inversion

La inversión en acciones con impacto en el mundo real: perspectivas para los próximos cinco años

Aunque la inversión de impacto sigue siendo un nicho en comparación con el mercado más amplio de inversiones sostenibles, el impulso está creciendo a medida que los inversores buscan soluciones a los problemas más acuciantes del mundo

18 DE noviembre DE 2021. 13:18H NN IP

65bbdd7ac22795398139852d6997cd1d.jpg

El aumento de la demanda de productos de inversión en renta variable de impacto ha sido estimulada por inversores estratégicos a largo plazo, como las oficinas familiares y los fondos de pensiones, que están cada vez más dispuestos a aumentar sus asignaciones. El activismo de los accionistas también desempeña un papel, ya que los llamamientos a la acción en cuestiones como la crisis climática y la desigualdad social orientan el comportamiento de las empresas.

Las estrategias de impacto, el último paso en la inversión responsable, han ganado fuerza desde la adopción de los ODS de la ONU y la firma del Acuerdo Climático de París en 2015. La principal diferencia entre la inversión de impacto y otros tipos de inversión sostenible es que los inversores de impacto quieren tener un impacto neto positivo en el mundo, y miran más allá de las empresas que se contentan con dirigir sus propias operaciones de manera sostenible.

En términos de desarrollo del mercado, la inversión de impacto está hoy donde la inversión sostenible estaba hace 10 o 15 años. Muchos inversores todavía están tratando de entender en qué consiste realmente el enfoque de impacto, pero la comprensión -y los flujos de inversión- se están poniendo al día rápidamente.

Así que, con la inversión en capital de impacto preparada para un rápido crecimiento, ¿dónde es probable que surjan oportunidades de inversión en los próximos cinco años?

Empecemos por el impulso, intensificado por la pandemia, de ampliar la asistencia sanitaria asequible. Por ejemplo, EE.UU. gasta alrededor del 18% del producto interior bruto -casi 4 billones de dólares al año- en atención sanitaria, por lo que las empresas que pueden ayudar a reducir esa factura tienen una gran demanda. Los fabricantes de dispositivos médicos innovadores de alta tecnología, que pueden mejorar los resultados de los pacientes y reducir los costes de los tratamientos, son un buen sector que los inversores deben examinar. 

El segmento de las ciencias de la vida -empresas que desarrollan y fabrican productos farmacéuticos, medicinas basadas en la biotecnología y una serie de otros productos- también está creciendo rápidamente debido a la creciente atención a la prevención de enfermedades. Aunque es difícil elegir a los ganadores en el ámbito del desarrollo de medicamentos, muchos proveedores de este mercado, como las organizaciones de investigación clínica y los fabricantes de equipos de ciencias de la vida, ofrecen interesantes oportunidades de inversión.

Otro sector impulsado por la pandemia es el de las tecnologías de la información. Para los inversores, la tecnología de la información es una de las perspectivas más atractivas, ya que el ritmo de la digitalización se acelera en todo el mundo. Empresas como las productoras de software suelen tener un elevado apalancamiento operativo y un rápido crecimiento de los ingresos, una combinación que puede impulsar los beneficios. Suelen tener fuertes ventajas competitivas, como el poder de los precios y una base de clientes leales. Y suelen tener un alto porcentaje de ingresos recurrentes impulsados por el software como servicio, por el que se accede al software en línea a través de una suscripción.

Las empresas de conectividad, que desarrollan y mantienen las redes e infraestructuras físicas, digitales y financieras del mundo, también deberían ser una buena apuesta. Las empresas que prestan servicios a la infraestructura física presentan oportunidades sustanciales, ya que los gobiernos despliegan planes para gastar hasta 10 billones de dólares[5] para actualizar o reemplazar instalaciones y sistemas deteriorados y obsoletos, y los planes de desarrollo ecológico conllevan un gasto a largo plazo en nuevos tipos de infraestructura.

