inversion

La inversión en plena conferencia COP26: cuando la sostenibilidad se impone

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Glasgow aguarda exigencias y oportunidades para los inversores

16 DE noviembre DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

7151a4b7e7c3f7fb58afccce3e523371.jpg

La inversión sostenible comienza, según los datos y las declaraciones expertas, a ser toda una megatendencia en el mundo de la inversión. En estos días sin embargo, esta conversión “green” cobra aún más sentido con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26). 

El encuentro mundial, que tiene lugar desde el pasado 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow, pone a la sostenibilidad y a la lucha contra el cambio climático, también en el mundo financiero, en el centro de todas las miradas.

Con respecto a la Cumbre de Paris del año 2015, Mobeen Tahir, director asociado en WisdomTree, insiste que hay dos puntos claves que han cambiado, tales como que ha aumentado la urgencia de los responsables políticos por actuar y que, en segundo lugar, las tecnologías verdes -que permitirán la transición a un mundo más limpio- han pasado de los márgenes a la corriente principal. Estos dos cambios son hoy más destacados que nunca. 

Y es que parece que poco a poco, todos los actores del tablero de la geopolítica y del mundo económico se han concienciado de la necesidad de la reducción y limitación de las emisiones de CO2. "Las medidas que se tomen (o no) serán decisivas para dar a la humanidad la oportunidad de limitar el calentamiento global a 1,5°C y evitar una gran catástrofe climática”, explican Gaël Binot, gestor de renta fija en mercados emergentes, y Hervé

Chatot, gestor de activos cruzados, de La Française AM. 

Pasos clave para abordar para comenzar a reducir las emisiones efecto invernadero

Los entendidos de la gestora La Française AM indican que uno de los pasos a llevar a cabo, a raíz de esta conferencia COP26 y con el fin de que se materialice la reducción de las emisiones de efecto invernadero, es en primer lugar la necesidad de que los países refuercen su compromiso de reducir dichas emisiones para el año 2030. 

“El segundo punto crucial se basa en la noción de “equidad” en lo que respecta a los esfuerzos para reducir las emisiones de GEI entre los países desarrollados y los países en desarrollo”, aclaran Gaël Binot y Hervé Chato e insisten en que, como tercer punto, se debe hacer hincapié en que “las inversiones para promover las energías limpias siguen siendo insuficientes y su adopción es demasiado lenta para descarbonizar nuestras economías”, para adjuntar que estas “deben casi triplicarse en la próxima década para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”. 

Por último, los expertos ponen su foco sobre los mecanismos de imposición del precio del carbono, que a su juicio, desempeñan un papel esencial para acelerar la transición junto a las políticas climáticas y deben ser abordados por los países para armonizar las

prácticas a nivel internacional y promover la cooperación.

Eso sí, Abbie Llewellyn-Waters, responsable de Inversión sostenible en la gestora británica Jupiter AM, insiste en que “comprometerse a alcanzar la neutralidad en emisiones o cumplir con el Acuerdo de París es un primer paso importante, pero para convencernos realmente necesitamos ver un mayor número de empresas que presentan planes detallados, creíbles e irreversibles sobre cómo conseguirán una descarbonización sostenible. Sin ello, estos compromisos corren el riesgo de ser promesas vacías y fácilmente revocables por futuros consejos de administración y los comités ejecutivos que se designen”.

Impuestos y tasas al carbono para cuidar el clima

Para Keith Wade, economista jefe de Schroders las claves también para conseguir esa reducción de emisiones de gases efectos invernadero es, junto al apoyo de las nuevas tecnologías para tal fin, esos impuestos globales sobre el carbono. 

“Los impuestos sobre el carbono podrían ser más aceptables con otros incentivos. Por ejemplo, destinando los ingresos del impuesto a subvenciones para la calefacción y el transporte de bajas emisiones, o a ayudas directas a los grupos sociales más desfavorecidos, este enfoque también ayudaría a mitigar las preocupaciones sobre el impacto del impuesto en la recuperación económica”, indica.

