inversion

¿Hay oportunidades en la renta variable europea?

La renta variable europea presenta muchas dudas, pero aún ahí algunas oportunidades.

16 DE abril DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

f8942687809dcdd6c2fae28a508ae103.jpg

Encontrar oportunidades en la renta variable europea no parece algo sencillo, y de hecho no lo es. Los principales índices europeos acumulan una caída superior al 20% desde que comenzó el año. El Ibex 35 se ha dejado un 27,5%, el FTSE MIB italiano un 27%, el CAC 40 francés un 25,8% y el Dax pierde un 21%. Con este escenario es complicado encontrar algo positivo, pero sigue habiendo buenas oportunidades.

“En este momento, el mercado europeo reacciona a las políticas de los gobiernos y no al impacto del virus en sí. Los gobiernos europeos han ido más allá que Estados Unidos cerrando sus economías y está causando un impacto económico más significativo en el mercado de valores a corto plazo. Sin embargo, al mercado le falta un factor importante: todos los gobiernos deben tratar de apuntalar sus economías a medida que se detiene el crecimiento económico. El desempleo ha sido más alto en los países europeos de lo que ha sido a nivel mundial, pero la eficiencia de sus sistemas de seguridad social podría ser la razón por la que Europa se destaque en las próximas semanas y meses, a medida que atravesamos esta recesión y que los gobiernos apoyen la demanda de los consumidores”, comenta Aaron Barnfather, gestor de renta variable europea de Lazard Asset Management. El experto también señala que los valores de gran capitalización europeos pueden ser los que mejor comportamiento registren en los próximos meses.

Los sectores más beneficiados por esta crisis son aquellos relacionados con hyperscalers, proveedores de centros de datos, infraestructuras de comunicación, proveedores tecnológicos, ciberseguridad, videojuegos y entretenimiento en streaming, educación on-line… “Las compañías que facilitan el trabajo colaborativo verán, por lo tanto, un crecimiento importante que debería perdurar en el largo plazo. Esta tendencia al teletrabajo será la nueva norma, aumentando la demanda por espacio en la nube, beneficiando a los hyperscalers y a los proveedores de centros de datos. Esto debería ser positivo también para la industria de las telecomunicaciones, puesto que veremos una necesidad creciente por tecnologías avanzadas 5g. La ciberseguridad se volverá todavía más importante, dado que todos los intercambios de información se hacen a través de aplicaciones en línea”, señala Nina Lagron, CFA y responsable de Large Cap Equities de La Française.

Valores

Dentro de los valores europeos, solo siete de los cuatro principales índices acumulan rentabilidades positivas en lo que va de año. La compañía que más sube es la italiana DiaSorin (24%), una multinacional de biotecnología que produce y comercializa kits de reactivos de diagnóstico in vitro utilizados en inmunodiagnóstico y diagnóstico molecular. Tras ella, la española Cellnex, que lo hace por encima del 20% debido a que es una empresa de servicios e infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas que cuenta con una cartera proyectada de hasta 53.000 emplazamientos en toda Europa. Mientras que la tercera que más crece es Wirecard AG es una empresa global de tecnologías y servicios financieros con sede en Alemania. Proporciona servicios de procesamiento de pagos, emisión de tarjetas y gestión de riesgos a más de 7.000 clientes corporativos de todo el mundo. La germana avanza por encima del 11%.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”