sábado, 17 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

La curva se volvió a invertir por tercera vez en 5 meses

La curva de tipos de Estados Unidos se invirtió en diciembre, lo hizo de nuevo en marzo y lo ha repetido en mayo.

14 de mayo de 2019. 00:01h Patricia Malagón
  • Image

Uno de los indicadores del acercamiento hacia una recesión es la inversión de la curva de tipos en Estados Unidos. El pasado 9 de mayo los tipos de interés a 3 meses estaban más altos que a 10 años, algo es una anomalía y que cuando surge es porque los inversores detectan que habrá más riesgo en el corto plazo que en el largo plazo. Sin embargo, está última inversión es llamativa porque es la tercera en los últimos cinco meses. La curva se invirtió en diciembre, lo hizo de nuevo en marzo y lo ha repetido en mayo.

"Cada recesión que ha sufrido EE.UU. en los últimos 60 años ha venido precedida de un aumento del rendimiento negativo, es decir, una curva de tipos invertida", como señalaron Michael D. Bauer y Thomas M. Mertens en un estudio de la Reserva Federal de marzo de 2018.

Este fenómeno indica que el banco central está enfriando la economía al elevar los tipos de interés, lo que hace que los tipos de la deuda a corto se sitúen por encima de los tipos a largo plazo. Sin embargo, esto no implica que las rentabilidades de los distintos activos vayan a ser negativas, y el periodo transcurrido entre la inversión de la curva y la llegada de la recesión puede ser bastante largo, según explica Blokland, desde Robeco Investment Solutions.

En esta ocasión, son varios los analistas que achacan a la guerra comercial la inversión de la curva. Consideran que el riesgo a corto plazo se ha elevado porque es difícil saber cómo se resolverá el conflicto comercial que mantienen China y Estados Unidos. A día de hoy, nadie puede vaticinar cuál será la resolución al conflicto. Ya que, cuando parecía que todo estaba hecho y solo faltaban las firmas, Donald Trump sorprendió a todos anunciando una nueva subida arancelaria a los productos chinos. Por eso, la incertidumbre creada en el mercado en las últimas fechas podría ser una de las razones de la inversión de la curva.

“Cabe señalar, sin embargo, que no todas las curvas invertidas van seguidas de una recesión, como vimos más recientemente a mediados de los años sesenta. Si la economía de EE.UU. entrase finalmente en recesión, veríamos que en términos generales los valores del índice S&P 500 corregirían de media en torno a un 5% en el año anterior a entrar en recesión.”, destaca Volker Schmidt, Senior Portfolio Manager de Ethenea Independent Investors.