inversion

La renta fija aún luce para ser selectiva y táctica

Los expertos consideran que con el esquema en política monetaria hay que descifrar muy bien dónde se encuentra mayor valor.

10 DE julio DE 2018. 23:05H Héctor Chamizo

image_content_55467_20180710231403.jpg

Las rentabilidades a largo plazo aumentaron a comienzos de 2018, pero solo brevemente para el bund, que después repuntó a niveles del último otoño. La tendencia alcista de las yields americanas también disminuyó ligeramente al final del primer semestre, a medida que aumentaba la aversión al riesgo.

Según Edmond de Rothschild, este diferencial históricamente alto entre el Bund y el Treasury se debe al retardo considerable entre "el ciclo de la política monetaria del BCE y el de la Fed" y, en cualquier caso, se ve completamente anulado por "el precio de la cobertura de divisas".

La situación de los tenedores de bonos corporativos europeos ha sido menos favorable. Las ventas por parte de inversores nerviosos en el periodo previo al fin del WE por parte del BCE, un programa que también incluye bonos corporativos, causaron que los diferenciales se ampliaran desde los ajustados niveles de finales de 2017, incluso aunque los fundamentales se mantuvieran fuertes. Los diferenciales se ajustaron aún más para las emisiones en moneda fuerte de países emergentes en paralelo con el fortalecimiento del dólar estadounidense.

Tal y como también explicaba BlackRock, es posible que los tipos más altos a corto plazo lleguen "para quedarse", pero desde la gestora esperan que las exposiciones de calidad "reafirmen su naturaleza resiliente típica después del aumento reciente en la emisión de IG real y esperada".

En parte esto refleja un cambio en las expectativas de emisión. Sin embargo, para que persista el bajo rendimiento de IG, tendríamos que ver "un aumento sostenido en las expectativas de emisión". La firma norteamericana asegura que este escenario "es poco probable ya que las recientes noticias sobre megafusiones fueron un evento único". En este contexto, las valoraciones de grado de inversión se han vuelto "más atractivas" en comparación con las de alto rendimiento.

Desde EdR siguen creyendo que el riesgo de los tipos de interés en los países centrales de la eurozona ofrece beneficios muy modestos y que "los inversores deben mantenerse al margen". Incluso si el BCE ha decidido moverse con mucha cautela hacia la normalización monetaria, el proceso, bajo su punto de vista, ha comenzado y ganará tracción en la "segunda mitad del año".

Los tipos de interés reales y la prima del plazo no reflejan, bajo su punto de vista, a un banco central que "parece dispuesto a seguir por detrás de la curva de tipos". Los mercados de crédito ahora cuentan con valoraciones más atractivas, por lo que la gestora francesa ve con más optimismo el crédito "de aquí a finales de año", sobre todo, los activos diversificados hasta fin de año y se centran en los segmentos que perdieron la mayor parte del terreno en la primera mitad de 2018 a pesar de sus fundamentales.

Finalmente, dados los bajos niveles de carry, al menos para los inversores europeos, siguen apostan principalmente por las acciones a los bonos.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"