momento, el oro es mucho más estable y no sufre las consecuencias de los cambios que afectan directamente a las economías, una situación que dada la incertidumbre que reina en el mundo, es una cualidad más que positiva a tener en cuenta a la hora de invertir. Históricamente ha actuado como cobertura en momentos de guerra, catástrofe o inflación y la situación que vivimos está dominada por estos factores”, insiste Marburguer. 

“En momentos de incertidumbre en los que las bolsas son muy inestables, la inflación está al alza, se habla de problemas de abastecimiento energético y encarecimiento de la energía y de algunas otras materias primas (no olvidemos que Ucrania está considerada como el granero de Europa), el precio de los metales preciosos de inversión debería mantenerse al alta”. Y prosigue “si el conflicto entre Ucrania y Rusia se suaviza, probablemente el precio se mueva algo hacia abajo, pero en cualquier caso, la inflación sigue estando ahí, acompañada de una recuperación económica en ralentí. La inestabilidad no es buena compañera”, indica también desde Coininvest la analista Raquel Herrero. 


El aumento del oro ha ido de la mano del rally del petróleo

Carsten Menke, Director de Next Generation Research de Julius Baer, comentaba la semana pasada que la guerra en Ucrania sigue provocando algunas oscilaciones de precios en los mercados de materias primas. 

“Como reflejo de un nuevo repunte de los precios del petróleo y de los temores relacionados con la inflación, el oro ha rebotado durante los dos últimos días y vuelve a cotizar por encima de los 1.950 dólares la onza. De hecho, tanto el oro como el petróleo han tocado sus mínimos de guerra el mismo día, con precios que cayeron brevemente por debajo de los 100 dólares por barril y de los 1.900 dólares por onza, respectivamente. El aumento del movimiento conjunto de ambas materias primas sugiere que los temores a la inflación son el motor dominante del mercado del oro en este momento, atrayendo de nuevo a los buscadores de refugio”, explicaba. 

Además, el experto añade que las tenencias de productos de oro con respaldo físico, su indicador preferido de la demanda de refugio, han registrado considerables entradas de alrededor de 165 toneladas desde el inicio de la guerra, lo que ha proporcionado un fuerte apoyo a los precios. 


El impacto de las sanciones a Rusia llega a oro

Mientras tanto, el oro también ha pasado a estar en el punto de mira de los políticos occidentales al imponer sanciones más estrictas a Rusia. “Tanto el gobierno de EE.UU. como el del Reino Unido han declarado que Occidente debe encontrar la forma de impedir que Rusia monetice sus vastas reservas de oro, que ascienden a 2.300 toneladas y tienen un valor de unos 145.000 millones de dólares. Dado que la mayor parte de las reservas de divisas de Rusia ya están bloqueadas, hemos destacado la posibilidad de que el oro se utilice finalmente para financiar la guerra. Dicho esto, Occidente no tiene ningún acceso directo a las reservas de oro rusas, por lo que las sanciones secundarias a las partes implicadas en una posible venta con el Banco de Rusia aparecen como la única solución. El impacto fundamental de estas sanciones en el mercado del oro parece muy limitado, pero la noticia puede haber levantado algo el sentimiento”, explica Menke. 

Para el experto, la pregunta clave en estos tiempos de crisis geopolíticas es siempre si los riesgos económicos y de los mercados financieros están aumentando o si están retrocediendo. “Con el reciente repunte de los precios del petróleo y las perspectivas de interrupción del suministro, el mercado se centra ahora en lo primero, pero sigue evaluando constantemente la situación, que sigue siendo muy influyente y muy incierta. Aunque no cabe duda de que el oro es la cobertura definitiva contra la crisis, creemos que ya refleja una buena parte de los riesgos y, por tanto, ya no es barato como seguro, a menos que la guerra empeore, por ejemplo, debido a un papel más activo de las fuerzas occidentales”, aclaraba. 


Ganancias limitadas ante la relación del oro con los tipos de interés estadounidenses 

Pero pese a que las subidas del oro en el mercado están claras, las ganancias del metal amarillo se han limitado debido a los elevados rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y la fortaleza del dólar. 

Así lo indicaban este lunes desde la agencia Reuters, que señalaba que el sólido informe de empleo del viernes correspondiente a los datos de marzo ha consolidado el hecho de que se produzcan con mayor dureza y velocidad las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos. 

“El oro es muy sensible a la subida de los tipos de interés en Estados Unidos, que aumentan el coste de oportunidad de mantener lingotes que no rinden, al tiempo que impulsan el dólar, en el que se cotiza”, indicaba la agencia de noticias internacional. 



Otros artículos relacionados:


El oro se ubica al alza en plena guerra en Ucrania, aunque de forma moderada


La LME reanuda el comercio del níquel tras el cierre del mercado: las claves


La guerra de Ucrania debilita el crecimiento económico y dispara la inflación


La OPEP+ no cede a presiones: sigue en su línea de producción y descarta los datos de la AIE


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"