inversion

"En España hay que ir al dividendo”

José Manuel Durbá, inversor en empresas por fundamentales y analista financiero independiente, analiza en panorama de mercado al que se enfrentan los inversores y aporta importantes consideraciones sobre qué hacer con las carteras en este contexto.

18 DE marzo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

ca1ae2a1293713e991ef48e225772a94.jpg

Este 2020 pandémico ha sido sin duda uno de los años más complicados, también para la economía, ¿han cambiado las claves de las inversiones?

La clave de la inversión en empresas está en determinar su capacidad para generar valor. Esta capacidad depende de sus fundamentales, que son consecuencia de la naturaleza del negocio, del entorno competitivo y de la estrategia con la que la empresa se enfrenta a su mercado para conseguir ventaja sobre sus competidores.Todos son factores que, aunque siempre se están adaptando, no suele haber cambios cualitativos frecuentes ni rápidos y las claves, normalmente permanecen durante mucho tiempo.

En situaciones de crisis, los sectores más afectados pueden sufrir sacudidas que cambien las relaciones competitivas y en esta crisis, en los sectores relacionados con el turismo, podría haber cambios que afecten a las claves de inversión de la misma forma que en la crisis de 2008 provocó cambios en el sector bancario, pero de momento no veo motivos para cambiar la percepción porque estos cambios necesitan su tiempo.

Lo que sí cambia son las valoraciones. En la mayoría de forma temporal durante 2020 porque con los resultados que están obteniendo en últimos trimestres, las valoraciones en general ya dan una continuidad pre-covid.

Algunas empresas y sectores como hoteles, aerolíneas, empresas en reestructuración… que están sufriendo mucho en esta crisis, los cambios en las valoraciones pueden permanecer durante más tiempo a consecuencia de aumentos de capital, fusiones, aumentos de deuda o nuevas reestructuraciones que, aunque pueden significar la salvación de la empresa, diluyen la inversión y perjudican al inversor. También hay empresas y sectores que se benefician y los fundamentales podrían tener una mejora duradera, bien sea directamente por la crisis (alimentación, tecnológicas, venta online, farmacia…) o bien por la medidas que se tomen para la salida de la crisis (renovables, construcción…) o por su propia naturaleza cíclica.

¿Han cambiado también los inversores ante la Covid-19? ¿Apostamos más ahora por los activos refugio?

Los inversores, considerados como conjunto siempre se comportan igual. Las crisis se suceden cada cierto tiempo y forman parte del proceso de inversión. Los inversores siguen comprando con la euforia y vendiendo con el pánico. 

La caída de precios fue general e indiscriminada, pero si algo ha cambiado en esta crisis es que en algunas empresas las subidas se han producido muy rápido, los inversores han sido muy selectivos, dirigiendo grandes cantidades de dinero hacia algunas empresas en las que los precios se han disparado hasta nivel de burbuja, mientras en otras no entra el dinero y siguen a precios muy bajos.

Nunca he sido partidario de los considerados activos refugio, las empresas que crean valor son la mejor garantía de que el dinero invertido mantendrá su poder adquisitivo y crecerá.

La inversión en ESG está siendo muy sonada, ¿cómo debemos posicionarnos ante ella? ¿De qué manera podemos invertir con estos criterios? ¿Ha llegado para quedarse?

El objetivo de toda inversión es obtener una adecuada rentabilidad económica, el resto son modas y añadidos. 

Las empresas hace años que se están adaptando, incorporando factores de sostenibilidad, pero necesitan su tiempo pues, deben hacer inversiones y cambios que afectan a su competitividad. La normativa relacionada con ESG pretende implicar a la industria de comercialización y gestión de fondos en este proceso. Se intenta redirigir los flujos de los partícipes de los fondos hacia empresas que cumplan criterios ESG con el fin de que sus cotizaciones aumenten y puedan financiarse en mejores condiciones. Esto podría acelerar los cambios para adaptarse a ESG, pero tiene efectos negativos. 

Si las empresas pudieran adaptarse a ESG de forma rentable ya lo habrían hecho, pero la adaptación implica desviar recursos de inversiones rentables hacia inversiones que no lo son y esto no solo perjudica su rentabilidad, sino que puede afectar a la competitividad.

Los criterios ESG están para quedarse, al menos mientras permanezcan las tendencias sociales que los han motivado, y debemos actuar en consecuencia. 

