sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Inversión

La gestión pasiva crecerá un 611% en diez años

En 2008 los fondos de gestión pasiva gestionaban 1,35 billones de dólares, a día de hoy gestionan 9,6 billones y se espera un crecimiento en Europa para 2025

30 de noviembre de 2018. 12:00h
  • La gestión pasiva crecerá un 611% en diez años

El crecimiento de la gestión pasiva en los últimos diez años ha sido exponencial. Según Morningstar, en 2008 se gestionaban 1,35 billones de dólares, mientras que ahora esa cifra es de 9,6 billones, un crecimiento del 611%. Por su parte, los fondos que gestionan de manera activa han crecido un 154% en el mismo periodo.

En Estados Unidos este crecimiento se ha notado con mayor impacto, ya que solo aquí el 18% de los activos bajo gestión se encuentran en ETFs y la cifra asciende al 37% en los fondos indexados, frente al 14% que supone la gestión pasiva en Europa. Según Moody’s esperan un crecimiento rápido en el Viejo Continente: “Esperamos que un cuarto de los activos de la industria de fondos esté en productos pasivos en Europa en el año 2025”.

Los ETFs despiertan cada vez más interés entre los inversores institucionales, que buscan en ellos posiciones tácticas para sus carteras, para ganar diversificación o como alternativa a sus posiciones de liquidez. La segunda razón que alega Moody’s, es que tienen un bajo coste, por eso augura un futuro positivo para los ETFs europeos.

Por una parte, la reducción de las expectativas de rentabilidad que se manejan para casi todos los activos está llevando a los inversores institucionales a buscar alternativas baratas que les permitan maximizar la rentabilidad de su cartera, y por otra está Mifid II, la directiva europea que obliga a los fondos de inversión a ser mucho más transparentes en la información de costes que dan a sus partícipes. Estos empezarán a recibir ese desglose de costes al tiempo que vean pérdidas en sus inversiones -2018 es un año en el que es raro el fondo que gana dinero- y puede llevar a muchos de ellos a buscar productos más baratos como los ETFs.

El trasvase de fondos activos a fondos pasivos siguió produciéndose en septiembre con un impulso creciente. Los fondos con vocación a largo plazo gestionados activamente sufrieron las mayores salidas en un mes desde enero de 2016, mientras que los fondos indexados a largo plazo (que incluyen fondos indexados y ETFs) registraron las mayores entradas desde febrero de este año, según informan desde Morning Star.

“La cuota de mercado de los fondos pasivos aumentó del 15,5% al 16,7% en los últimos 12 meses, pasando de 1,24 billones de euros a 1,44 billones de euros. El patrimonio de los fondos gestionados activamente pasó de 6,77 billones de euros a 7,19 billones de euros en el mismo período, gracias principalmente al dinamismo de los mercados. La continua erosión de la cuota de mercado de los fondos activos ha sido así compensada en términos absolutos por el aumento de los volúmenes (al tiempo que ha impulsado los beneficios de muchos gestores activos). Con el aumento de la volatilidad de los mercados, se puede decir que los gestores activos ya no encontrarán apoyo en los mercados durante este cuarto trimestre.”, explican en Morning Star.