martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

La guerra comercial lleva al oro a máximos de 2013

La onza de oro ya cotiza por encima de los 1.468 dólares, lo que la sitúa en máximos de los últimos seis años.

06 de agosto de 2019. 14:00h Patricia Malagón
  • La guerra comercial lleva al oro a máximos de 2013

Cuando la calma era el pronóstico más probable para el mes de agosto, sobre todo después del recorte de tipos de la Reserva Federal, la guerra comercial ha sacudido el mercado. A finales de la pasada semana Donald Trump aseguró que subiría los aranceles a los productos chinos por valor de 300.000 millones de dólares. Tras esto, China no dudó en responder devaluando el yuan hasta romper la barrera psicológica del 7 a 1 con respecto al dólar.

El pánico comenzó a apoderarse del mercado y la prueba de ello es que Wall Street registró el pasado lunes 5 de agosto la peor caída del año. De media, los índices estadounidenses cayeron un 3% y los 500 principales magnates perdieron 117.000 millones de dólares en solo unas horas.

Activos refugio

Dentro de este escenario el oro juega un papel fundamental. Por todos es conocido que el metal dorado es un activo refugio por excelencia y ha vuelto a hacer gala de ello. Ante estas caídas inesperadas del mercado la onza de oro se ha revalorizado hasta marca máximos no vistos desde el año 2013. Ha superado los 1.468 dólares por onza, la última vez que se superó esta cifra corría el mes de abril de hace seis años.

En los últimos tres años este activo se ha revalorizado de forma considerable, de hecho, cayó por debajo de los 1.050 dólares por onza en el 2016 y tres años después se encamina hacia los 1.500 dólares. Una barrera nada descartable teniendo en cuenta la cercanía al final de ciclo económico y a las caídas del mercado debido a la guerra comercial.

Otros riesgos que pueden hacer subir al oro son el Brexit, nuevas tensiones entre China y Estados Unidos y el precio del petróleo. Sobre el Brexit, el 31 de octubre se termina el plazo y Boris Johnson ya habla claramente de Brexit duro en caso de que la Unión Europea no ceda ante las pretensiones del Reino Unido. Las tensiones entre China y Estados Unidos, lejos de resolverse, podrían revitalizarse y afectar aun más a los pequeños productores de cada país dañando la economía local. Por otro lado, el precio del petróleo es otro riesgo que hay encima de la mesa. China estaría dispuesta a comprar crudo a Irán para saltarse el bloqueo impuesto de Estados Unidos. Si esto ocurre, el Brent podría descender considerablemente. Con estos riesgos, los inversores miran al oro para salvaguardar su capital y obtener rendimiento.