Desde el punto de vista del inversor, debemos considerar los beneficios y los costes e incorporarlos en las valoraciones. Desde el punto de vista de la industria, ESG son factores de diferenciación con los que competirán entre ellos para captar clientes pertenecientes a sectores de población sensibles a estos temas.

El fenómeno Reddit con Gamestop y posteriormente la plata y el Ripple ha generado un revuelo importante. ¿Están cambiando las nuevas tecnologías las reglas del juego y la forma de invertir? ¿Podemos esperar acontecimientos futuros del estilo y en otras regiones? Principales repercusiones. 

No creo que cambien las reglas de la inversión ni que se produzcan muchas actuaciones similares, pero si se producen, será en EE.UU. En España el mercado continuo mueve volúmenes muy pequeños y los del mercado de futuros son ridículos, en realidad no hay mercado. La operación sobre Gamestop ha sido una jugada maestra, pero es imposible sin volumen.

Sin embargo las redes están teniendo un papel importante creando tendencias sociales, influyendo en elecciones, dando visibilidad a grupos de opinión, etc… En inversión, las redes se utilizan desde hace años para intercambiar información y en España ha habido algunas movilizaciones de inversores en las que las redes han jugado un papel importante facilitando la agrupación de pequeños inversores para hacer valer sus derechos como en el caso de Abengoa, Popular, etc… También hubo movilización para coordinar votos en la Asamblea de Enagás de 2020 oponiéndose a la entrada de políticos en su Consejo con un efecto del 15%.

El papel que podrían jugar las redes, creo que podría ir más en el sentido de facilitar la coordinación de los pequeños inversores que teniendo una mayoría real en muchas empresas, no tienen ningún poder de decisión, en cambio actuando de forma coordinada, podrían defender sus derechos. 

Parece que este 2021 está siendo más alentador para los mercados europeos, ¿qué podemos esperar del Ibex 35? ¿Hacia qué sectores/compañías deberíamos apuntar?

La bolsa sube por resultados, expectativas y por la entrada dinero. Los resultados ordinarios trimestrales están al nivel de 2019 y las cotizaciones están a 1,3 veces valor en libros, cuando normalmente están a 2-2,5 veces. Ahora mismo ya hay valor creado y resultados para justificar un Ibex por encima de 10.000.

Expectativas de crecimiento futuro hay pocas debido a las características de las empresas que forman parte del Ibex y de la bolsa española en general.

El mayor problema de la bolsa española es que no entra dinero desde hace años y no va a entrar. Los incentivos para que el dinero salga son mayores que los incentivos para que entre. 

El poco dinero que hay se ha dirigido en 2020 hacia empresas con negocios de futuro (renovables y relacionadas con la 5G) y sus cotizaciones ya están a precios de burbuja y deberían bajar. No obstante, cuando las cotizaciones se sustentan en la fe, no hay racionalidad y puede pasar de todo.

Las empresas relacionadas directamente con el turismo (hoteles, aerolíneas) no recuperarán la actividad normal hasta 2023, pero los estímulos y la distribución de vacunas podrían provocar aumento en las cotizaciones por mejora de expectativas.

Las empresas de sectores maduros (bancos, seguros, energía) tienen un gran potencial para subir que no proviene de su capacidad para crecer sino, porque las cotizaciones cayeron a precios de pánico y no se han recuperado a pesar de que sus negocios sí lo han hecho.

Luego hay empresas con personalidad propia que, a pesar de no ser negocios punteros, tienen una gran calidad y buena capacidad para crecer. No cotizan a precios de saldo pero están baratas (Inditex, CIE, Grifols, ACS) o a precios razonables (Vidrala, Viscofan). 

Principales perspectivas de inversión este 2021. ¿Cómo debemos acomodar las carteras? 

En España hay que ir al dividendo. Sectores maduros que ofrecen rentabilidades del 7-8% por dividendos y siguen muy baratas. Como sus resultados ya se han recuperado, difícilmente bajarán más y si entra algo de dinero, podrían dar rendimientos en bolsa excepcionales.

EE.UU. no debería dar en 2021 los rendimientos de este año. India, China y algunos países de su entorno serán las mejores opciones. 

Por sectores: cíclicos y empresas que puedan aprovechar el 5G (fabricantes, instaladores, mantenimiento).

Fidelity: "Hay una gran oportunidad de inversión dentro del consumo en China"