“También habría que conceder subsidios y compensaciones a los países más necesitados, muchos de los cuales ven el uso de combustibles fósiles baratos como algo esencial en el camino hacia los niveles de ingresos más altos que se encuentran en sus homólogos de los mercados desarrollados”, adjunta. 

Sectores y oportunidades de inversión para reducir las emisiones perjudiciales

En general, y según indica Pascal Dudle, Head of Listed Impact, Portfolio Manager de Vontobel, “la transición hacia un mundo con cero emisiones netas de carbono requiere una importante inversión. El Banco Mundial calcula que sólo en infraestructuras ecológicas se invertirán unos 90 billones de dólares en 2030”, y adjunta: “Creemos que existen atractivas oportunidades de inversión para las empresas que abordan el cambio climático de forma proactiva. En concreto, las que se anticipan tanto a las repercusiones positivas como negativas dentro de su negocio y, en última instancia, ofrecen soluciones eficaces para hacer frente al cambio climático y alcanzar el éxito financiero”. 

Por su parte, Elena Tedesco, gestora de Vontobel, señala que como forma de detener el cambio climático que ya se está notando en el mundo, hay cuatro áreas clave que deben reducir las emisiones de forma significativa y simultánea, tales como el transporte, la construcción de edificios y la gestión de residuos. 

Y recalca: “de lo contrario los objetivos de reducción global de emisiones de efecto invernadero (GEI) fijados entre el 80% y el 95% en el Acuerdo de París en 2015, estarán fuera de alcance”. 

“Todas las partes de la economía tendrían que descarbonizarse para limitar el calentamiento global a 1,5 grados”, resalta para insistir que, para los inversores, “esto ofrece oportunidades para financiar áreas crecientes de la economía que ofrecen soluciones escalables a los retos medioambientales, al tiempo que generan una sólida rentabilidad. Los inversores pueden medir el impacto producido por las empresas que participan en las cadenas de valor que proporcionan productos y servicios para reducir o evitar las emisiones. Los pilares de impacto están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU”. 

Baterías y vehículos eléctricos, una industria respaldada por la política 

En esta transición, no podemos obviar que uno de los sectores que saldrá beneficiado de acuerdos y políticas sostenibles es, sin duda, el de los vehículos eléctricos. 

Y es que demás de todas las marcas automovilísticas, que se han comprometido a comvertir toda su producción en vehículos eléctricos de cara a 2030, Mobeen Mobeen Tahir recalca por ejemplo que el Reino Unido ha sido la primera gran economía en comprometerse a alcanzar las emisiones netas cero para 2050 y se ha comprometido ahora a que su suministro de electricidad sea totalmente ecológico para 2035 y ha introducido la prohibición de la venta de nuevos vehículos de combustión interna a partir de 2030.” Estos objetivos tan elevados requieren una inversión importante. Actualmente, el Gobierno pretende obtener entre 50.000 y 60.000 millones de libras esterlinas al año del sector privado. Con todo lo que se puede (y debe) hacer, las cifras pueden acabar siendo aún mayores. Desde la construcción de toda una red de sistemas de almacenamiento de energía en baterías para apoyar la transición hacia las energías renovables hasta la creación de una sólida infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, hay mucho trabajo por hacer”, indica. 

Para el experto, lo que es importante destacar de cara a las oportunidades de los inversores es que pocas veces “una industria prospere ha estado tan bien respaldada por la política”. “Es probable que los gobiernos sigan allanando el camino para que la inversión privada impulse la innovación y financie la infraestructura. Para los inversores que adopten una visión holística de la megatendencia, las oportunidades pueden ser infinitas”, recalca el entendido de WisdomTree. 


El 90% de los inversores buscan aumentar sus asignaciones en activos privados el próximo año


New Capital lanza su primer fondo sostenible


Inversión centrada en el clima: por qué la etiqueta de "bono verde" no es suficiente


La sostenibilidad y la descarbonización traerá consigo un importante y necesario coste financiero


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"