inversion

La realidad macro alemana golpea al euro

El mayor descenso en una década de la producción industrial alemana (-3,5%) lleva a la moneda única a aparcarse en zona de mínimos de cuatro meses frente al dólar. Se acomoda por debajo de las 1,10 unidades frente al billete verde, que sí encuentra argumentos para despuntar.

07 DE febrero DE 2020. 14:00H Funds & Markets

1d148b03e11aaa7af754e223d4ff3453.jpg

La referencia macro del día en la Eurozona, la producción industrial alemana, ha caído como un jarro de agua fría sobre un euro ya de por sí presionado en lo que llevamos de ejercicio. Si los pedidos industriales germanos se anotaban en la última jornada un descenso inesperado en el primer mes del ejercicio (-2,1% respecto al mes anterior), hoy el dato de producción industrial ha hecho el resto. Se esperaba una caída de solo dos décimas, pero la realidad ha supuesto un descenso del 3,5%, el más acusado de los últimos 10 ejercicios

La cifra no ha hecho sino cargar de argumentos a la debilidad que el euro ya viene registrando últimamente y supone una brecha -según destacan los expertos de Omega IGF- frente a la visión optimista de la presidenta del BCE. Una Christine Lagarde que ayer mismo aseguraba que “la economía interna sigue siendo resistente ya que el consumo sigue aumentando, el desempleo se encuentra en su nivel más bajo de los últimos 12 años y el empleo en sus niveles más altos”, destacan desde esta firma. Algo que no le impedía tampoco reconocer que el crecimiento será cada vez más moderado.

Por su parte, desde Monex Europe también subrayan los nuevos mínimos del año y los niveles más bajos de los últimos cuatro meses que registra el euro frente al dólar. “La ruptura del soporte del par de los últimos cuatro meses, junto al avance del dólar frente a un soporte crítico del dólar canadiense, fueron probablemente los catalizadores del movimiento, apuntan. Además, destacan que “los datos de producción industrial de la Eurozona en diciembre consolidan el débil panorama de la región, con Alemania, Francia y España reportando cifras contractivas”.

La situación también se refleja en los rendimientos de los bonos alemanes a 10 años, que desde mediados de enero han revertido su tendencia ascendente del último trimestre de 2019. Todo un claro reflejo de la debilidad económica imperante en la Eurozona. 

Omega IGF: “Aún queda incertidumbre como para ver una ligera depreciación de la libra a corto plazo”