inversion

La gestión de la liquidez, clave en las carteras

Los expertos coinciden en señalar que la gestión de las reservas de efectivo será vital en este ejercicio, de cara a aprovechar las oportunidades que resulten de los momentos de volatilidad.

19 DE febrero DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

5ff82683dc59c7ede1ee1d0a801c203c.jpg

Mantener un enfoque de asignación diversificado y gestionar la liquidez se antojan importantes en este 2020 en el que la crisis del coronavirus ha trastocado la idea con la que se arrancaba en el ejercicio. El debate ahora está en si se está subestimando el riesgo de este evento inesperado o si hay que seguir con los planes para el ejercicio en la confianza de que cualquier impacto por esta epidemia será un impacto cuyuntural. 

“Estamos en un entorno en el que vamos a mantener posiciones estructurales de liquidez mucho más elevadas que la media histórica, aunque luego todo va a depender de cómo se comporte el mercado”, señala Félix González, socio-director de Capitalia Familiar EAF. Esta posición no es sino consecuencia de una estrategia de prudencia y del hecho de que las valoraciones no son tan confortables como en el pasado. “Es una postura coherente con el planteamiento de ser táctico y de que hay que tener más munición fuera para entrar y salir”, apunta. 

De igual modo, Diego González, asesor financiero de Cobalto Inversiones EAF, considera que tras el comportamiento registrado por los distintos activos en el último año, “tiene mucho sentido arrancar el año con un porcentaje en liquidez”. Porcentaje que Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum Asset Management (Natixis IM), cifra en un 10%. “A pesar de los rendimientos negativos, mantenemos una posición del 10% en cash para poder aprovechar las oportunidades que puedan surgir en el primer trimestre, como por ejemplo, convertibles en el caso de aumento de volatilidad o emisiones premium en el mercado primario de crédito”.

Pese a no dar rentabilidad, José María Luna, socio -director de Luna-Sevilla Asesores Financieros, recuerda que “a veces la descorrelación real es la propia liquidez". 

¿Qué hacer con la tesorería?

Con el objetivo de preservar el capital y de reducir la volatilidad de las carteras, en Diaphanum mantienen una elevada posición en tesorería en el momento actual. “Dado el riesgo de perder en renta fija, sobreponderamos la tesorería, ya que sino, aumentaría sensiblemente la volatilidad de las carteras. Además, permite aprovechar oportunidades”, apunta su director de inversiones, Miguel Ángel García. 

El tema está en dónde aparcar esa tesorería. Para García, la mejor opción es mantenerla en depósitos, en caso de que no cobren y, “si no queda más remedio, la idea es comprar un fondo de tesorería, de baja comisión, que te permita tener una pérdida limitada. En definitiva, no es que veamos en ella un activo que te vaya a sacar dinero, sino un activo que te evite tener riesgo en la cartera”.

Por su parte, Félix González, socio-director de Capitalia Familiar EAF, señala que “no tendría esa liquidez en fondos monetarios porque eso es tirar directamente a pérdidas dado que la rentabilidad del mercado monetario es inferior a las comisiones que cobran estos fondos”. Es por ello que aconseja “mantener los saldos de liquidez en efectivo si no tiene ningún coste con el límite máximo de 100.000 euros por titular y entidad para que te cubra el fondo de garantía de depósito”.

Otra opción, a su juicio es mantener esa liquidez en algún fondo de renta fija muy conservador como el Muzinich Enhancedyield Short-Term Bond Fund, de cara a obtener una rentabilidad de esa liquidez superior a la inflación. En esta línea también cita al fondo Candriam Bonds Credit Opportunities o el Amundi 12M. “De ninguno de los tres se puede esperar una rentabilidad por encima del 2% este año. Son fondos como alternativa para aquella liquidez que tengamos que dejar ahí mientras se encuentran ideas en el mercado”, concluye.


Turazzini (Blackbird): "No vemos que la tasa Tobin vaya a tener una relevancia mayor en el mercado"