El sector de la ciberseguridad se está expandiendo rápidamente, ya que las empresas se apresuran a protegerse contra el tipo de infracciones de alto perfil que se han acelerado en los últimos años. El cambio hacia el trabajo a distancia y la transición a la nube están cambiando la forma en que las empresas protegen sus activos digitales, con una transición en curso hacia un enfoque multilocal capaz de cubrir a los empleados que trabajan desde casa. Este reto requiere nuevas soluciones, como el modelo de seguridad de confianza cero o sin perímetro, que se basa en el concepto de que no se debe confiar en los dispositivos por defecto, ni siquiera dentro de una red corporativa.

La creciente popularidad de las aplicaciones de pago digitales y las finanzas descentralizadas también crearán muchas oportunidades de inversión. Los procesadores de pagos ágiles y disruptivos están en camino de crear las llamadas redes de pago y préstamo de circuito cerrado, es decir, ecosistemas de pago que eluden el sistema bancario tradicional y permiten a los usuarios obtener préstamos que no serían posibles a través de los canales estándar.

Las empresas que aporten soluciones para reducir las emisiones y acelerar la transición a la energía sostenible están especialmente bien situadas para beneficiarse de los cambios políticos y normativos que se están produciendo a nivel mundial, como el impulso de China para reducir la contaminación y las iniciativas de la UE en materia de residuos y reciclaje. El sector industrial es un buen lugar para buscar empresas que ayuden a las compañías y a los consumidores a reducir su huella de carbono.

Las empresas innovadoras también contribuyen al impulso de una economía más circular, que implica la ampliación del ciclo de vida de los productos, la reducción de los residuos y la reutilización de materiales siempre que sea posible para crear más valor. Las empresas que abordan la proliferación de plásticos son un área clave de oportunidades, con nuevas tecnologías como el reciclaje químico que se está desarrollando para complementar los métodos mecánicos tradicionales. Las empresas que contribuyen a reducir las emisiones y a desarrollar soluciones de reciclaje en industrias que emiten grandes cantidades de gases, como el acero y el cemento, también están avanzando.

Dos tecnologías de probada eficacia -la energía del hidrógeno y la captura y el almacenamiento de carbono- que aún no han logrado acertar en el aspecto económico también están preparadas para crecer a medida que aumenten los precios del carbono y las empresas y los proyectos comiencen a ampliar su escala. Aunque la rentabilidad sigue siendo una incógnita en este espacio, y el número de inversiones atractivas sigue siendo limitado, estas empresas serán esenciales si queremos cumplir los objetivos del acuerdo de París y los objetivos de cero emisiones netas. Marque éste como un sector a tener en cuenta.

Por último, los inversores estarán bien servidos si miran más allá de Europa y Estados Unidos en busca de oportunidades en los próximos años. Entre los mercados fronterizos, muchos países africanos, con poblaciones jóvenes y en crecimiento, están preparados para crecer en áreas como la digitalización. La región está adoptando rápidamente las nuevas tecnologías, sorteando los problemas que las economías avanzadas han tenido con los sistemas heredados, lo que permite una rápida penetración de soluciones como las aplicaciones de pago por móvil.

En NN Investment Partners, ofrecimos nuestra primera estrategia de renta variable de impacto un año después de que se firmara el acuerdo de París y de que la ONU adoptara sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, mucho antes que la mayoría de nuestros homólogos. Ahora gestionamos cuatro fondos alineados con una serie de objetivos de la ONU e invertimos en soluciones para los desafíos globales.

En estas estrategias de impacto, nos centramos en empresas que están ayudando a otros a abordar muchos de los objetivos de la ONU. Hemos identificado alrededor de 700 empresas públicas que encajan en esta categoría, y hemos invertido en 80 de ellas que aportan soluciones a problemas que van desde la asistencia sanitaria asequible a la gestión del agua y desde la transición energética a infraestructuras más resistentes. También hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en crear transparencia en nuestros informes de impacto y en establecer indicadores clave de rendimiento para que nuestros clientes sepan exactamente en qué están invirtiendo.

Desde un punto de vista fundamental, observando el tipo de empresas en las que invierten los fondos de impacto de NN Investment Partners, las perspectivas nunca han sido mejores. Siempre puede haber vientos en contra cíclicos, pero estructuralmente hay un enorme crecimiento.

Al final, se trata de ofrecer soluciones. La demanda de esas soluciones es real y está creciendo rápidamente.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"