inversion

¿Es más rentable invertir en trading o en dividendos?

Los interesados en el mundo de las inversiones tienen cada día más opciones, dado que las nuevas tecnologías nos han brindado un novedoso escenario repleto de posibilidades.

12 DE abril DE 2021. 13:19H Funds&Markets

1c96d663b0fa490df7bc0a5704c44a4b.jpg

Aun así, todavía siguen existiendo opciones tradicionales que pueden darnos notables rendimientos, por lo que es necesario estudiar a fondo cada una de las alternativas disponibles. Dos de las más conocidas son el trading en línea y el uso de dividendos, cuyas opciones son totalmente opuestas. Seguidamente, conoceremos sus características y cuál resulta más rentable para cada usuario. 

Fuente: shutterstock.com

Trading en Forex

Una de las ventajas más significativas de la conexión a internet es que nos permite realizar numerosas operaciones online, por lo cual no es de extrañar que hoy en día podamos incluso invertir sin tener que salir de casa. El trading online surge gracias a ello, y se define como un intercambio de bienes en un mercado en línea con regulación. El vocablo “trading”, originario del inglés, podría traducirse como “negociación bursátil”, e implica que el inversor tiene conocimientos sobre los mercados en los que opera. En consecuencia, aunque acceder a él es fácil y rápido, precisa de estudios previos para poder realizar las operaciones con éxito.

Para entenderlo mejor, conoceremos el trading en Forex, una de las prácticas más seguidas por los inversores en los últimos años. Este tipo de inversión se centra en las denominadas criptomonedas, las cuales son divisas digitales cuyo valor cambia rápidamente. Por consiguiente, invertir en ellas requiere una extensa planificación, pues los resultados o beneficios obtenidos dependen de su situación actual. Estas operaciones se realizan en un mercado OTC (Over The Counter), y por ende no necesitan un intermediario, así que resultan más económicas y veloces. 

Asimismo, el Forex funciona de distintas maneras, ya que existen recursos como el social trading, en el cual los inversores cobran por publicar sus portafolios con sus distintas inversiones. Debido a ello, los novatos en el trading pueden tomar ejemplo de los más experimentados, complementar sus ideas e incrementar sus posibilidades de éxito en sus operaciones. Además, también existen plataformas de Forex en las que un usuario puede afiliarse. En estas es posible compartir un enlace y ganar comisiones por cada nuevo inversor que decida operar en trading. De este modo, los traders tienen a su disposición distintas herramientas disponibles, dependiendo de su experiencia o preferencia.

Fuente: shutterstock.com

A la hora de realizar trading podemos tomar distintos enfoques, pues es posible ser más cauteloso o arriesgado. Por un lado, el trading a largo plazo es recomendado para los novatos, pero puede ser rentable para todos. Este se realiza sin una fecha definida para obtener los resultados, así que precisa de meticulosos estudios semanales y diarios para saber cuál es el momento ideal de cerrar una operación. Por el contrario, se puede realizar trading a corto plazo, que puede tener una duración aproximada de 10 días. Para hacerlo, el inversor se basa en gráficos diarios y en las expectativas calculadas previamente. 

El funcionamiento de los dividendos

De igual manera, los dividendos son otra forma de inversión, aunque su funcionamiento poco tiene que ver con el trading. En este caso, un usuario escoge una empresa en concreto para comprar acciones, y en función de su rendimiento, recibirá o no beneficios. Cuando esta lo hace, el inversor recibe ganancias en proporción al número de acciones que tenga de la compañía. Estos beneficios son los denominados “dividendos”, que, como dependen del balance que realice cada compañía, son de valor variable. Además, las decisiones de sus directivos tienen un gran impacto, ya que pueden decidir invertir más o menos en dividendos, o incluso reinvertir parte de sus ganancias en la empresa.

Generalmente, los dividendos son en efectivo, lo que significa que el usuario recibe dinero por cada uno de ellos. Sin embargo, también existen los dividendos en forma de acciones, que aunque no otorgan capital de inmediato, pueden ofrecer un mayor beneficio a largo plazo. Por ejemplo, si una compañía reparte acciones procedentes de autocartera, el accionista tendrá más participación en la empresa y tendrá la oportunidad de generar más beneficios si la empresa mejora tiempo después, aunque siempre hay que tener en cuenta los riesgos. Asimismo, los usuarios también pueden recibir los denominados “dividendos especiales”, que se reparten de forma extraordinaria cuando la compañía tiene más ingresos de los esperados. 

La obtención de dividendos

Por lo general, los dividendos se pagan anualmente, después que las compañías calculen cuáles han sido sus beneficios durante todo el año, si los hay. Así pues, las fechas son determinadas por la Junta Directiva, que tiene que seguir distintos pasos para informar al inversor. Para empezar, debe de verificar cuándo realizó el usuario su inversión, ya que dependiendo de la fecha, podría no ser apto para recibir estas ganancias. Una vez que lo haga y lo confirme, tendrá que anunciar una fecha de pago. 

Por consiguiente, se puede afirmar que invertir en dividendos de empresas de renombre tiene poco riesgo, puesto que este tipo de compañías suele mantener ganancias estables durante todo el año, aunque no es algo seguro. De hecho, existe la posibilidad de que sucedan altibajos y movimientos de mercado inesperados, así que es imposible saber si habrá o no ganancias, hasta que la empresa lo anuncie.

Fuente: shutterstock.com

Por todo lo mencionado, los dividendos resultan una forma de inversión pasiva que no requieren que el usuario realice exhaustivos análisis de los mercados, y la obtención de resultados es algo más lenta. Por su parte, el trading online es una herramienta dinámica con posibilidades de saber los resultados de la inversión de forma más rápida, pero requiere de múltiples estudios constantes para determinar la situación del mercado, y por lo tanto cuenta con más riesgo que los dividendos. 

Debido a este hecho, la rentabilidad de ambos métodos es subjetiva, dado que dependerá de la situación de cada inversor y de sus expectativas. De igual manera, también se pueden combinar ambos métodos, lo cual significaría tener un posible beneficio por parte de los dividendos y, si las operaciones de trading tienen resultados positivos, una serie de ingresos más variables a lo largo del año.


MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"